facebook comscore
Es momento para atender la sobrexplotación del agua

Es momento para atender la sobrexplotación del agua

Columnas miércoles 01 de diciembre de 2021 -

Los gobiernos en México, el Congreso de la Unión y las organizaciones de la sociedad civil deberán trabajar juntos para evitar la sobreexplotación y atender de manera urgente los mantos acuíferos y así evitar una posible “guerra” por el agua que ya se vive en otras partes del mundo.

Octavio García Rodríguez, quien preside la Confederación Nacional de Profesionistas y Jóvenes de México (Conapro) afirmó que de continuar esta tendencia habrá riesgo de garantizar que el líquido llegue a los más de 119 millones de habitantes en el país, en especial los 60 millones que se abastecen de los 105 acuíferos ya sobreexplotados.

Por si fuera poco, el ingeniero afirmó que son 17 las entidades las que en la actualidad viven la escasez del líquido, que usan para actividades vitales como consumo humano, comerciales, —como la agricultura y ganadería— entre las que resaltan Chihuahua, Sonora, Nuevo León, Tamaulipas y San Luis Potosí.

“Es urgente que se garantice el acceso al agua y su consumo humano, tal y como el marco internacional lo recomienda, el mismo instrumento del que México está suscrito a través de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), ya que, de no hacerlo, podríamos vivir en los próximos años una verdadera guerra por obtener el líquido”, dijo.

En este mismo sentido, el doctor Ramón Ojeda Mestre recordó que se modificó el “estatuto de las vedas existentes sobre 40 por ciento de las cuencas del país, —que contienen 55 por ciento de las aguas superficiales de la nación— y eliminó la prohibición que había para la entrega de permisos de extracción de agua en las cuencas, con el pretexto de que servirían para establecer reservas de agua para áreas naturales protegidas y la naturaleza para los próximos 50 años”.

“Si bien los Decretos de manera directa no privatizan el agua de las cuencas mencionadas, con esta modificación legal se abre la posibilidad para que sea concesionada y, con ello, negar el derecho al agua a cientos de comunidades y millones de mexicanos”, dijo a este reportero.
En este sentido, Ojeda Mestre explicó que en México se extrae 60 por ciento más agua de la que se infiltra a los acuíferos, por lo que 16 por ciento de estas reservas subterráneas ya presentan condiciones de “franca sobreexplotación”.

“Un 40 por ciento están contaminados con tóxicos altamente dañinos (incluso radiactivos); otro 18 por ciento se ha contaminado por infiltración salina, y 191 cuerpos de agua superficiales (ríos, lagos, lagunas) se consideran en serio proceso de deterioro”, resaltó.

Indicó que la sobreexplotación de los mantos acuíferos pasó de “32, en 1975; 105 en 2017; de tal manera que 37 por ciento del agua que se utiliza es extraída del subsuelo y el 80 por ciento del recurso de buena calidad se encuentra en los acuíferos”.

Puno Cero

Enmarcado por los escenarios que presume la Sierra Tarahumara, el Ferrocarril Chihuahua-Pacífico -mejor conocido como el “Chepe” celebra sus primeros 60 años de andar sobre las vías férreas. Es un recorrido de unas 9 horas, saliendo de Los Mochis, Sinaloa hacia Creel, Chihuahua, Pueblo Mágico ubicado en el corazón de la Sierra Tarahumara, zona también conocida como Las Barrancas del Cobre, que son una serie de imponentes cañones que unen a estos dos estados del norte de México.

