facebook
Tolerar a la derecha para que no nazca la extrema derecha

Tolerar a la derecha para que no nazca la extrema derecha

Columnas jueves 20 de junio de 2024 -

En México siempre hemos sido bastante liberales con el uso de ciertas narrativas, porque con todo y nuestro complicado pasado político, no vivimos un periódo como el de otros países latinoamericanos, de golpe de estado militar abierto, o de dictaduras fascistas. Por eso cualquier irresponsable de cualquier bando puede acusar al otro de eso, de fascista, de dictador, de golpista. No saben de lo que están hablando, por fortuna.

Hoy la narrativa es que ya se acabó la democracia en México, porque la coalición ganadora pretende reformar el poder judicial y desaparecer algunos órganos autónomos, a pesar de que en el caso de estos últimos, deliberadamente dejaron la discusión para otro momento. Ese discurso tiene varios problemas, y requiere precisiones no por un prurito escolar, sino porque las ideas simplistas se quedan en el imaginario colectivo, y precisamente son algunas de estas las que hacen posible los populismos agresivos y los virajes radicales hacia cualquier lado del espectro, desde un Chávez hasta un Orbán.

Precisamente porque la democracia no ha sido el sistema más común en el mundo, nunca, y sólo ha habido momentos de optimismo de conversión (las olas democráticas de Huntington, la última en los años noventa), resulta que todas las personas y sus tías tienen una definición propia del término, y eso es muy negativo. Sin entrar en oscuridades, normalmente podemos ver la democracia desde un aspecto minimalista y procedimental, por un lado; por otro lado, maximalista y sustantivo.

Bajo una perspectiva minimalista y procedimental, tratamos de entender la democracia en lo que tiene de núcleo y sustento para ser llamada tal, su esencia. Bajo este aspecto, es un sistema con mecanismos procesales (elecciones legales) para que los ciudadanos puedan elegir libremente entre opciones políticas periódicamente, y tengan también mecanismos para llamar a cuentas a sus políticos. Bajo una perspectiva maximalista y sustantiva, se le agregan a la democracia cualquier cantidad de ocurrencias, ya sean loables o francamente partidistas. Entonces resulta que no hay democracia si no hay salud para todos, vivienda para todos, etcétera. No dicen cuánto es eso de “para todos” ni si alguna vez ha existido la democracia si hay algún enfermo o algún desposeído en una banqueta, así sea en Suiza.

En el peor de los casos, la democracia sustantiva es la que dicen defender los dictadores (todos): ver por los intereses del pueblo aunque no haya ni elecciones ni opciones. Porque si los intereses del pueblo son unos, cualquier otra pretensión sería ilegítima. Actualmente, los ganadores están acercándose a una perspectiva minimalista porque lo que tienen es una mayoría electoral avasallante, y los perdedores a una perspectiva maximalista porque dicen que no vale si ganan los obradoristas. Aguas ahí.

Pero desde el otro lado, el discurso de los morenistas duros (que son sólo una fracción de quienes votaron por ese partido) están en una etapa que los académicos en Estados Unidos llaman “football mentality”, y se refieren al desprecio y humillaciones que ese país profiere a los territorios ocupados por sus tropas. Concretamente, a los casos en los que el gobierno de ocupación no solamente trata a las autoridades derrocadas (incluyendo las civiles) como delincuentes, y a la sociedad misma del país como mascotas a las que hay que mantener vivas pero nada más, sin esfuerzo siquiera para comunicarse con ellos mediante intérpretes. Es, entonces, una especie de vanagloria innecesaria que echa en cara la derrota a los vencidos y a quienes simpatizan con ellos, de forma permanente. En el caso de México, los que son más agresivos están replicando un discurso peligroso y (ese sí) antidemocrático, porque no pretende solamente avasallar a la minoría sino silenciarla.

Lo más importante del caso es que 23 millones de votantes eligieron una opción distinta de MORENA; quien crea que 35 millones de personas tienen el derecho de silenciar y vejar a 23 millones, como parte del proceso democrático, no entiende de qué va esto. No es así, ni siquiera en los sistemas de democracia de mayoría (donde no hay espacio para representación plurinominal).

Lo que deberíamos buscar es un discurso y acciones conciliatorias por parte del nuevo gobierno una vez que asuma la presidencia. No por razones morales ni de compasión a los vencidos (en política no se sobrevive de eso), sino por pragmatismo. Cuando una postura política se siente efectivamente avasallada y sin nada qué perder, primero opta por la apatía pero luego por el resentimiento antisistema. Ese sentimiento anti sistémico de desesperanza hacia las élites es lo que posibilita el surgimiento de grupos extremistas, esos sí, irreconciliables con nada. Europa hoy tiene una plaga de partidos de extrema derecha que se están apoderando incluso del parlamento europeo.

MORENA tiene hoy una legitimidad que proviene de las urnas, compuesta de beneficiarios concretos de programas que lo asocian con un partido específico, pero las personas a las que se está tratando como si no valieran de nada, como si no tuvieran derecho a nada y traidores a la patria, son 23 millones y sus familias. 58 millones de ciudadanos mexicanos votaron. Todos ciudadanos, todos mexicanos. Todos existen, y todos tienen derechos, porque el gobierno y el país, gane quien gane, es de todos. Ya supérenlo, pero todos.


No te pierdas la noticias más relevantes en twitter

San Luis Capital

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Belleza sustentable Columnas
2024-07-24 - 01:00
El Maestro, una revista platónica y estoica Columnas
2024-07-24 - 01:00
La atención a la infancia Columnas
2024-07-24 - 01:00
La Inteligencia Artificial y el Derecho Columnas
2024-07-23 - 12:52
Línea 13. Columnas
2024-07-23 - 06:57
TIRADITOS Columnas
2024-07-23 - 01:00
Sobrerrepresentación: la trampa conservadora Columnas
2024-07-23 - 01:00
LA DEPENDENCIA COMERCIAL DE MEXICO Columnas
2024-07-23 - 01:00
Biden se retira y los mercados lo digieren Columnas
2024-07-23 - 01:00
Biden renuncia a la reelección Columnas
2024-07-23 - 01:00
HABEMUS SECRETARIA DE TURISMO Columnas
2024-07-23 - 01:00
Lisboa y la Ciencia Política Columnas
2024-07-23 - 01:00
NECESIDADES HUMANITARIAS Columnas
2024-07-23 - 01:00
+ -