facebook comscore
CON 10 AÑOS, TRIUNFA EN MIAMI.

CON 10 AÑOS, TRIUNFA EN MIAMI.

Columnas lunes 06 de diciembre de 2021 -

El talento es sin duda algo con lo que se nace y, claro, hay quienes desde temprana edad lo descubren, podemos encontrar a grandes artistas y aquí un ejemplo de un chico de tan sólo 10 años, Andrés Valencia, quien acaparó los reflectores durante la Semana del Arte en Miami al vender todas sus obras pictóricas

Este nobel pintor es californiano, vive con sus padres en San Diego y comentó en un par de entrevistas locales que por casualidad encontró esta expresión artística…”vi una película acerca del desaparecido Jean-Michel Basquiat y le comenté a mi papá que quería intentarlo, yo puedo hacerlo también le dije”.

Y como muchas historias, la curiosidad fue el motor de arranque, Andrés tomó lápiz, colores, papel y buscó copiar la pintura que estaba en la sala de su casa, así recuerda su primer contacto con la pintura.

Junto con sus padres decidieron participar por primera ocasión en una exhibición y feria de arte, volaron a Miami donde el joven Valencia iniciaría su contacto masivo con los críticos y público en general. Llegó con cuadros que le han llevado más de la mitad de su vida en terminarlos.

El director de Art Miami, Nick Korniloff, quedó sorprendido de las reacciones… “están simplemente en estado de shock. Traje a grandes galeristas que representan a artistas. Quiero decir, artistas como incluso Picasso, algunos de los grandes cubistas, fueron al stand y dijeron que no hay forma de que esto sea obra de un niño de 10 años y, lo crea o no, hay algo de su trabajo allí cuando tenía apenas 8 años”.

Los padres de Andrés, comentaron que desde muy temprana edad vieron su gusto por los colores, las formas abstractas y su gusto por el arte pero no le prestaron al principio atención, hoy su padre, Guadalupe Valencia, apenas lo está asimilando, cuando los compradores potenciales vienen a echar un vistazo a las obras de su hijo…“es bastante sorprendente, ya sabes, estoy muy feliz y orgulloso, nervioso; todo porque sabes que mi hijo sólo tiene 10 años”, señaló el padre de Andrés, quien es abogado.

La influencia en la obra de este joven artista, según expresaron los especialistas es clara, proviene de Pablo Picasso y de George Condo.

La familia Valencia manifestó sentirse abrumada, sorprendía y emocionada con la reacción del público…” asistimos con la sola intención de que nuestro hijo tuviera su primer contacto con la realidad de los artistas, no pensamos que se comercializaría ninguno de sus trabajos y regresamos a San Diego sin ninguna de las piezas creadas por Andrés, con el interés de los exhibidores y comercializadores de arte, con una maleta llena de ilusiones, promesas y mucho trabajo por desarrollar”.

@ncar7


No te pierdas la noticias más relevantes en youtube

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Que las escuelas se mantengan abiertas Columnas
2022-01-19 - 01:00
Rápido e impactante ha sido el colapso de Boris Johnson. Como dice la revista Prospect, el resto del  su mandato podría medirse en semanas. Este líder populista está demostrando carecer del “efecto teflón” característico de muchos de sus congéneres de otras partes del mundo. En efecto, muchos populistas mantienen altos niveles de popularidad por mucho tiempo, a pesar de sus pifias y malos gobiernos: Erdogan, Putin, Orban, y Duterte son algunos de los muchos ejemplos. Pero, finalmente, no en el Reino Unido. Aun queda algo del buen sentido común británico. Los escándalos de las varias fiestas celebradas en Downing Street mientras el resto del país vivía un estricto confinamiento a causa del COVID y durante el luto por la muerte del príncipe consorte han devastado la credibilidad y autoridad del premier, quien también es señalado por el pago por parte de un donador electoral de más de cien mil libras por la remodelación de su departamento.  Los defectos de carácter de Boris son bien conocidos. Es indisciplinado, caótico y cree tener el derecho de salirse siempre con la suya. Es una fábrica de escándalos. Son innumerable las historias de sus tropelías como figura pública. Siendo periodista lo despidieron de The Times por inventar historias. Durante su mandato ha revelado un absoluto desprecio por las reglas, los precedentes, el orden y la estabilidad. Sencillamente no es apto para ejercer el cargo de primer ministro. El Reino Unido tiene en el a un gobernante pueril e impredecible cuyo principal “éxito” político, el Brexit, esta resultado un desastre, con el Reino Unido perdiendo el control de su economía y de sus fronteras.  Johnson se ha convertido en un pasivo electoral. Fue elegido para liderar su partido porque sabía cómo ganar elecciones, pero ahora su atractivo ha desaparecido. Pronto podría enfrentar una consulta dentro del Partido Conservador dedicada a destituirlo. Por mientras, un 56 por ciento de la población pide su renuncia, según encuestas. Las condiciones de su aplastante triunfo electoral de 2019 (su retórica antieuropeísta y la debilidad de su contrincante, Jeremy Corbyn) son irrepetibles, en virtud al fracaso del Brexit y a surgimiento de un líder opositor solvente en la persona de Keir Starmer.  El verdadero examen serán las elecciones locales a celebrarse en mayo. Si van mal para los conservadores será el último clavo en la tumba de Boris. Por lo pronto, el primer ministro trata de salvar el pellejo con una purga de su equipo y, para variar, con medidas demagógicas, como poner al ejército a controlar la inmigración y congelar la financiación pública de la BBC. Pero todo indica el fin de la tolerancia para el talante descarado de Johnson. No se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo Columnas

