facebook comscore
AMLO Y LAS TELEVISORAS

AMLO Y LAS TELEVISORAS

Columnas miércoles 05 de agosto de 2020 - 01:00

Cada vez menos, la cuarta transformación, se parece a la cuarta transformación. Esa foto de AMLO firmando un acuerdo con los principales hombres de los medios de comunicación tradicionales en México, fue como un gancho al hígado. López aseguraba que eran los grandes males de México. La mafia del poder. Misma que ahora tiene en sus manos la transmisión de las clases del siguiente año escolar, claro, por algunos millones de pesos a cambio.
Como bien sabemos, aún no hay detalles de cómo será la hazaña; sin embargo, pinta para ser desastrosa, al menos para los que menos tienen. Y claro que las condiciones no están para regresar a las clases presenciales; sin embargo, aunque pretendan llegar a más niños por medio de la televisión, que por las computadoras o el internet, lo cierto es que esta medida sigue dejando fuera a los más pobres y, como siempre, podría terminar siendo una gran recompensa para los medios masivos de comunicación que ya venían pereciendo desde antes de la pandemia.
La educación requiere de contexto. Así de simple. Lo más preocupante de nuevo son las evaluaciones. Imagine usted. Aún no saben cómo serán las transmisiones pero ya saben que van a evaluar al alumno y al maestro. Sabemos que hay guías y planes de estudio, pero no todos los contextos son iguales, ni todos van al mismo ritmo. ¿Cómo impactará esto en la vida de los niños y adolescentes mexicanos?
Centralizar la educación es una jugada muy peligrosa. Desde el centro, se darán dichas clases y se transmitirán a todo el país. Todos sabemos que, por ejemplo, los niños de las escuelas rurales tienen otros símbolos, otros códigos y deben respetarse. ¿Van a generalizar la educación y luego evaluarla? Esto sería catastrófico para los alumnos que se encuentren en esta situación y eso sería lo más injusto del asunto.
De por sí, la ONU aseguró en días pasados que la educación en el mundo enfrenta una catástrofe. Escuelas fueron cerradas en más de 160 países y esto afectó a más de mil millones de estudiantes. En México, la situación no es distinta. La brecha de la desigualdad jugó en contra de los chavos que no tienen una computadora ni internet, para poder tomar las clases a distancia.
Pero no sabemos si la solución es pasarlo todo a manos de la televisión. ¿Otras alternativas se evaluaron? Por ejemplo, ¿invertir lo que se les dará a las televisoras en servicios de internet en las zonas más alejadas? Lo preocupante es que no nos dan, como siempre, un plan completo para esto. Parece otra de la manga. ¿Habrá publicidad en las transmisiones? ¿Las televisoras podrán revender o buscar patrocinadores adicionales para los espacios?
En fin, además de centralizar la educación, estaríamos dejando a millones de alumnos en las manos de los monstruos de la televisión. Que se supone, no debería educarnos.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
La famosa consulta (I) Columnas
2020-09-18 - 01:10
El avión presidencial Columnas
2020-09-18 - 00:49
Bien preocupados Columnas
2020-09-18 - 00:49
El Derecho Procesal Electoral Columnas
2020-09-18 - 00:48
Línea 13 Columnas
2020-09-18 - 00:39
Brasil y México: mucho que conmemorar Columnas
2020-09-18 - 00:29
+ -