facebook comscore
Economía circular

Economía circular

Columnas lunes 03 de febrero de 2020 - 02:11

Las palabras “Economía” y “Ecología” tienen la misma raíz etimológica: Eco (Oikos,) que significa casa. El conocimiento, estudio y cuidado de la casa, van de la mano con la administración de sus recursos.
Esto no fue tan claro a la hora de desarrollar, a lo largo de la historia de la humanidad, diferentes estrategias para el aprovechamiento de los elementos naturales susceptibles de apropiación (recursos) que nos brinda nuestro único y común hogar, el planeta “tierra.”
Diseñamos modelos económicos basados en la idea de “ganancia,” optimización en el uso y aprovechamiento de los recursos naturales (clasificados tradicionalmente como “renovables” y “no renovables) pero la humanidad no se percató de que los recursos no son infinitos, y la economía mundial se organizó como si lo fueran.
Recientemente ha tomado auge el concepto de “economía circular,” en contraste a lo que podría ser calificado como el modelo de “economía lineal” que constituye el antiguo paradigma.
La economía circular es un modelo relacionado con la forma en que entran y salen los insumos, o “materias primas” (recursos naturales, incluyendo las fuentes de producción de energía) al proceso económico, y la forma en que salen en su forma final (como “desechos,”) procurando su máximo uso.
Encontrar una manera en que los recursos naturales entren y salgan al proceso económico hasta agotar su última posibilidad, constituye, por un lado, una forma de sacar el mayor provecho posible a los recursos de los que disponemos (lo que se conoce como optimización, que es un criterio relevante en la racionalidad económica,) y por otro lado, constituye una manera de cuidar el stock o cantidad de recursos disponibles.
Esta nueva visión de la economía, que intenta resolver las necesidades económicas de la humanidad, de manera conjunta con las necesidades ecológicas o ambientales, será sin duda una nueva forma de abordar y resolver problemas económicos en el futuro cercano.
Ojalá este nuevo paradigma atienda también la necesidad de “humanizar” las decisiones económicas, lo que podría lograrse integrando también el modelo de Economía Social y Solidaria.
El aprovechamiento racional de los recursos naturales, con una visión humana y bajo una perspectiva armónica con el medio ambiente, debe ser nuevos componentes de la racionalidad económica de los países y las personas.
Esta nueva racionalidad económica requiere mucho más que la simple prohibición de las bolsas de plástico de un solo uso.
Debemos dejar de creer que la única forma de cuidar el medio ambiente es el reciclaje. La utilización racional (evitar desperdicio), el reuso (dar múltiples usos a los recursos) y cuidado de los bienes son también elementos que se pueden introducir a nuestras decisiones cotidianas.
Flor de loto: Ninguna persona acabaría conscientemente con el total de sus recursos para obtener un beneficio inmediato, sin cuidar su posible disponibilidad futura.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
La penosa incredulidad Columnas
2020-04-02 - 01:47
En busca de la solidaridad Columnas
2020-04-02 - 01:36
Derechos humanos y Covid-19 Columnas
2020-04-02 - 01:26
La Tormenta Perfecta Columnas
2020-04-02 - 01:05
SIEMPRE HAY UN VORAZ Columnas
2020-04-02 - 00:54
Línea 13 Columnas
2020-04-02 - 00:40
+ -