facebook comscore
El aciago destino de Myanmar

El aciago destino de Myanmar

Columnas jueves 04 de febrero de 2021 - 01:28

Myanmar es lugar desafortunado. Durante décadas este país asiático, otrora conocido como “Birmania”, padeció un gobierno militar represivo y extravagante el cual se entregó a los peores excesos y arbitrariedades. Su primer dirigente, el general Ne Win, era supersticioso en extremo, al grado de procurar bañarse en sangre de delfines para obtener “eterna juventud”. Cruzaba los puentes de espaldas para alejar a los espíritus malignos. Decretó la sustitución de las nominaciones decimales del papel moneda del país por 9, 15, 30, 45 y 90, considerados “números de la suerte”. Después de Ne Win llegó al gobierno de Myanmar el no menos vesánico general Than Shwe, quien concentró todos los esfuerzos y recursos del país en construir una nueva y estrambótica capital en medio de la selva: Naypyidaw, un complejo urbano feo, frío y ostentoso, pero sin duda también muy surrealista y de una faraónica megalomanía.

La ciudad está protegida simbólicamente por tres colosales estatuas de los antiguos reyes birmanos Anawrahta, Bayinnaung y Alaungpaya. Ministerios, oficinas, escuelas, barrios residenciales, mercados y parques fueron erigidos en tiempo récord. Su ubicación, 380 kilómetros al norte de la antigua capital del país, Rangún, fue determinada, para no variar, por la superstición. Than Shwe reunió a un consejo de astrólogos para saber la fecha y el lugar más propicios para levantar su proyecto. Según los augurios, la nueva sede del gobierno debía levantarse al centro de la más espesa jungla. Hasta ahí fueron llevados miles de obreros, quienes por años trabajaron a contrarreloj mal pagados y mal tratados en la construcción de esta locura. De esta forma la dictadura terminó por devastar a un país hoy considerado uno de los más pobres del mundo.

Luego vino una rebelión civil y la democracia o, más bien, una especie de democracia limitada. Desde 2012 el Gobierno está en manos de la Liga Nacional para la Democracia, lidereada por la premio Nobel Aung Suu Kyi, pero ella ocupa solo el puesto de “Consejera de Estado” debido a un precepto constitucional creado ex profeso para impedirle acceder a la presidencia. Así se convirtió en la “mujer fuerte” del Myanmar. El brillo de Aung como campeona de la libertad se empañó en años recientes debido a la persecución en contra de la minoría étnica rohingya. Muchos observadores consideran esta persecución un genocidio y denuncian a SuuKye por negligente, pero en realidad ella tiene un reducido margen de maniobra ante los militares.

Tras varios años de tensiones en noviembre pasado se celebraron elecciones en las cuales arrasó la Liga Nacional para la Democracia, pero los gerifaltes del ejército no aceptaron el resultado, acusaron al gobierno de fraude electoral y perpetraron el lunes un golpe de Estado arruinando, otra vez, a la frágil democracia de Myanmar.



No te pierdas la noticias más relevantes en google noticias

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Enfermedad y sociedad Columnas
2021-07-23 - 01:00
Espionaje y seguridad nacional Columnas
2021-07-23 - 01:00
Observación de la Consulta Popular Columnas
2021-07-23 - 01:00
Consulta anodina y cambios laborales Columnas
2021-07-23 - 01:00
¿Válido pero exagerado? Columnas
2021-07-23 - 01:00
Tiraditos - 23 julio 2021 Columnas
2021-07-23 - 01:00
Poblaciones callejeras Columnas
2021-07-23 - 01:00
Línea 13 - 23 julio 2021 Columnas
2021-07-23 - 01:00
Partidos por Morena Columnas
2021-07-23 - 01:00
La voluntad política de la consulta del 21 Columnas
2021-07-23 - 01:00
Tiraditos - 22 julio 2021 Columnas
2021-07-22 - 01:00
Pantelhó, Chiapas Columnas
2021-07-22 - 01:00
Generación perdida ¿realidad post-Covid? Columnas
2021-07-22 - 01:00
El sentido de la responsabilidad Columnas
2021-07-22 - 01:00
¿Patadas de ahogado en el PRI? Columnas
2021-07-22 - 01:00
+ -