Rápido e impactante ha sido el colapso de Boris Johnson. Como dice la revista Prospect, el resto del su mandato podría medirse en semanas. Este líder populista está demostrando carecer del “efecto teflón” característico de muchos de sus congéneres de otras partes del mundo. En efecto, muchos populistas mantienen altos niveles de popularidad por mucho tiempo, a pesar de sus pifias y malos gobiernos: Erdogan, Putin, Orban, y Duterte son algunos de los muchos ejemplos. Pero, finalmente, no en el Reino Unido. Aun queda algo del buen sentido común británico. Los escándalos de las varias fiestas celebradas en Downing Street mientras el resto del país vivía un estricto confinamiento a causa del COVID y durante el luto por la muerte del príncipe consorte han devastado la credibilidad y autoridad del premier, quien también es señalado por el pago por parte de un donador electoral de más de cien mil libras por la remodelación de su departamento. Los defectos de carácter de Boris son bien conocidos. Es indisciplinado, caótico y cree tener el derecho de salirse siempre con la suya. Es una fábrica de escándalos. Son innumerable las historias de sus tropelías como figura pública. Siendo periodista lo despidieron de The Times por inventar historias. Durante su mandato ha revelado un absoluto desprecio por las reglas, los precedentes, el orden y la estabilidad. Sencillamente no es apto para ejercer el cargo de primer ministro. El Reino Unido tiene en el a un gobernante pueril e impredecible cuyo principal “éxito” político, el Brexit, esta resultado un desastre, con el Reino Unido perdiendo el control de su economía y de sus fronteras. Johnson se ha convertido en un pasivo electoral. Fue elegido para liderar su partido porque sabía cómo ganar elecciones, pero ahora su atractivo ha desaparecido. Pronto podría enfrentar una consulta dentro del Partido Conservador dedicada a destituirlo. Por mientras, un 56 por ciento de la población pide su renuncia, según encuestas. Las condiciones de su aplastante triunfo electoral de 2019 (su retórica antieuropeísta y la debilidad de su contrincante, Jeremy Corbyn) son irrepetibles, en virtud al fracaso del Brexit y a surgimiento de un líder opositor solvente en la persona de Keir Starmer. El verdadero examen serán las elecciones locales a celebrarse en mayo. Si van mal para los conservadores será el último clavo en la tumba de Boris. Por lo pronto, el primer ministro trata de salvar el pellejo con una purga de su equipo y, para variar, con medidas demagógicas, como poner al ejército a controlar la inmigración y congelar la financiación pública de la BBC. Pero todo indica el fin de la tolerancia para el talante descarado de Johnson. No se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo

2022-01-19 - 01:00
Sobre aviones, 5G y la compra Activision Columnas
2022-01-19 - 01:00
¿Cripto qué? Israel González Delgado Columnas
2022-01-19 - 01:00
Perfil del relevo de Lorenzo Columnas
2022-01-19 - 01:00
Italia, leyes y jueces contra la mafia Columnas
2022-01-19 - 01:00
Línea 13 . Columnas
2022-01-19 - 01:00
Tiraditos Columnas
2022-01-19 - 01:00
Repensar los partidos políticos Columnas
2022-01-18 - 14:54
El discurso de odio de la oposición Columnas
2022-01-18 - 01:00
La batalla por la Revocación, una crónica Columnas
2022-01-18 - 01:00
+ -