facebook comscore
En verdad ¿fracking?

En verdad ¿fracking?

Columnas jueves 21 de mayo de 2020 - 01:17

Una de las promesas de campaña de AMLO que más me atrapó, fue el rotundo no a la extracción de petróleo y gas por medio de fracturación hidráulica, conocido comúnmente como fracking.
La fracturación hidráulica es la técnica de extracción de gas y/o petróleo que hay en el subsuelo aprisionado en estratos rocosos, requieren inyección de grandes volúmenes de agua para hacer brotar esos hidrocarburos. Este proceso tiene inconvenientes ambientales, económicos y sociales extremadamente altos en las zonas y países donde se lleva a cabo.
Entre los inconvenientes ambientales están la destrucción de los mantos acuíferos, la contaminación del agua y de la tierra donde se lleva esta práctica, la cual inutiliza esas fuentes de recursos naturales durante ¡siglos!
También, contribuyen al aceleramiento del calentamiento global debido a las fugas que hay de gas metano, entre otros contaminantes, hacia la atmósfera; además de que genera sismos antropogénicos. Ambos hechos totalmente probados y documentados.
En el contexto económico, en los yacimientos donde se practica el fracking está evidenciado que se vuelven económicamente inviables en muy corto tiempo, ya que la tasa de decrecimiento es alta, pues al dejar de ser rentables deben invertir en más pozos, destruyendo más tierra.
Socialmente hablando ocasiona el desplazamiento de comunidades por la contaminación, falta de agua y la incompatibilidad con la agricultura y ganadería. Al quedar destruido todo su entorno los desplazados se vuelven migrantes presas de explotación humana y de los grupos delictivos.
Por derecho humano debería estar penada esta práctica, me parece irresponsable que Rocío Nahle, el 30 de enero de 2019, hubiera dicho que iba a ver prácticas de fracking en México (El Economista); 5 días después tuvo que salir AMLO a desmentirla (Milenio). Sin embargo, este 19 de mayo de 2020, la Alianza Mexicana contra el fracking y una investigación del periódico El Universal, confirmaron que continúan actividades relacionadas con la fracturación hidráulica.
El presidente, otra vez ha salido a dar la cara para decir que “no es cierto” y que si hay contratos dará marcha atrás, ¿entonces?
Al cancelar el AICM, dejar de usar los Pinos y el Avión Presidencial, actos que han costado mucho dinero a la nación en aras de cumplir sus promesas de campaña, han mandado un mensaje de congruencia.
Sería una traición a la patria mentir, enredar y no ser transparente sobre el fracking en México, como ha sucedido con algunas presunciones graves de corrupción, como es el caso Bartlett y Nahle.
EN POSITIVO, hay un punto de inflexión, hoy más mexicanos estamos atentos a estas prácticas, la manera en que demuestre el presidente que está cumpliendo su palabra dejará huella, porque curiosamente los pozos se encuentran dónde están las reservas de agua de México. Por uno litros de gas y petróleo ¿se debe poner en riesgo el futuro de nuestro país?

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Tiraditos Columnas
2020-10-23 - 00:27
¿De regreso al semáforo rojo? Columnas
2020-10-23 - 00:27
Una reflexión sobre fideicomisos Columnas
2020-10-23 - 00:17
Fideicomisos e información pública Columnas
2020-10-23 - 00:11
Las Fuerzas Armadas en el Conflicto Columnas
2020-10-23 - 00:09
Misóginos en el Gabinete Columnas
2020-10-23 - 00:08
+ -