facebook comscore
LOS DERECHOS DEL LECTOR

LOS DERECHOS DEL LECTOR

Columnas lunes 18 de enero de 2021 -

La actividad comunicativa de los seres humanos, si tomamos como base el uso de las habilidades lingüísticas en situaciones de intercambio cotidiano, suele privilegiar el habla (30%) y la escucha (45%); después siguen la lectura (16%) y la escritura (9%); según esta radiografía de Daniel Cassany, en la actualidad estaríamos viviendo en una sociedad oral, y visual, que privilegia los intercambios presenciales, sin excluir las redes, y deja en un segundo plano la interacción escrita.

En este contexto, cualquier programa de fomento a la lectura y la escritura no debiera soslayar dichas tendencias y prácticas de los usuarios de las lenguas maternas; quienes de manera natural prefieren la reciprocidad de las conversaciones orales, frente a los mensajes en los códigos escritos. Desde luego, a esta aparente polaridad hay que oponer la mediación de las redes sociales, que potencian nuevos intercambios a través de la hibridación de los lenguajes.

Sin embargo, los bajos niveles de lectura siguen siendo preocupantes para los diversos sectores sociales, quienes coinciden en su bondad para el desarrollo intelectual, crítico e informado de los jóvenes. Pero estas nobles aspiraciones no consideran los intereses de los adolescentes, quienes prefieren rechazar las “imposiciones” de los adultos y dan la espalda al “autoritarismo” y a los dogmas que coartan su libertad en rebeldía.

Por eso es tan oportuna la obra del francés Daniel Pennac, Como una novela, en cuyas páginas queda claro que los verbos “leer”, “amar” o “soñar” no admiten imposiciones, sino que nacen de una declaración profunda de la voluntad humana; se ama o se lee porque hay un impulso vital y una necesidad de agregar a nuestras vidas un complemento que nos hace falta. Desde luego, como sucede en los duelos amorosos, un pequeño apoyo o un leve empujón, como lo hiciera Celestina para facilitar los amores de Calixto y Melibea, no estaría de más.

Así, el profesor puede optar por el arte de la alcahuetería y desterrar las diatribas y anatemas que amenazan a los jóvenes con las penas del infierno si no leen y asumir, en cambio, una actitud de cómplice, guía o facilitar que comparte con los alumnos su propia experiencia de lectura; podrá describir el menú sin revelar el argumento o violar la trama textual; leer con ellos en voz alta, recordar la inocencia y los enigmas que imaginaron cuando sus padres o familiares les leyeron por primera vez.

Asimismo, es importante no separar el mundo del habla, la escucha o la lectura, ya que son habilidades que van juntas, también es recomendable no exigir actividades adicionales al acto de leer; recordemos que se lee por placer y todo placer verdadero es intransitivo, y muy difícil de comunicar. Pero, sobre todo, el lector tiene sus derechos naturales y el primero de ellos es a no leer. De modo que, si decide leer, todo será ganancia.


No te pierdas la noticias más relevantes en spotify

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Jodorowsky's Dune Columnas
2021-09-24 - 01:00
Tiraditos - 24 septiembre 2021 Columnas
2021-09-24 - 01:00
Provocaciones de medio sexenio Columnas
2021-09-24 - 01:00
Retraso Columnas
2021-09-24 - 01:00
Delincuencia y política: Focos rojos Columnas
2021-09-24 - 01:00
¡No toquen a la ciencia! Columnas
2021-09-24 - 01:00
Línea 13 - 24 septiembre 2021 Columnas
2021-09-24 - 01:00
Agravio de la derecha Columnas
2021-09-24 - 01:00
Linda Louise Eastman Columnas
2021-09-24 - 01:00
Evolución ¿Solo una teoría más? Columnas
2021-09-23 - 01:00
Amparo vs leyes e interés legítimo Columnas
2021-09-23 - 01:00
Latinoamérica: Al borde del abismo Columnas
2021-09-23 - 01:00
Debuta en Naciones Unidas Columnas
2021-09-23 - 01:00
Un problema, en el que se va la vida Columnas
2021-09-23 - 01:00
Zulma Columnas
2021-09-23 - 01:00
+ -