facebook comscore
Cuando no es amor: niñas en venta para matrimonio 

Cuando no es amor: niñas en venta para matrimonio 

Nación viernes 14 de febrero de 2020 - 00:00

POR LUIS CARLOS RODRÍGUEZ
nacion@contrareplica.mx
Terrenos, ganado, panes, cartones de cerveza o cifras que van de los 50 mil a los 250 mil pesos son las cantidades y formas de pago de los “usos y costumbres” que persisten en algunos municipios, comunidades indígenas y rurales de México por la venta de niñas y adolescentes con fines matrimoniales.
Tlacoachistlahuaca es conocido como el pueblo de las bodas tristes, arregladas, donde son comunes los acuerdos entre padres de familia, con el aval de autoridades y sacerdotes, para casar a niñas y adolescentes de entre 12 y 17 años, con hombres mayores que ellas. No es el único municipio, lo mismo ocurre en otros como Malinaltepec, Metlatónoc, Cochoapa el Grande, Xochistlahuaca e Igualapa.
A pesar de las reformas aprobadas por el Congreso de la Unión en junio de 2019, en comunidades de Guerrero como Metlatonoc, Cochoapa El Grande y Malinaltepec, entre otros, persiste está práctica en donde participan los padres de las menores y autoridades municipales, dijo a ContraRéplica Hermelinda Tiburcio, indígena mixteca y líder de la organización Kinal Antzetik.
“Es visto como una simple transacción económica. El matrimonio se resuelve, se negocia entre los padres y el trato y el dinero se cuenta frente a las autoridades. Es una práctica que aún sigue siendo cotidiana y que evidencia la grave situación de violencia contra niñas en Guerrero y en otros estados”, dijo la activista quien cuando era menor de edad también fue vendida con fines matrimoniales por sus padres.
Argumentó que a pesar de la reciente reforma de abril de 2019 al Código Civil Federal, a fin de establecer como requisito para contraer matrimonio que los contrayentes tengan cumplida la mayoría de edad, es decir 18 años, la “venta” de niñas y adolescentes se realiza a vista de las autoridades, en las oficinas municipales o ejidales, como si se tratara de la compra de un terreno o una vaca.
Josefina tiene 21 años. Hace siete años fue obligada por sus padres a casarse a cambio de 80 mil pesos que pagó un compadre. Ella tenía 14 años en ese entonces. Su “novio”, con quien nunca había platicado, lo había visto solo dos veces en su vida y ni si quiera eran amigos.
Ella es originaria de Cochoapa El Grande, el municipio más pobre del país. Cuando cumplió 19 años se divorció y ello derivó en un drama familiar y una “demanda” ante las autoridades tradicionales del pueblo por parte de sus exsuegros y exmarido. “Me reclamaban que les regresara los 80 mil pesos y estuvieron a punto de meterme a la cárcel a mi o a mi padre. Yo no tengo dinero por lo que tuve que huir, ahora vivo en Tlapa”.
El centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan con sede en Tlapa, Guerrero, tiene documentados durante 20 años, más de 200 matrimonios forzados de niñas y adolescentes en la Montaña de Guerrero.
“El matrimonio infantil es una práctica que en algunos lugares ya es “normal”. Es decir, los padres venden a sus hijas a hombres que les doblan la edad, ya sea para que se casen bajo la ley o de palabra, como si fueran objetos. En ese sentido, existen diversos riesgos para las niñas, como violaciones, abusos y violencia”, comentó la especialista y catedrática de la Universidad Intercontinental, Liliana Guadalupe Hernández Acosta.


Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
+ -