facebook comscore
Respetar la Inteligencia

Respetar la Inteligencia

Columnas lunes 12 de octubre de 2020 - 01:12


Hacer algo bien es intrascendente si el acto es innecesario. Las acciones superfluas tienen resultados irrelevantes, por más adornos retóricos con que sean presentados. Poner un tope perfectamente señalizado en un andador peatonal o abrir en Yucatán una tienda de abrigos en primavera; endurecer penas e inventar nuevos delitos o romper el récord guiness de ingesta calórica. Ejemplos cabrían varios, máxime que vivimos tiempos en que la ocurrencia no da tregua.
Quienes diseñan, analizan, proyectan y ejecutan la política pública están éticamente obligados a evitar esa trampa. Algunos discursos buscan satisfacer la necesidad de mediatizar acciones de gobierno que pocas veces perduran si no se las dota del carácter trascendente que caracteriza a la auténtica política pública.
Es sencillo que lo que no se conoce, irrumpa como algo novedoso y apasionante. Así sucede cuando se lee por vez primera un libro que nos resulta tan original, que nos lleva a grados de modificar nuestra concepción de un tema determinado. Por lo regular, el encanto termina cuando se descubre a un clásico y descubrimos que nada del texto que nos apasionó momentámente es innovador.
En materia de seguridad ciudadana, acciones de gobierno van y vienen. Políticas que han resistido épocas complejas, reciben el embate de las “nuevas estrategias”. Cada cierto tiempo, alguien o algunos creen haber encontrado “la ruta”, “las razones estructurales”, “las causas reales” y todo lo que explica los por qué del incremento en la incidencia delictiva o la descomposición de entornos.
Tal como en el ejemplo del libro, cuando algunos encuentran novedosa la posibilidad de aportar soluciones en seguridad y tienen un acercamiento más profundo a la problemática, el adanismo se hace presente en detrimento de los avances reales en la materia.
De personas “con vocación policial”, a los rigurosos procesos de selección de perfiles creados en las academias para transformar la vocación en “profesión”; del combate frontal a la delincuencia organizada, a la cruzada anticorrupción en las instancias encargadas de perseguir el delito mediante duros procesos de ingreso y permanencia, de la modernización de los cuerpos policiales, al establecimiento de un modelo de inteligencia operativa. De la función civil, a la militarización cíclica.
Difícilmente el índice de una obra seria sobre historia de la seguridad pública en México, omitiría esas etapas.
Por eso es de llamar la atención la cantidad de mensajes “fundacionales” en materia de seguridad que pueden escucharse en la actualidad.
Se ha vuelto lugar común descalificiar el trabajo del pasado y purgar todo vestigio de éste para dar nacimiento a “nuevas y mejores generaciones” de funcionarios, destinados irremediablemente, a ser relevados por las creencias de otros fugaces tomadores de decisiones al cambio de administración.
Especial mención merecen los discursos que insinuan la necesidad de “redefinir la función de la inteligencia”. Desde una visión integral —con perspectiva civil— la Inteligencia es la obtención de información útil para hacer posible la seguridad ciudadana. Ocioso sería debatir el concepto. Las formas de ponerla en práctica poco tienen de novedosas, si acaso presentan modestas variaciones con la evolución de la tecnología.
Apostar por “un nuevo modelo de seguridad” implica desconocer décadas de evolución. Lo peor que puede pasar es que, en realidad, no suceda nada, mas que prolongar nuestro estancamiento.
Cuestionar el concepto de Inteligencia, eso sí, es desarmonizar con todas las instancias de seguridad ciudadana del mundo. Es delicado. Implicaría mostrar la peor versión de nuestra política de combate a la criminalidad con las consecuencias que ello implica.
Respetar la Inteligencia y los procesos que la hacen posible es la principal obligación de quien se precie de querer consolidar un país seguro y en paz.
Es inteligente, pues, respetar la Inteligencia.

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.
/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
La victoria legal de un tuitero Columnas
2020-11-25 - 01:24
Diputados con o sin licencia Columnas
2020-11-25 - 01:10
Esto debes hacer si quieres ser candidatx Columnas
2020-11-25 - 01:08
También es violencia de género Columnas
2020-11-25 - 01:07
Ya vienen los peregrinos Columnas
2020-11-25 - 01:01
+ -