facebook comscore
Honor a quien honor merece

Honor a quien honor merece

Columnas viernes 17 de julio de 2020 - 00:39

Al escribir este texto, Emilio Lozoya, está volando de regreso a México. Lo hace esposado, bajo custodia. Será recibido por el sistema de justicia mexicano que, con la Fiscalía General de la República en el asiento de piloto, habrá de conducir su proceso ante la ley.
Mucho se escribirá en los días, meses y años por venir de las consecuencias jurídicas, políticas e históricas de lo que el señor Lozoya habrá de declarar, de la información que tiene y que habrá de compartir, tarde o temprano, sea directa o indirectamente, con las y los mexicanos.
El asunto promete remover las estructuras más rancias del sistema político mexicano, sin dejar títeres con cabeza. Uno de los cachorros de la manada que gobernó al país a su capricho por más de 30 años, no goza ya del manto protector que a todos los cobijó por tanto tiempo. A partir de lo que diga, confirmaremos muchas de nuestras más acendradas sospechas acerca del modus operandi de la corrupción en México. No obstante, habrá hechos y circunstancias que nos sorprenderán y debemos estar listos, con la crítica más puntillosa desenvainada, pues lo que Lozoya viene a hacer de vuelta al país del que abusó, es desmadejar los hilos de impunidad y complicidad que permitían al corrupto régimen mexicano funcionar.
Por eso, sin mezquindades, hay que reconocerle el honor a quien lo merece; reconocer a quien, contra viento y marea, amenazado, perdiendo su trabajo y con altos costos incluso personales, detonó este asunto enfrentándose solo (siempre hay que subrayarlo), a todo el sistema.
Santiago Nieto ya se ganó su lugar en la historia reciente del país, pues fue él quien, en su carácter de Fiscal especializado para la atención de delitos electorales, destapó la cloaca de Odebrecht instalada en México. Yo no lo olvido y es preciso recordarlo ahora, justo cuando hay voces que acusan, a quien ocupa la titularidad de la Unidad de Inteligencia Financiera y sin razón alguna, de protagonismo mediático, de poner en riesgo las investigaciones que él mismo realiza e incluso, vaya disparate, de violar el debido proceso. Todos sabemos que viene Lozoya, que viene a hablar y no veo ninguna violación al debido proceso desde el momento en que su nombre fue hecho público por el doctor Nieto ya hace algunos años.
Recordemos que, en su momento, bastó una airada y arrogante carta del ahora presunto responsable, para que el entonces fiscal electoral fuera despedido y perseguido mediática y jurídicamente. El entonces fiscal electoral mostró una enorme valentía en aquellos días, afortunadamente cada vez más lejanos, en los que se veía muy remoto que los Lozoya, los Videgaray, los Meade, los Peña Nieto perdieran el poder que usaban a sus anchas.
Así pues, reconozcamos que fue Santiago Nieto quien detonó la que sin duda será una nueva etapa para la justicia en México. Reconozcamos que lo hizo, haciendo justamente lo que hoy se le critica por algunas de las voces de la llamada 4T: dando a conocer ante la opinión pública información sensible e importante. Hoy, con el perseguido en la cárcel, declarando, deshaciendo la madeja, aquel acto tiene un valor inmenso, que incluso permite hoy a la Fiscalía General de la República trabajar en bandeja de plata este caso. No debemos pasar por alto que la investigación principal la hizo justamente Santiago Nieto, como Fiscal Electoral. Por ello, hago votos para que esas voces, en lugar de criticarlo, reconozcan sus logros, lo dejen trabajar, lo ayuden a seguir desarrollando su gran potencial institucional. Nieto Castillo ya ha probado su valor.

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.
/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Tiraditos Columnas
2020-11-23 - 01:05
Sobre el outsourcing Columnas
2020-11-23 - 01:05
Detención, liberación y lecciones Columnas
2020-11-23 - 00:53
Camas vacías, panteones saturados Columnas
2020-11-23 - 00:52
Las terribles consecuencias del Covid Columnas
2020-11-23 - 00:44
Derecho penal ¿en extinción? Columnas
2020-11-23 - 00:43
+ -