facebook comscore
Golpes de terciopelo

Golpes de terciopelo

Columnas martes 23 de marzo de 2021 -

El nuevo golpe de Estado radica en la neutralización de las disposiciones del gobierno que quiere afectarse. Para neutralizar acciones provenientes del gobierno es necesario crear una crisis, cada crisis para que tenga repercusiones internacionales se basa por lo regular en dos actividades reales o ficticias del Estado que quiere ser destituido: la violación a los derechos humanos y la limitación a la libertad de expresión.

En México la oposición insiste hasta la obsesión en afirmar que ambas restricciones existen en todo momento. La espectacularidad de las protestas que resaltan artificialmente estas violaciones son cada vez más estridentes en la medida en que quieren hacer saber al mundo que es real tal violación.

Manifestaciones con flamantes martillos y cinceles estrenados en los muros de inmuebles históricos, o la reiterada agresión en los medios convencionales contra las autoridades como nunca antes, son muestras, cada vez más paroxísticas de la necesidad de que el mundo ponga su atención en una violación a esos derechos que por su exaltada expresión acusan ficción.
La crisis es sinónimo de fragilidad, y es el momento adecuado para neutralizar las disposiciones de gobierno, muchas veces desde poderes fácticos como ahora sucede con el Poder Judicial en México, donde desde el inicio del sexenio ha enfrentado las decisiones de la 4T.

A pesar de que ni dentro ni fuera de las fronteras se ha comprobado el hecho de que vulneran los derechos humanos o se limita la libertad de expresión, la proximidad de las elecciones obliga a la oposición desesperada a dar por hecho dichas violaciones.
Así, compactan un paquete que por incongruente resulta falso donde se quiere colocar en un mismo gobierno la violación de derechos, la crisis, la neutralización, la fragilidad y la incertidumbre para hacer creer que se trata de un estado fallido que exige de sustitución inmediata.

Tzvetan Todorov decía que la ausencia de Estado es peor que un Estado malo, esto lo adopta como catecismo una oposición conservadora, religiosa, inquisitorial, y cada golpeteo no sólo responde a su única forma de hacer política sino al martilleo contra la pared de un inmueble histórico que creen puede caer tarde o temprano.

Los golpes de Estado cada día necesitan menos dela violencia para consumarse, incluso ya no requieren de militares para perpetrarlos, simplemente se infiltran en las instituciones para coordinar el golpe final, a veces orquestado desde el exterior para evitar la vigilancia del país afectado.

La intención del INE de reducir la “sobre representación” que es legal y transparente y la rebelión de los jueces contra la reforma eléctrica es el primer aviso de que algo se planea. Así como se proyecta de facto se ejecuta de facto.
Como sucedió hace un año en Bolivia, la población debe estar al margen de estas intentonas.


No te pierdas la noticias más relevantes en youtube

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Posverdad y derecho al honor Columnas
2021-10-25 - 01:00
¿Cabrón o pendejo? Columnas
2021-10-25 - 01:00
La UNAM vale Columnas
2021-10-25 - 01:00
¿Regreso seguro? Columnas
2021-10-25 - 01:00
LA INFLACIÓN EN ESTADOS UNIDOS Columnas
2021-10-25 - 01:00
La intolerancia de Xicoténcatl Columnas
2021-10-25 - 01:00
Línea 13- 25 de octubre Columnas
2021-10-25 - 01:00
TIRADITOS Columnas
2021-10-25 - 01:00
El juego del calamar Columnas
2021-10-24 - 21:11
El gaaaas Columnas
2021-10-22 - 01:00
TIRADITOS Columnas
2021-10-22 - 01:00
Musicología Columnas
2021-10-22 - 01:00
Pena capital y sistema de justicia Columnas
2021-10-22 - 01:00
Kerry desmiente al PAN Columnas
2021-10-22 - 01:00
Revocación de Mandato Columnas
2021-10-22 - 01:00
+ -