facebook comscore
Doble pandemia

Doble pandemia

Columnas martes 19 de mayo de 2020 - 00:37

“No volvamos a la normalidad, mejor comencemos de nuevo”: René Pérez, Residente

Llevamos casi dos meses de confinamiento. Con la emergencia del coronavirus, las autoridades decretaron aislamiento y pidieron a las familias mexicanas no salir de sus casas, pues el hogar es visto como un lugar seguro ante la pandemia. Lamentablemente, para muchas mujeres su residencia representa miedo y peligro constante pues son víctimas de violencia familiar.
Las evidencias oficiales las encontramos en las declaraciones de la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, quien informó que las llamadas al 911 por violencia familiar aumentaron desde el inicio del confinamiento en 25 por ciento y en 60 por ciento las llamadas a refugios. Los datos indican que, desde el pasado mes de marzo, 3 mil 729 mujeres pidieron auxilio. Es decir, aproximadamente 155 llamadas de ayuda por hora a nivel nacional.
Estas cifras son alarmantes y eso dejando a un lado el hecho de que en México la cohabitación con los agresores inhibe denuncias, además de que en la mayoría de los casos las personas que son agredidas dependen económicamente de su agresor, por lo que es difícil conocer el verdadero panorama de la situación.
Sin embargo, hay que reconocer que la violencia familiar no es nada nuevo en México, pues previamente a la pandemia este delito era uno de los más denunciados por mujeres en el país. Lo que lo diferencia de antes es que el riesgo de violencia es aún mayor y las autoridades han tardado en dar opciones viables para las víctimas que ahora conviven diariamente y todo el día con sus victimarios.
El Covid-19 está sacando a flote aquellos problemas que el Estado mexicano se esfuerza en minimizar. Y lo peor de ello, es que la reiterada negación u omisión gubernamental de la violencia familiar está generando que en un futuro sea aún más difícil erradicar este tipo de violencia y agrava la desigualdad de género, pues las mujeres entonces no solo corren el riesgo de contagiarse del virus, sino que también se enfrentan a ambientes violentos en sus hogares.
La incertidumbre y preocupación ante la crisis sanitaria y económica por la cual está pasando el país deteriora la salud mental, lo cual tiene un impacto directo en materia de violencia familiar. Hoy, de regreso a la normalidad, urge que se implementen acciones inmediatas con perspectiva de género para asistir a las víctimas de violencia doméstica que viven una doble pandemia.
El confinamiento nos ratificó un dato relevante, en México la inseguridad que viven las mujeres está en las calles, pero la más grave inicia en sus propios hogares.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
GRACIAS BÉISBOL, GRACIAS REY Columnas
2020-10-27 - 06:59
Tiraditos Columnas
2020-10-27 - 00:26
ESTADOS UNIDOS 2020: ¿ELECTORADO COMPETENTE? Columnas
2020-10-27 - 00:15
Coahuila e Hidalgo, los resultados Columnas
2020-10-26 - 23:58
+ -