facebook comscore
Humanidad perdida

Humanidad perdida

Columnas lunes 03 de agosto de 2020 - 01:01


Espero sea la primera y última vez que estas líneas sean para hablar de la actitud nociva de la especie humana, pues la mayoría de las veces, quienes nos dedicamos a la noble labor del periodismo, siempre culpamos a los gobernantes de no hacer bien su trabajo, cuando de por medio va la vida. Hoy; sin embargo, dejo fuera a las autoridades de todos los países del mundo, para referirme exclusivamente al comportamiento que como personas hemos asumido ante el coronavirus.
De entrada, diré que la humanidad está perdida. Sí, está tristemente perdida en su egoísmo, porque mientras millones quieren vivir, otros millones por lo menos retan a la muerte a llevárselos. Lo lamentable es que, quienes se niegan sistemáticamente a usar el tapabocas, ponen en peligro la vida de quienes han seguido al pie de la letra las indicaciones de sus gobiernos.
Este pasado fin de semana me quedé helada viendo el enojo multitudinario de alemanes que salieron a las calles de Berlín, a gritar que con las medidas de prevención, restricción o como quiera usted llamarle, les estaban robando la libertad. Todos en el mundo, sin excepción, estamos en un nivel de estrés potencialmente elevado por el encierro de los últimos meses, por la disminución en nuestra economía y porque de la noche a la mañana un virus trastocó la vida normal de hombres y mujeres de todas las naciones.
La misma actitud de los alemanes, fue la de los israelíes, que cansados del confinamiento tomaron las calles de su país para echarle en cara a la autoridad su incapacidad para controlar la pandemia que azota al mundo. Y entonces yo me pregunto: ¿no somos también culpables de que el Covid19 se mantenga tan activo por todos los confines del planeta?
Sí, somos responsables de que día a día aumente el número de contagiados, pues a pesar de ver y estar enterados de lo que sucede en el mundo a consecuencia del coronavirus, un porcentaje alto de población de cada país ha desoído las advertencias de la Organización Mundial de la Salud, de que el tapabocas sirve para proteger su vida y la de las personas que están en su entorno.
Los humanos somos una especie tan compleja que nada nos convence: si tenemos un gobierno con carácter y decidió a cuidar la vida de sus ciudadanos los llamamos autoritarios y asesinos de la libertad individual de cada persona. Si vemos el otro lado de la moneda es lo mismo, es decir, si tenemos un gobierno débil que deja a la deriva a su pueblo entonces lo acusamos de homicidio doloso.
En esta ocasión, me siento avergonzada de pertenecer a la especie humana, porque no tomamos conciencia de que el encierro, el tapabocas, el vacunarse, es la única armadura contra la pandemia y quien no quiera así verlo, entonces no le importa morir, pero que hay de quienes si quieren hacerlo.

Síguenos también en Google Noticias de ContraRéplica para estar informado.

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
La fatal estafa Columnas
2021-01-28 - 01:51
Les urge ganar el Congreso Columnas
2021-01-28 - 00:51
Reelección: otra historia Columnas
2021-01-28 - 00:48
Héctor Fix-Zamudio. Columnas
2021-01-28 - 00:45
Todo para el vencedor Columnas
2021-01-28 - 00:44
Mal y tarde Columnas
2021-01-28 - 00:44
El juego por las alcaldías Columnas
2021-01-28 - 00:41
Línea 13 Columnas
2021-01-28 - 00:29
LA VENUSTIANO CARRANZA Columnas
2021-01-28 - 00:28
Loco, no demente Columnas
2021-01-28 - 00:27
+ -