facebook comscore
El enemigo es solo uno: el Covid-19

El enemigo es solo uno: el Covid-19

Columnas martes 28 de abril de 2020 - 01:24

Hace unas semanas les comentaba y comparaba la situación de emergencia sanitaria Covid-19 con una “guerra sin guerra”, lo reitero, estamos viviendo un clima muy cercano a ello. La gran diferencia es que se trata del mundo (la humanidad) contra una pandemia o un virus mutante que nos sorprendió a todos, y a México y sus sectores productivos en la peor de las condiciones: sin crecimiento.
El enemigo es solo uno y por eso extraña que la división entre los diferentes actores de este país impere. Las grandes empresas pagan comprometedoras facturas por conocer y aplicar las llamadas “mejores prácticas” y resolver, como otros ya lo tienen comprobado, problemas.
El área de financiamientos del Banco Interamericano de Desarrollo, al que pertenece como inversor la Secretaría de Hacienda de México, tiene larga experiencia en créditos para el desarrollo y metodologías probadas como el factoraje (liquidez sobre facturas a cobrar), desde 2016 los aplica en México para fortalecer a las empresas.
No son enemigos, son prestadores que endeudan a la medida, los solicitantes del financiamiento son los que deben medir sus mejores prácticas y su solvencia para pedir solo lo que sea redituable y les genere productividad.
Sin engañarnos, los bancos prestan para ganar y sus clientes piden para “jinetear” esos recursos y también ganar; quien pide más de 30 por ciento de sus ingresos, cifra comprobada que es la posible pagar tanto por individuos como empresas, corre el riesgo de hundirse en la bola de nieve en la que puede resultar un crédito.
El Gobierno federal también se convierte en “gran prestador y usurero” al implementar un programa de créditos “a la palabra”, con líneas de 25 mil pesos, entre las unidades económicas más necesitadas del país, según sus mensajes, en medio de la emergencia Covid-19.
Esta oferta pública se suma a otros financiamientos directos como con la banca de desarrollo (Nafin, Bancomext y Banobras, entre otros), lo que es muy lejano a que busque hacerse de los recursos de sus, también, clientes como el un gran usurero cuyo único objetivo sea acaudalar a su favor y de sus arcas. Jamás, ni pensarlo.
Y solo por mencionar algunos ejemplos, los más actuales, de frente a la pandemia que nos trae locos y saturados de voces que buscan hacerse escuchar, pero que pretenden proponer y salir menor librados de la situación inédita en la que vivimos.
Pues lo mismo un pequeño proveedor de costales de Cemex que un micro fabricante de telas para tapicería, requieren un empujón desde donde venga.
Abrir los tentáculos cual pulpo con ofertas propositivas y que aporten es luchar contra el mismo y único enemigo el Covid-19. El campo requiere fertilizantes, alimento para ganado e insumos, su objetivo es bueno para todos, somos autosuficientes en alimentos, se produce el ciento por ciento de lo que consumimos y más, la exportación es contundente de parte de la actividad primaria del país. Lo de menos es de dónde lleguen los recursos, la meta es agregar valor y que se tomen buenas decisiones. No lo olvidemos. Todos somos México.








Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Los 9044 Columnas
2020-05-29 - 01:18
Ya no le salieron las cuentas Columnas
2020-05-29 - 01:02
Liderazgo y pandemia Columnas
2020-05-29 - 01:00
Línea 13 Columnas
2020-05-29 - 00:56
Secuestros a la baja Columnas
2020-05-29 - 00:54
Sálvese quien pueda Columnas
2020-05-29 - 00:52
+ -