facebook comscore
Derrotamos el fantasma del golpismo

Derrotamos el fantasma del golpismo

Columnas viernes 14 de agosto de 2020 - 00:28

La noche del 15 de julio de 2016, ya hace más de cuatro años, fue una de las más oscuras para Turquía, en la que miembros militares y civiles de FETÖ, una organización criminal y terrorista tendenciosa al culto, intentaron derrocar al Gobierno de Turquía atacando con aviones, buques, helicópteros y armas militares.
Un clérigo religioso Fetullah Gülen, líder de FETÖ, fue el autor el cerebro principal de lo que sucedió en Turquía . Fetullah Gülen y sus discípulos conspiraron y trataron de derrocar al gobierno democráticamente electo y capturar la República turca sin rehuir al uso de la fuerza militar letal contra civiles inocentes.
El derrotado intento de golpe del 15 de julio de 2016 reveló la grave amenaza planteada por la organización terrorista FETÖ hacia Turquía. En el derrotado intento de golpe 251 ciudadanos murieron y más de 2,000 personas fueron heridas.
Juzgar las obras de este hombre y su organización basándonos únicamente en lo ocurrido el 15 de julio sería un error; los crímenes cometidos en esa fecha solo pueden considerarse como la punta del iceberg.
Para entender por qué Fetullah Gülen y FETÖ son el enemigo número uno de Turquía es necesario comprender el alcance de sus acciones que ha experimentado la nación turca.
Todo comenzó bajo el disfraz de una organización educativa de caridad cuyas verdaderas intenciones Turquía no ha podido aún descifrar, al igual que muchos otros países. Ahora se comprende que este fue el primer paso de una campaña de infiltración donde niños y sus padres fueron reclutados con la promesa de acceder a una mejor educación y empleo.
Estos niños pasaron por la escuela con ayuda académica y financiera, pero sobre todo bajo la mano dura del adoctrinamiento, convirtiéndose en soldados de infantería fieles a Fetullah Gülen.
Ahora se comprende que este fue el primer paso de una campaña de infiltración donde niños y sus padres fueron reclutados con la promesa de acceder a una mejor educación y empleo. Estos niños pasaron por la escuela con ayuda académica y financiera, pero sobre todo bajo la mano dura del adoctrinamiento, convirtiéndose en soldados de infantería fieles a Fetullah Gülen. La organización de lavado de cerebro de niños en las escuelas bajo el disfraz de supuestas actividades de entrenamiento y sus seguidores radicales, llevaron a cabo las instrucciones de la organización y violaron todas las normas legales y morales.
Cuando el gobierno turco finalmente entendió lo que realmente estaba ocurriendo, FETÖ comenzó a tomar medidas drásticas y extremas. Los sucesos del 15 de julio ocurrieron en un momento en que las fuerzas armadas turcas descubrieron y se preparaban para expulsar a la mayoría de los supuestos militares que eran en realidad reclutas de la organización.
El 15 de julio fue un movimiento desesperado de FETÖ para tomar control del Estado en el que ya se había infiltrado. A pesar de que se definió como un intento de golpe de Estado; este no fue un golpe ordinario, en ninguno de los golpes de estado o intentos de golpe en el pasado de Turquía, los golpistas dispararon contra civiles y mucho menos bombardearon el parlamento, el complejo presidencial o la jefatura de policía.
En los últimos cuatro años, Turquía bajo el orden de la ley, ha llevado a la justicia a los perpetradores de la rebelión. La estructura organizacional de FETÖ dentro de las instituciones gubernamentales ha sido revelada, y los procedimientos administrativos y judiciales se han iniciado en contra de los miembros y su estructura estatal paralela se ha derribado.
Los intentos de esparcir la organización terrorista en todas las áreas de la economía vía sus entidades de apariencia, particularmente en los sectores de la educación, medios de comunicación y bancarios, han sido derrotados.
FETÖ se estableció en 160 países aproximadamente, con miles de escuelas y empresas. Sus acciones en Turquía deberían considerarse una llamada de atención para otros países; Esta organización criminal de alcance global se está reduciendo y Turquía continuará tomando todas las medidas necesarias para asegurar que este mal sea borrado del mundo y nunca vuelva a dañar a ningún otro pueblo.
En 2016, México expresó oficialmente su rechazo al intento de golpe de estado y mostró su solidaridad para el gobierno democráticamente electo en Turquía espera un apoyo progresivo, en la medida en que tomamos pasos en forma continua para asegurar que la organización FETÖ y sus afiliados en México no representen una amenaza para nuestra democracia, nuestro pueblo y nuestras instituciones.

Embajador de Turquía en México





Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
La famosa consulta (I) Columnas
2020-09-18 - 01:10
El avión presidencial Columnas
2020-09-18 - 00:49
Bien preocupados Columnas
2020-09-18 - 00:49
El Derecho Procesal Electoral Columnas
2020-09-18 - 00:48
Línea 13 Columnas
2020-09-18 - 00:39
Brasil y México: mucho que conmemorar Columnas
2020-09-18 - 00:29
+ -