facebook comscore
Conservar o cambiar

Conservar o cambiar

Columnas viernes 14 de mayo de 2021 - 01:00

Por José García Sánchez

Los conservadores tienen como una de sus banderas políticas más importantes la estabilidad. Ésta es traducida, en los hechos, como el lugar donde no pasa nada, ni el tiempo, pero cuando nada pasa es que algo se gesta.

La estabilidad no es sinónimo de orden social sino representa un estilo particular orden, cuyas expresiones no ponen en peligro la paz social, vista ésta como el ideal y a partir de su concepción y ejercicio se sacrifican derechos y libertades de los individuos.

La estabilidad no es un hecho concreto en ningún país del mundo, es simplemente un estado de estereotipos. Para el conservadurismo mientras nada pasa, ni bueno ni malo, hay estabilidad, los cambios son enemigos de los conservadores, que conservan costumbres y vicios, pero mientras haya cómplices en las instancias judiciales no pasa nada.

Así, cualquier situación que salga de la rutina, de lo previsible, es sinónimo de inestabilidad, sobre todo cuando en lugar de estar en el poder están en la oposición y son tan ineficientes como oposición que cuando fueron gobierno.

La inestabilidad no es el paso previo a la anarquía ni la antesala del caos, como quieren presentarlo, sino un proceso de proyectos que al avanzar renuevan y conducen hacia otros espacios sociales, los cuales deben valorarse, criticarse, rechazarse, cuando se conocen a fondo, pero no antes.

La democracia con estabilidad social, política y económica, que puede lograrse con un gobierno eficaz, pero también con una oposición eficiente.

La preservación de los valores que defienden los conservadores está fusionada con el rutinario convencionalismo que, al no avanzar, atrasa. En una sociedad sin cambios se hace más evidente la regulación y la manipulación, es decir el control.

Los conservadores tienen como objetivo conservar, hacer que nada cambie. Así, desde el poder tiene la obligación de forzar a la población a que le tema a los cambios, y en esa imposición divide. La división crea choques y produce cambios que tarde o temprano se expresan. Si éstos están dentro del esquema de gobierno conservador se reprimen, si se realizan de acuerdo a la democracia se le acusa de inestabilidad, incluso de crisis.

Cada transformación exige de un proceso para alcanzar los objetivos, el cual puede tardar o ser rápido dependerá de las circunstancias. Si esto sucede en medio de una crítica permanente propia de una derecha poco ilustrada, los procesos toman más tiempo. Cuando la estabilidad convencional se rompe no significa la pérdida del equilibrio, porque los moderados no conciben cambios sin ver en peligro sus esquemas de gobierno.

La democracia tiene mutaciones permanentes, para bien o para mal, es una evolución pacífica, en el marco legal, que impulsa acuerdos y camina con las mayorías que trazan esos objetivos, el gobierno sólo debe estar atento a obedecer transformando.

Síguenos también en Google Noticias de ContraRéplica para estar informado.

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Kamala y más allá Columnas
2021-06-14 - 01:00
¿Dónde está el PRI? Columnas
2021-06-14 - 01:00
Tiraditos - 14 junio 2021 Columnas
2021-06-14 - 01:00
Línea 13 - 14 junio 2021 Columnas
2021-06-14 - 01:00
Exceso de confianza Columnas
2021-06-14 - 01:00
Filosofía en Tik-Tok Columnas
2021-06-11 - 01:00
La frialdad de los números Columnas
2021-06-11 - 01:00
Vuelta a la hoja Columnas
2021-06-11 - 01:00
Tiraditos - 11 junio 2121 Columnas
2021-06-11 - 01:00
Las campañas en sus zonas de confort Columnas
2021-06-11 - 01:00
Burla Columnas
2021-06-11 - 01:00
Línea 13 - 11 junio 2021 Columnas
2021-06-11 - 01:00
La pandemia del tiempo Columnas
2021-06-11 - 01:00
El Blues del Dr. House Columnas
2021-06-11 - 01:00
+ -