facebook comscore
Autoplagio de derecha

Autoplagio de derecha

Columnas martes 06 de abril de 2021 - 00:37

Por José García Sánchez

El discurso de la derecha cumple más de 70 años. No ha cambiado. Al llegar Jacobo Arbenz a la Presidencia de Guatemala, en 1950, trató de obligar a la empresa transnacional más poderosa en ese momento, la United Fruit, a pagar impuestos y de inmediato lo calificador de comunista. En realidad, nunca había concebido esta posibilidad ni en sus ideas y mucho menos en su ejercicio político; sin embargo, encendió la alarma en Estados Unidos y en los conservadores de su país y para ahorrar en diccionarios le llamaron comunista.

Conocido como El soldado del pueblo por tener como columna vertebral de su proyecto político una reforma agraria, Arbenz, estaba más cerca del capitalismo que de cualquier otra corriente política, hasta que Estados Unidos ordenó su destitución usando a los medios de información guatemaltecos como punta de lanza, con financiamiento de la CIA.

Más recientemente en Chile, luego de la toma del poder de Salvador Allende, en 1970, el discurso de los chilenos conservadores es el mismo que ahora se escucha tras la sinfonía de bocinas en las calles de algunas ciudades de México.

En las calles de Chile, los partidarios del presidente Allende eran clasificados como comunistas, exactamente por las mismas razones que ahora señala la oposición mexicana. Allende nacionalizó el cobre, que estaba en manos extranjeras, durante su presidencia de ese país, poco menos de tres años.

López Obrador intenta cobrar impuestos a quienes nunca los han pagado, como sucedió con Arbenz en Guatemala y nacionaliza la industria eléctrica en manos de extranjeros, como lo hiciera Allende con el cobre. Para la percepción de una derecha que se ampara en el conservadurismo, la política de Morena es comunista, aunque en realidad alargue la agonía del capitalismo. Pero las lecciones de historia no se hicieron para una derecha que no ha tenido la capacidad de renovar su discurso ni de tener conciencia de su anacronismo. No sabe que sus consignas quedaron en el pasado sin hacer historia.

En Chile, luego de la llegada de Augusto Pinochet, tras el golpe de Estado, la inflación se disparó. Al primer año de su gobierno había 100 mil presos de conciencia, miles de desaparecidos, torturados, sin libertad de prensa, etc.

La derecha se dice la vanguardia del desarrollo, de la modernidad, paladín de la libertad, pero utiliza un discurso que, por lo menos en América Latina, cumple 70 años. La gran metáfora de esa modernidad rancia se muestra en la convocatoria de dos de los líderes de la derecha mexicana, Diego y Creel, quienes con más de 65 años a cuestas, convocan a los jóvenes a votar por la alianza del PAN y los demás.
Un discurso añejo, con voces cansadas reclaman ser la vanguardia de un desarrollo que se queda inmóvil en el pasado.

Síguenos también en Google Noticias de ContraRéplica para estar informado.

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Tiraditos - 16 junio 2021 Columnas
2021-06-16 - 04:07
El trabajo infantil no es un juego Columnas
2021-06-16 - 01:00
La impunidad de Daniel Ortega Columnas
2021-06-16 - 01:00
Qué sigue después de la elección Columnas
2021-06-16 - 01:00
Línea 13 - 16 junio 2021 Columnas
2021-06-16 - 01:00
Tu reputación en un “like” Columnas
2021-06-16 - 01:00
Viejas alianzas legislativas Columnas
2021-06-16 - 01:00
2024, ahí nos vemos Columnas
2021-06-16 - 01:00
El proceso inicia desde la cabeza Columnas
2021-06-16 - 01:00
Primer balance del 6 de junio Columnas
2021-06-16 - 01:00
Tiraditos - 15 junio 2021 Columnas
2021-06-15 - 01:00
La consulta que viene Columnas
2021-06-15 - 01:00
+ -