facebook comscore
Insatisfacción

Insatisfacción

Columnas lunes 30 de noviembre de 2020 - 00:00

Por Armando Hernández

De acuerdo con la mayoría de las corrientes filosóficas occidentales, el fin de la existencia del ser humano es la búsqueda de la felicidad. Bajo esa premisa se supone que todo lo que hacemos tiene como fin conseguir nuestra propia felicidad.

Aunque también podemos pensar que el ser humano no es más que un simple accidente evolutivo y nuestra existencia carece de finalidad en sí misma. Lo cierto es que de cualquier forma, diariamente le atribuimos sentido a nuestras vidas, siempre en la búsqueda de bienestar, lo que en cierta forma empata con la idea de felicidad.

Aunque estuviéramos de acuerdo en que todos los seres humanos buscan la felicidad, es evidente que no todos lo hacen de la misma forma. Ni siquiera hay una idea uniforme sobre qué es la felicidad. Cada quien pretende alcanzarla a través de sus propios medios.

La felicidad no parece ser un bien o un valor que esté fácilmente al alcance de todos. Tal parece que es un bien escaso o inaccesible. ¿No resultaría demasiado triste pensar que estamos aquí sólo para alcanzar algo que en realidad resulta inalcanzable?

Entre las muchas ideas sobre cómo alcanzar la felicidad, está el hedonismo (que plantea que la satisfacción del placer, es el camino para ser felices).

No estamos diciendo que placer, satisfacción y felicidad sean lo mismo, pero las sociedades contemporáneas son hedonistas. Los sistemas están creados para ofrecernos "felicidad" a través de la satisfacción de los placeres de los sentidos, mediante la adquisición de bienes de consumo.

Pero la cultura de la satisfacción es también la cultura de la insatisfacción.

Nuestro pensamiento dual nos hace ver como separados los extremos de algo que forma parte de un continuo. Lo que nos da placer, también nos produce sufrimiento. El apego y la aversión son dos caras de la misma moneda.

Desear algo, obtenerlo, desear conservarlo "para siempre”, para luego darnos cuenta de su impermanencia, es un ciclo de acciones humanas que nos llevan a una constante espiral de insatisfacción personal y social.

En ocasiones el pensamiento racional del ser humano, resulta ser bastante irracional. Buscamos ser felices a través de todo aquello que nos hace daño. Desear, poseer sentir apego y luego perder algo, es el ciclo constante de satisfacción e insatisfacción que envuelve la vida de los seres humanos. El placer de hoy, es el sufrimiento de mañana.

Romper ese ciclo implica salir del paradigma de la sociedad moderna occidental y hedonista de consumo; y construir nuevas formas de ser felices.

Lo importante es tener clara nuestra propia idea de felicidad, y alinear los medios disponibles para alcanzar ese fin.

Flor de Loto: En general, la sociedad está más dispuesta a decirnos qué debemos hacer para ser felices, que a construir su propia felicidad.



Síguenos también en Google Noticias de ContraRéplica para estar informado.

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
El regalazo que le dio la Fiscalía al Inai Columnas
2021-01-20 - 01:54
Tarea pendiente de legisladores Columnas
2021-01-20 - 01:36
“Ya párele presidente” Columnas
2021-01-20 - 01:28
Línea 13 Columnas
2021-01-20 - 01:13
El Peor Presidente de la Historia Columnas
2021-01-20 - 01:08
Renapo, inteligencia y migración pulcra Columnas
2021-01-20 - 01:01
Ingresos Columnas
2021-01-20 - 00:51
Contrato sin sangre: El mercader de Venecia Columnas
2021-01-19 - 13:15
Tiraditos Columnas
2021-01-19 - 00:43
Clara y la poderosa Iztapalapa Columnas
2021-01-19 - 00:42
+ -