facebook comscore
Ser “esencial” o discriminado

Ser “esencial” o discriminado

Columnas martes 05 de mayo de 2020 - 00:56

Obvio que la sensación de esperar ver tu nombre en las listas de aceptados en la Universidad o en alguna campaña de reclutamiento de una empresa, o el nervio de los artistas por cada casting al que acuden para ser parte de una gran obra, es incomparable al que los sectores económicos y empresas experimentaron al revisar el Diario Oficial de la Federación el pasado 8 de abril.
El Gobierno federal anunció, días antes, el 30 de marzo, que la emergencia sanitaria Covid-19 obliga a parar actividades en el país y solo aquellas que considera esenciales podrán seguir operando. Y después de ese día y hasta la publicación de la lista de las actividades que se decidió no debían detenerse, nada fue igual.
Y aunque las actividades económicas solo se dividen en tres grandes rubros (primarias: agro; segundarias, industria y manufactura, y terciarias: servicios), los sectores o industrias son algunas docenas más (de la construcción, hotelería, electrónica, alimentos, etc), y las categorías son más de 300 (restaurantes, cines, zapateros y carniceros, por mencionar algunas) en el país, todos los que excluidos de la lista de esenciales, hoy buscan convencer y argumentar porqué deben ser incluidos.
Hace unos días platiqué con el representante de la industria gráfica y sus juicios son tan fuertes como para concluir que las autoridades carecieron de la información suficiente para determinar qué negocios son realmente esenciales.
Qué le responden a los impresores de etiquetas y empaques que tienen que seguir trabajando para dotar de estos elementos a todos los equipos y medicamentos médicos que se requieren usar para atender la emergencia sanitaria, para atender los contagios y los decesos. Qué les respondes cuando tienen que fabricar empaques para los alimentos que la población requiere. Las preguntas son más.
O el sector de la construcción que ha dejado sin empleo a más de medio millón de personas en los últimos dos meses… O los hoteleros y empleados aéreos, que luego del mes de paro han comenzado a ver en riesgo el que les sigan pagando sin operar.
Lo que nos obliga es nuevamente a dar un paso adelante. Si la pandemia está por tener la expansión más alta este mes, como lo dice la autoridad sanitaria, y aún la cura es incierta, el camino es claro: pongamos manos a la obra para vivir en contingencia.
Y qué sigue: inversión. La sanitización requiere de recursos, empacar, repartir y guardar distancia; necesita de educación, conciencia, responsabilidad y de más recursos. Si no lo hacemos ahora, lo tendremos que hacer mañana con una sociedad más dañada.


Síguenos también en Google Noticias de ContraRéplica para estar informado.

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
La frialdad de los números Columnas
2021-06-11 - 01:00
Vuelta a la hoja Columnas
2021-06-11 - 01:00
Tiraditos - 11 junio 2121 Columnas
2021-06-11 - 01:00
Las campañas en sus zonas de confort Columnas
2021-06-11 - 01:00
Burla Columnas
2021-06-11 - 01:00
Línea 13 - 11 junio 2021 Columnas
2021-06-11 - 01:00
La pandemia del tiempo Columnas
2021-06-11 - 01:00
El Blues del Dr. House Columnas
2021-06-11 - 01:00
Indignación en el beisbol mexicano Columnas
2021-06-11 - 01:00
Se corrige votando Columnas
2021-06-10 - 01:00
INE, corte, dinero y consulta Columnas
2021-06-10 - 01:00
6 de junio: los focos rojos Columnas
2021-06-10 - 01:00
Los equilibrios después del día D Columnas
2021-06-10 - 01:00
No, no eres de la alta sociedad Columnas
2021-06-10 - 01:00
¿Alito al 24? Columnas
2021-06-10 - 01:00
Un futuro inesperado Columnas
2021-06-10 - 01:00
+ -