facebook comscore
El desafío de Joe Biden

El desafío de Joe Biden

Columnas miércoles 13 de enero de 2021 - 00:03

La escena no es nueva, se ha repetido incontables veces a lo largo de la azarosa historia mundial: un demagogo feroz incitando con un inmundo discurso de odio y ominosa ostentación de mendacidad y cinismo a una turba de fanáticos a entregarse al caos. Otra despreciable ocasión en los anales de la infamia. Las simas de la sordidez política son insondables, como también lo son los enigmas de la insensatez humana. ¡Tanta necesidad de creer en el errático liderazgo de individuos deleznables sin anteponer un mínimo de raciocinio, un poco capacidad crítica o algo de empatía por quien piensa diferente!

Pero pese a toda la violencia exhibida por sus adeptos e incluso pese a los famosos 74 millones de votos a su favor, Trump careció de la autoridad y el apoyo masivo necesario para robar la elección en la cual salió derrotado de forma abrumadora. Megalómano desaforado, a final de cuentas torpe aprendiz de brujo carente de la inteligencia estratégica de un político maquiavélico, el sátrapa hace tiempo extravió el sentido de realidad. Confió en la supuesta incondicionalidad de los funcionarios electorales estatales de orientación republicana y en los jueces nombrados por él mismo (en particular los de la Corte Suprema), a quienes consideraba simples empleados. Jamás entendió, y muchísimo menos respetó, la lógica institucional del sistema político del país al cual mal gobernó por cuatro muy largos años. Ahora es imprescindible para la salud democrática de la todavía potencia más importante del mundo enjuiciar y castigar al fallido dictadorzuelo, quien durante su mandato violó repetidamente las normas jurídicas, promovió descaradamente sus propios intereses económicos, interfirió en el buen funcionamiento del Departamento de Justicia, rechazó la supervisión del Congreso, insultó a jueces, acosó a los medios de comunicación, chantajeó a gobiernos extranjeros para tratar de obligarlos a apoyarlo electoralmente y, finalmente, incitó a una rebelión al no aceptar su derrota.

Hoy se vota un sin precedentes segundo juicio de impeachment, tardío y sin visos realistas de prosperar en el Senado. Será el gran desafío de Biden y de su fiscal general, Merrick Garland, continuar con las investigaciones ya abiertas e iniciar todas las pertinentes sobre las fechorías perpetradas por Trump en el cargo, e incluso sobre las cometidas antes de convertirse en presidente. Pero el tema es espinoso. El trumpismo se mantendrá vivo y actuante por mucho tiempo. Trump procurará victimizarse con los juicios en su contra y mantener a sus hordas movilizadas. Sería un garrafal error caer en este chantaje. No hacer nada representa una amenaza mayor para la democracia al tolerar la impunidad de líderes deshonestos y sus secuaces. Imposible admitir esta preponderancia ante la ley. Biden tendrá la prioridad de defender al estado de derecho, base de la democracia estadounidense.




Síguenos también en Google Noticias de ContraRéplica para estar informado.

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
La operación política de Morena en la CDMX Columnas
2021-01-26 - 01:15
Reelección: intenciones y resultados Columnas
2021-01-26 - 00:58
Agenda y reelección legislativa Columnas
2021-01-26 - 00:57
Guasón, ¿héroe o villano? Columnas
2021-01-26 - 00:57
Vacío de poder en México Columnas
2021-01-26 - 00:56
¿El Rey o Fallaste Corazón? Columnas
2021-01-26 - 00:54
Partidos sin discurso Columnas
2021-01-26 - 00:53
Línea 13 Columnas
2021-01-26 - 00:42
Los vientos también traen un impeachment Columnas
2021-01-26 - 00:40
El peso en tiempos de Covid-19 Columnas
2021-01-26 - 00:31
Tom Brady: La edad, un estado de ánimo Columnas
2021-01-25 - 10:34
+ -