facebook comscore
Información y criterio

Información y criterio

Columnas martes 22 de febrero de 2022 -

Durante el período neoliberal, los medios de comunicación masiva unieron sus esfuerzos para remplazar al Poder Judicial, y dejar a cargo “paneles de expertos” y montajes mediáticos.



¡Cómo no lo vamos a saber quienes hemos salido a la calle durante años exigiendo que se respete el estado de derecho! Lentamente, los paneles de expertos se convirtieron en los jueces que determinaban si una movilización social o expresión política era o no era legítima, buena o mala, saludable o perjudicial para el régimen neoliberal.



Estos escritores al servicio del poder conservador no han sido otra cosa sino voces rentadas. Abarcan desde periodistas, hasta intelectuales y científicos. El elemento común que todos ellos tienen es una excesiva necesidad por dinero, por lo cual rentan su nombre y en algunos casos hasta sus ideas para decir lo que sus empleadores les dicten o les envíen.



Gracias a esa nueva figura de la voz rentada, se fue acabando con la auténtica voz del periodismo mexicano. Al paso de todos estos años, los medios de comunicación masiva se convirtieron en una fábrica de medias verdades, deslegitimación del pueblo, y hasta de mentiras. Pero la consecuencia más terrible para nuestra sociedad ha sido la extinción del periodismo mexicano.



Sin duda, una de las grandes víctimas del neoliberalismo, de los conservadores y del crimen organizado, son los periodistas. En primer lugar, sustituyeron a nuestros periodistas con estas nuevas figuras de opinadores al servicio del mejor postor. Lo que hemos llamado en repetidas ocasiones “chayoteros”. Sin duda, es una palabra denigrante y despreciable, ya que muestra de forma dramática que el periodismo informativo está en peligro de extinción.



En segundo lugar; los lectores, los ciudadanos y hasta los servidores públicos han perdido la confianza en esos grandes medios de comunicación que durante todo el siglo XX fueron un cuarto poder político. La perdida de confianza en una institución social como la Comunicación, es una de las herencias terroríficas que nos dejo el régimen neoliberal. Sin duda, bajo la perspectiva de una economía moral y de una cartilla ética progresista, nacerán nuevas voces, neutrales, críticas y necesarias para la democracia del pueblo. No obstante, las benditas redes sociales han cubierto esos vacíos de información que el propio neoliberalismo y sus partidos conservadores crearon.



Recordemos que, en la época de los tecnócratas, los periodistas viajaban en el avión presidencial; incluso uno que otro era tratado como secretario de Estado.



Durante los tres años que nuestro movimiento lleva en el gobierno, nos enteramos de millonarios contratos que se otorgaron a los medios de comunicación masivos, pero para ejecutar negocios diferentes al de las comunicaciones. El ejemplo que ha resonado en las conferencias matutinas del presidente es del grupo periodístico que tiene concesiones para administrar reclusorios, donde por cada preso se pagan hasta seis mil pesos por día, más que cualquier hotel de lujo en las playas mexicanas.



Todas esas prebendas que tenían los trabajadores de la voz rentada se acabaron. Ya no hay mas viajes en jets privados, tampoco hay cenas elegantes, ni bonificaciones para que se hable bien del gobierno. Por primera vez en la historia, tenemos una prensa libre, y puede decir lo que quiera. Además, así lo hacen.



Durante estas décadas de neoliberalismo, fueron muy pocos los que siguieron haciendo investigación periodística como se enseña en las aulas. La mayoría sucumbió ante el dinero, y el dinero (poco o mucho) es un gran motivante para las personas que carecen de criterio, escrúpulos y formación política. Además, en la lógica del dinero, no hay valores morales, no se crea comunidad.



Ese tipo de comunicadores no ven nada malo en faltar a la verdad. Pueden mentir abiertamente sobre las luchas legitimas del pueblo, o los representantes del pueblo, como en el caso de nuestro presidente, de que quien se miente a diario y se genera mucha Infodemia desde medios de comunicación masiva. Para quienes somos luchadores de izquierda, pues las cosas no han cambiado. Estamos acostumbrados que nos quieran restar legitimidad, estamos seguros de que si nuestras organizaciones y luchas sociales son justas entonces serán atacadas desde la prensa. Así ha sido siempre.



En la actualidad, los conservadores, usan una estrategia que para nosotros es bien conocida. Mandan a un grupo de opinadores para hablar mal de nosotros y se despliegan en todos lados: en el pleno del Senado, en las instituciones públicas, en la radio, en la televisión, en el periódico digital o impreso. Asumen que las y los ciudadanos no tenemos la posibilidad de pensar por nosotros mismos. O de recurrir a otras fuentes de información como nuestros contextos cotidianos donde se viven las auténticas transformaciones de la vida pública de México. En el día a día el ciudadano genera su propio criterio, ejerce la libertad de expresión de decir lo que opina, así como de informarse con noticias y opiniones de toda índole.



Pero la derecha piensa que con una base social de cuentas de bots logrará generar percepciones diferentes sobre nuestras luchas sociales. Pues no es así, los bots son otro tipo de voces rentadas y los bots no votan. Las personas que venimos de la lucha social no somos bots. Cuando usamos un medio de comunicación digital o presencial somos activistas políticos. Pero hoy más que nunca, nuestro activismo social es prolífico, crítico, plural y principalmente libre de ejercer su derecho a disentir. Además, nuestras voces son gratis. No necesitamos pagar millones de dólares para rentar parlanchines o merolicos. Necesitamos millones de mexicanos informados.



Esa es la razón por la cual quienes rentan su voz se encuentran frente una encrucijada. La batalla que están dando en contra de nuestro presidente Andrés Manuel López Obrador, es una batalla que ya perdieron. Así que pueden pelear contra esta enorme muralla que se llama Información y Criterio, hasta caer vencidos. O pueden unirse a las nuevas formas de hacer comunicación política: cada ciudadano es un medio de comunicación.



No te pierdas la noticias más relevantes en instagram

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Musicologia Columnas
2022-05-20 - 08:33
Tiraditos Columnas
2022-05-20 - 00:12
Retrocede el Estado de Derecho en México Columnas
2022-05-20 - 00:11
La expulsión de Quirino Columnas
2022-05-20 - 00:11
Encrucijada de MC Columnas
2022-05-20 - 00:10
El aborto legal, salva vidas de mujeres Columnas
2022-05-20 - 00:09
Trata de médicos cubanos Columnas
2022-05-20 - 00:08
PRI en riesgo en Edomex e Hidalgo Columnas
2022-05-20 - 00:07
Línea 13. Columnas
2022-05-20 - 00:07
La credibilidad del Banco de México Columnas
2022-05-20 - 00:06
Tiraditos Columnas
2022-05-19 - 00:18
Reforma electoral del PRI Columnas
2022-05-19 - 00:17
¿CUÁL ES EL TEMOR? Columnas
2022-05-19 - 00:16
+ -