facebook comscore
Los viajes

Los viajes

Columnas lunes 10 de agosto de 2020 - 01:03

Casimiro Femat Saldívar


En estos días, cuando a muchos les molesta no poder salir, recordé que lo más lejos que he viajado ha sido a Los Ángeles, y eso por asuntos familiares.
Sin embargo, es posible viajar sin salir de casa. A propósito, algunas veces se ha dicho que Julio Verne no salió nunca de su tierra natal, la isla Feydeau, en Nantes, Francia; eso no es cierto. Aunque no viajó a todos los lugares que menciona en su obra, sí visitó Inglaterra, Escocia, Escandinavia, Nueva York y las cataratas del Niágara. Se dice que las vivencias de este viaje dieron lugar a la novela Una ciudad flotante, publicada en 1871, que cuenta las maravillas de una embarcación cuyo tamaño le permite semejar una pequeña ciudad.
Curiosamente, uno de los lugares mencionados en Los viajes de Gulliver, de Jonathan Swift, publicada en 1726, es la isla flotante llamada Laputa, sólo que, a diferencia de lo descrito por Verne, esta es realmente una isla cuyos habitantes manejan de modo que puede elevarse por los aires o descender a voluntad de estos mediante mecanismos que resultan muy verosímiles.
Otros de los sitios a los que viajó Julio Verne fueron Lisboa, Tánger, Gibraltar, Noruega, los Países Bajos, Alemania, Dinamarca Argel, Malta e Italia.
Claro, para Verne, trasladarse con la imaginación le permitía ir de Viaje al centro de la Tierra, y De la Tierra a la Luna; cabe hacer notar que en estas dos novelas las explicaciones topográficas que dan sus personajes corresponden a la realidad; En otra de sus novelas, Alrededor de la Luna, se menciona un lugar cercano a Cabo Cañaveral como sitio del lanzamiento del proyectil que irá al satélite.
Y qué decir de Veinte mil leguas de viaje submarino, publicada por primera vez en 1869, pero que se anticipa a lo que después se convertiría en un transporte subacuático. Imagínense, admirar el fondo del mar y además vivir las aventuras con el capitán Nemo a bordo del Nautilus
Pero volvamos a lo que decía de mis viajes, recuerdo que, en alguna ocasión, platicando con un amigo que recientemente había visitado París, le pregunté si había ido al Pont des Arts, ante lo cual mencionó su impresión de ese lugar, y supuso que yo lo concía, pero tuve que aclararle que sabía de ese lugar por la novela Rayuela, de Julio Cortázar, y había buscado información al respecto.
Por ejemplo, me conseguí un mapa de París, e incluso fotografías del Pont des Arts, el cual me interesó porque era el lugar favorito de La Maga, personaje de Rayuela.
En la novela se menciona, acerca de La Maga: “Es muy alegre, adora el amarillo, su pájaro es el mirlo, su hora la noche, su puente el Pont des Arts”.
Por cierto, hace poco leí que había muerto Edith Aron, la mujer que inspiró a Cortázar para crear el personaje de La Maga. Falleció a los 96 años, el 25 de mayo de 2020, en Londres. Aunque también se dice que el personaje lo inspiró Aurora Bernárdez.
La literatura no es el único modo de viajar. También es ameno recordar lo que alguien nos contó sobre los sitios que había visitado.
Aunque no siempre es placentero viajar: en una ocasión yo estaba frente al mar, en la terraza de un hotel, muy bien acompañado, y con una bebida de las que me gustaba tomar, sin embargo, no estaba feliz.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Soledad policial Columnas
2020-09-28 - 00:43
Entre apagados muros Columnas
2020-09-28 - 00:27
Pierden los animales Columnas
2020-09-28 - 00:25
¿La mejor política exterior es la interior? Columnas
2020-09-28 - 00:20
Por favor, ¡no insista! Columnas
2020-09-28 - 00:19
+ -