facebook comscore
¿Qué hacemos?

¿Qué hacemos?

Columnas jueves 09 de abril de 2020 - 01:44

Hay un dicho popular que dice “No hay que preocuparnos, hay que ocuparnos”, es precisamente lo que la sociedad a partir de este momento debe hacer porque en aproximadamente un año, esperemos que en menos tiempo, tendremos tratamientos efectivos y la vacuna. En tanto le economía y nosotros no podemos estar estancados debe haber dinamismo, por eso es importante que una vez que pase el pico que contagios cambiemos.
¿Cambiemos? Sí; nuestro comportamiento al transportarnos, de conducirnos en la calle, de llegar a nuestro centro de trabajo, de entrar a una oficina pública, de ingresar a nuestros domicilios, de comportarse en centros de convivencia, en fin, de cómo vamos a proceder para poder seguir adelante.
Actuemos, lo primero que debemos hacer es repasar en nuestra mente y escribir lo que comúnmente hacemos cuando llegamos a una oficina o nuestro sitio de trabajo, ¿cuántas personas tenemos a menos un metro de distancia? ¿cuántas personas pueden caber en un elevador? ¿en las escaleras? ¿qué tan junto están las estaciones de trabajo? si trabajamos en un taller, en una tienda ¿qué instrumentos estamos tocando constantemente? ¿quiénes más los tocan? ¿qué personal entra y sale constantemente de la oficina? ¿quiénes son mensajeros? ¿Qué deben hacer? Un sinfín de dudas que debemos resolver nosotros.
Hablando de espacios de convivencia el hecho de que salgamos del pico de contagio, no querrá decir que no haya contagios; si no se toman las medidas en lugares como restaurantes, cines, centros nocturnos, bares y otros lugares de esparcimiento repuntaremos de nuevo a niveles de contagio no deseados.
Las personas de alto riesgo en México somos varios millones, seguiremos expuestos hasta que exista una vacuna, por lo tanto, será un factor de peligro en el quehacer cotidiano.
Entonces el reto en este momento que no hay actividad, es construir para el futuro inmediato nuestros propios protocolos, los procedimientos de convivencia para salvaguardar nuestra integridad y nuestro patrimonio, incluyendo nuestra casa y nuestro centro de trabajo ya sea como empleados o como dueños; obviamente así aportaremos al entorno donde convivimos; estos principios básicos de protección civil son los que ahorita debemos de aplicar.
Sabemos que estamos en shock, pero es momento de movernos, no quiere decir salir de casa, quiere decir repasar y construir la nueva forma de convivencia para poder regresar lo más rápido posible a nuestras actividades, sin que por ello pongamos en peligro nuestra vida, la de nuestra familia, la de nuestros compañeros de trabajo, de los proveedores y los clientes, de todos los que nos rodean.
EN POSITIVO, es cierto las cosas no serán como antes, pero nosotros podemos mejorarlas, el sueño de cualquier ambientalista se cumplió al parar la depredación desmedida, hoy casi todo el mundo está regresando a convivir con su familia y valora lo importante discriminando lo superfluo.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Detractores de AMLO: ¿Desesperados? Columnas
2020-06-01 - 01:36
Lo bueno de la pandemia Columnas
2020-06-01 - 01:25
Los límites de la diversidad  Columnas
2020-06-01 - 01:19
Tensiones profundas en la resistencia Columnas
2020-06-01 - 01:17
+ -