facebook comscore
17 de abril, Día Internacional de la Lucha Campesina

17 de abril, Día Internacional de la Lucha Campesina

Columnas miércoles 21 de abril de 2021 - 00:47

José Narro Céspedes

En México y en el llamado tercer mundo, ser campesino o campesina es sinónimo de pobreza multidimensional, atraso tecnológico y cultural. Son los herederos del rechazo y de la minimización para convertirlos en folclor, historia descontextualizada y una realidad que la cultura occidental, urbanizada, modernizada y mestiza quiere olvidar.

En las dos últimas décadas del siglo pasado, México transitó de una sociedad agraria, en la cual predominaba el sector agropecuario, a una sociedad rural en donde este sector no sólo coexiste con otras actividades económicas, sino que es la actividad menos importante tanto en términos de la población económicamente activa involucrada, como del número de los hogares y del ingreso obtenido.

Hubo un acelerado proceso de desagrarización, entendido como "la disminución progresiva de la contribución de las actividades agrícolas a la generación de ingreso en el medio rural", no tanto por la desaparición de la actividad agropecuaria, como se argumenta a menudo, sino por el impresionante crecimiento de los ingresos no agrícolas en los hogares rurales.

Desde el limitado punto de vista de los gobiernos mexicanos neoliberales, la infundada y poco atinada política oficialista de relegar a ciertos grupos sociales del campo –como los campesinos e indígenas- de la tendencia de re-modernización del libre mercado tuvo que ver con un proceso de exclusión mucho más amplio respecto de a qué grupos privilegiar y sobre a qué sectores socioeconómicos dirigir las políticas de desarrollo de corte agropecuario.

Con esto, las campesinas y los campesinos son un jugoso botín electoral y se convierten en la promesa permanente y vacío de la estrategia nacional de desarrollo, justificación oficial del considerable presupuesto rural. Y todos los gobiernos del régimen del PRIAN mantuvo a los trabajadores del campo empobrecidos con un discurso oficial que, sumido en la traición fue mucho tiempo eficaz por la consabida atención a la pobreza en el campo.

Desde hace varias décadas y en el marco de los cambios políticos y económicos relacionados a la inserción de México en la globalización neoliberal –particularmente con la incorporación en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN)-, en el campo ha aumento de manera constante la pobreza y hay una notoria reducción de la población en las localidades rurales. Así mismo, se observa un severo decaimiento de la producción de alimentos y de forma paralela una disminución sostenida de la cantidad de empleos. En este contexto, en el transcurso de los últimos lustros se ha consolidado una erosión generalizada del campo, siendo el ámbito del país donde más se concentran la pobreza, la marginación y la exclusión social a nivel nacional.

El nuevo gobierno ha heredado no sólo una economía rural donde el ingreso ha permanecido deprimido, sino también una estructura administrativa, la burocracia, y la capacidad operativa de gobiernos anteriores.

En México y comunidades enteras de América, Europa, África y Asia, cada 17 de abril conmemoramos el Día Internacional de la Lucha Campesina, porque el despojo no es exclusivo de los países del sur, incluye a Europa, como lo documenta FIAN Internacional en su informe “Concentración de tierras, acaparamiento de tierras y luchas populares en Europa”.

El 17 de abril de 1996, una marcha del Movimiento de Trabajadores Rurales sin Tierra (MST) se dirigía hacia Belém, capital del estado de Pará (norte de Brasil), en una protesta pacífica de trabajadores y familias campesinas, que procuraban llegar a dicha ciudad para exigir a las autoridades avances en la expropiación y entrega de tierras. En su avance, fueron interceptados por 155 agentes de la Policía Militar, quienes dispararon a mansalva con rifles, ametralladoras y revólveres. En la masacre murieron 19 trabajadores.

Cada día, impulsamos la lucha por la tierra y la reforma agraria, los derechos de los campesinos, la promoción de la agroecología y otros empeños.

También levantamos la voz contra la criminalización de la movilización campesina, la judicialización de sus líderes y la impunidad. No dejamos la lucha contra los nocivos efectos del agronegocio y de la industria extractiva, que contaminan el suelo, las aguas y otros recursos.

Síguenos también en Google Noticias de ContraRéplica para estar informado.

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Tiraditos - 17 mayo 2021 Columnas
2021-05-17 - 01:00
Los señores Germain de México Columnas
2021-05-17 - 01:00
Candidatos: profesión peligro Columnas
2021-05-17 - 01:00
Salud y elecciones, ¿qué va a pasar? Columnas
2021-05-17 - 01:00
El martirio del clero polaco bajo el nazismo Columnas
2021-05-17 - 01:00
Defensa jurídica del voto Columnas
2021-05-17 - 01:00
Los dreamers en la oficina oval Columnas
2021-05-17 - 01:00
Línea 13 - 17 mayo 2021 Columnas
2021-05-17 - 01:00
En mi distrito gana Morena Columnas
2021-05-17 - 01:00
Tiraditos - 14 mayo 2021 Columnas
2021-05-14 - 01:00
Resurgen Fraudes en Vivienda Columnas
2021-05-14 - 01:00
Línea 13 - 14 mayo 2021 Columnas
2021-05-14 - 01:00
El magisterio en su día Columnas
2021-05-14 - 01:00
Brecha educativa en la CDMX Columnas
2021-05-14 - 01:00
No más violencia política vs las mujeres Columnas
2021-05-14 - 01:00
+ -