*Periodista | @JoseVictor_Rdz


No te pierdas la noticias más relevantes en google noticias

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Que las escuelas se mantengan abiertas Columnas
2022-01-19 - 01:00
Rápido e impactante ha sido el colapso de Boris Johnson. Como dice la revista Prospect, el resto del  su mandato podría medirse en semanas. Este líder populista está demostrando carecer del “efecto teflón” característico de muchos de sus congéneres de otras partes del mundo. En efecto, muchos populistas mantienen altos niveles de popularidad por mucho tiempo, a pesar de sus pifias y malos gobiernos: Erdogan, Putin, Orban, y Duterte son algunos de los muchos ejemplos. Pero, finalmente, no en el Reino Unido. Aun queda algo del buen sentido común británico. Los escándalos de las varias fiestas celebradas en Downing Street mientras el resto del país vivía un estricto confinamiento a causa del COVID y durante el luto por la muerte del príncipe consorte han devastado la credibilidad y autoridad del premier, quien también es señalado por el pago por parte de un donador electoral de más de cien mil libras por la remodelación de su departamento.  Los defectos de carácter de Boris son bien conocidos. Es indisciplinado, caótico y cree tener el derecho de salirse siempre con la suya. Es una fábrica de escándalos. Son innumerable las historias de sus tropelías como figura pública. Siendo periodista lo despidieron de The Times por inventar historias. Durante su mandato ha revelado un absoluto desprecio por las reglas, los precedentes, el orden y la estabilidad. Sencillamente no es apto para ejercer el cargo de primer ministro. El Reino Unido tiene en el a un gobernante pueril e impredecible cuyo principal “éxito” político, el Brexit, esta resultado un desastre, con el Reino Unido perdiendo el control de su economía y de sus fronteras.  Johnson se ha convertido en un pasivo electoral. Fue elegido para liderar su partido porque sabía cómo ganar elecciones, pero ahora su atractivo ha desaparecido. Pronto podría enfrentar una consulta dentro del Partido Conservador dedicada a destituirlo. Por mientras, un 56 por ciento de la población pide su renuncia, según encuestas. Las condiciones de su aplastante triunfo electoral de 2019 (su retórica antieuropeísta y la debilidad de su contrincante, Jeremy Corbyn) son irrepetibles, en virtud al fracaso del Brexit y a surgimiento de un líder opositor solvente en la persona de Keir Starmer.  El verdadero examen serán las elecciones locales a celebrarse en mayo. Si van mal para los conservadores será el último clavo en la tumba de Boris. Por lo pronto, el primer ministro trata de salvar el pellejo con una purga de su equipo y, para variar, con medidas demagógicas, como poner al ejército a controlar la inmigración y congelar la financiación pública de la BBC. Pero todo indica el fin de la tolerancia para el talante descarado de Johnson. No se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo Columnas

Rápido e impactante ha sido el colapso de Boris Johnson. Como dice la revista Prospect, el resto del su mandato podría medirse en semanas. Este líder populista está demostrando carecer del “efecto teflón” característico de muchos de sus congéneres de otras partes del mundo. En efecto, muchos populistas mantienen altos niveles de popularidad por mucho tiempo, a pesar de sus pifias y malos gobiernos: Erdogan, Putin, Orban, y Duterte son algunos de los muchos ejemplos. Pero, finalmente, no en el Reino Unido. Aun queda algo del buen sentido común británico. Los escándalos de las varias fiestas celebradas en Downing Street mientras el resto del país vivía un estricto confinamiento a causa del COVID y durante el luto por la muerte del príncipe consorte han devastado la credibilidad y autoridad del premier, quien también es señalado por el pago por parte de un donador electoral de más de cien mil libras por la remodelación de su departamento. Los defectos de carácter de Boris son bien conocidos. Es indisciplinado, caótico y cree tener el derecho de salirse siempre con la suya. Es una fábrica de escándalos. Son innumerable las historias de sus tropelías como figura pública. Siendo periodista lo despidieron de The Times por inventar historias. Durante su mandato ha revelado un absoluto desprecio por las reglas, los precedentes, el orden y la estabilidad. Sencillamente no es apto para ejercer el cargo de primer ministro. El Reino Unido tiene en el a un gobernante pueril e impredecible cuyo principal “éxito” político, el Brexit, esta resultado un desastre, con el Reino Unido perdiendo el control de su economía y de sus fronteras. Johnson se ha convertido en un pasivo electoral. Fue elegido para liderar su partido porque sabía cómo ganar elecciones, pero ahora su atractivo ha desaparecido. Pronto podría enfrentar una consulta dentro del Partido Conservador dedicada a destituirlo. Por mientras, un 56 por ciento de la población pide su renuncia, según encuestas. Las condiciones de su aplastante triunfo electoral de 2019 (su retórica antieuropeísta y la debilidad de su contrincante, Jeremy Corbyn) son irrepetibles, en virtud al fracaso del Brexit y a surgimiento de un líder opositor solvente en la persona de Keir Starmer. El verdadero examen serán las elecciones locales a celebrarse en mayo. Si van mal para los conservadores será el último clavo en la tumba de Boris. Por lo pronto, el primer ministro trata de salvar el pellejo con una purga de su equipo y, para variar, con medidas demagógicas, como poner al ejército a controlar la inmigración y congelar la financiación pública de la BBC. Pero todo indica el fin de la tolerancia para el talante descarado de Johnson. No se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo

2022-01-19 - 01:00
Sobre aviones, 5G y la compra Activision Columnas
2022-01-19 - 01:00
¿Cripto qué? Israel González Delgado Columnas
2022-01-19 - 01:00
Perfil del relevo de Lorenzo Columnas
2022-01-19 - 01:00
Italia, leyes y jueces contra la mafia Columnas
2022-01-19 - 01:00
Línea 13 . Columnas
2022-01-19 - 01:00
Tiraditos Columnas
2022-01-19 - 01:00
Repensar los partidos políticos Columnas
2022-01-18 - 14:54
El discurso de odio de la oposición Columnas
2022-01-18 - 01:00
La batalla por la Revocación, una crónica Columnas
2022-01-18 - 01:00
+ -