facebook comscore
Lamento boliviano

Lamento boliviano

Columnas miércoles 08 de enero de 2020 - 13:20


Por Sergio Martínez Estrada

Los asilados en la embajada de México en Bolivia deberían de aprender a templar el espíritu y solicitar clases de meditación, pues su estancia en la residencia mexicana por lo menos se extenderá hasta junio o julio y de ganar las elecciones cualquier fuerza política opositora a Evo Morales, seguramente hasta el 2024 serán huéspedes distinguidos, afuera, en la ciudad de La Paz les espera un largo camino jurídico.

De los refugiados quienes llaman la atención son, Juan Ramón Quintana, exministro de la Presidencia con Evo Morales y la exministra de Cultura, Wilma Alanoca Mamani, quienes no tomaron un avión ni salieron de Bolivia, fuentes consultadas comentan que son tres las razones que les llevaron junto con otros integrantes del gabinete a pedir amparo en la embajada mexicana.

Esto es, por indicación precisa de Morales con la intención de quedarse y desde ahí dirigir las protestas sociales contra la actual presidenta Jeanine Añez, la segunda, al renunciar Evo Morales, entraron en pánico y pensaron que el mejor recinto para resguardarse era la embajada mexicana, tercero, un olvido de Evo Morales, que les dejó sin posibilidad de salir de Bolivia, y así no poder dar información a nadie, ni negociar indulto.

De acuerdo con la prensa boliviana, sobre estos personajes pesan graves acusaciones, la matanza en el hotel Las Américas (2009) en donde perdieron la vida tres ciudadanos extranjeros; terrorismo y sedición (noviembre de 2019) actos violentos tras la renuncia de Evo Morales. En este punto también está acusada de terrorismo la exministra de Cultura, porque se encontraron bombas molotov en una dependencia del ministerio que dirigía.

Sobre Juan Ramón Quintana se ha documentado también estar involucrado en el caso de 33 camiones ingresados a Bolivia con contrabando, asunto que fue denunciado por el expresidente de la Aduana de ese país, César López.

El caso también documentado por el portal Bolivia noticias en 2008, dio a conocer que ese funcionario había acordado con un grupo de contrabandistas para que 17 camiones cargados con mercancía proveniente de Chile pasaran la frontera con Brasil; sin embargo, los “matuteros” aprovecharon la “benevolencia” de la autoridad y transportaron 33 motorizados con carga ilegal.

En ese mismo año, murieron 18 campesinos, conocida como “la masacre de Porvenir”, ahí, conforme a la información dada a conocer por el ahora expresidente de la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (CIDOB), Adolfo Chávez, hizo públicos unos videos con declaraciones de campesinos que fueron testigos de lo que aconteció.

Dicen que los extremos políticos se parecen, los gobiernos de Evo Morales y Añez tienen similitudes nada ideologizadas y si bastante pragmáticas para ejercer el poder; la persecución política contra sus opositores, exiliados y conflictos sociales en dónde hubo decesos.

Si bien la numeralia indica que durante la administración de Evo Morales oficialmente se consideraron 89 muertos, en el gobierno de Añez las protestas dejaron 25 fallecidos.

El Gobierno transitorio de Bolivia dio un giro de 180 grados en sus relaciones diplomáticas, busca alejarse de la ideología como política. Para Karen Longaric, durante 14 años, la pasada administración utilizó las embajadas y consulados como centros de operación política para consolidar la imagen de Evo Morales en el exterior.
Sin embargo su intento por ser más pragmáticos no les ha dado resultados satisfactorios, por lo menos con la expulsión de los representantes de México y España. Aunque sí tuvieron buenas secuelas con el relevo de los embajadores bolivianos, la salida del ALBA y Unasur, así como la ruptura con Venezuela que es vista con buenos ojos en la Casa Blanca.

Ahora los gobiernos de México y Bolivia están en un situación impensable; unos piden entregar a los asilados, otros, darles salvoconductos. Lo que se avecina es que ni uno ni lo otro.

Tendría que haber cambios radicales para establecer una entrega parcial de quienes tengan juicios de menor rango y puedan llevar el proceso ordenado en Bolivia, o buscar que un tercer país, (con la anuencia de el gobierno estadounidense) asile a los más identificados socialmente con la administración de Evo Morales, quien por cierto ahora come churrascos y seguro bebe buenos vinos, mientras dos gobiernos tienen un lamento boliviano.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Un señuelo… Columnas
2020-07-09 - 01:34
256 versiones, una historia Columnas
2020-07-09 - 01:24
Trump, el oportunista Columnas
2020-07-09 - 01:20
e-justicia Columnas
2020-07-09 - 01:19
¿Qué es un debate joven? Columnas
2020-07-09 - 01:19
“La prostitución de los sentimientos” Columnas
2020-07-09 - 01:18
+ -