facebook comscore
MORENA se renueva

MORENA se renueva

Columnas miércoles 27 de julio de 2022 -


Antonio Gramsci dice en sus Notas sobre Maquiavelo que ‘en la época moderna, el protagonista del nuevo Príncipe no podría ser un héroe personal sino un partido político, el determinado partido que en cada momento dado y en las diversas relaciones internas de las diferentes naciones intenta crear un nuevo tipo de Estado’.

Él estaba reinterpretando el texto clásico de El Príncipe, atribuyéndole la función de unificación y dirección del Estado a una nueva forma histórica que ya no podía ser personal sino colectiva y que para él tendría que ser el Partido Comunista, que fuera fundado con su liderazgo en 1921.

Al margen de que el proyecto comunista no sea más que un fantasma con el que ridículamente siga peleándose alguno que otro conservador inculto, con lo que nos tenemos que quedar de la reflexión de Gramsci es con la idea de que todo partido político, cuando es histórico –es decir, cuando tiene densidad histórica–, es porque en él anidan tendencias fundamentales de transformación estructural del Estado.

MORENA es un partido histórico, no tengo duda. Es el resultado de décadas de lucha política y social entre medio de la cual ha surgido uno de los liderazgos carismáticos más importantes de la historia moderna de México: Andrés Manuel López Obrador, en cuya trayectoria se condensa la tendencia de Chilpancingo, la tendencia de la Reforma y la tendencia cardenista de la revolución mexicana mediante las que se estructuró el Estado mexicano moderno y se afirmó México en el mundo como nación soberana y respetada.

En los próximos días, tendrá lugar el proceso de renovación de parte de su Comité Ejecutivo Nacional, y es de todo el interés que se desarrolle de una manera adecuada y clara. López Obrador es el presidente más votado de la historia, y el reto ahora es transformar esa potencia electoral (alrededor de 30 millones de votantes) en base política y social organizada del partido más importante de la historia reciente de México.

Es un reto mayúsculo, pues supone la astucia y la prudencia maquiavélica, como diría Gramsci, para conjugar la eficacia electoral con la consistencia político-ideológica, teniendo en cuenta que, si no se ganan elecciones, de nada sirve el puritanismo ideológico o el sectarismo (que Lenin caracterizó como infantilismo de izquierda).

Mario Delgado ha mostrado una eficacia contundente, y ha dado resultados que difícilmente se hubieran logrado de no estar él al mando del partido. Él es también por tanto el mejor liderazgo para operar una transformación fundamental que aleje a MORENA de la lógica del movimiento de la oposición y la resistencia a la de partido en el poder con capacidad de dirección y liderazgo nacional, y en cuyo proyecto de nación se puedan ver y reconocer, en definitiva, todas las clases y grupos sociales de la sociedad en su conjunto.


No te pierdas la noticias más relevantes en tik tok

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Nueva normalidad...de la violencia Columnas
2022-08-17 - 09:53
El “mártir” de Mar-a-Lago Columnas
2022-08-17 - 01:00
Octygeek Columnas
2022-08-17 - 01:00
Los niños de la minería Columnas
2022-08-17 - 01:00
Imagen del Poder Judicial Columnas
2022-08-17 - 01:00
Profeco, izzi y T-Systems; buenas nuevas Columnas
2022-08-17 - 01:00
Nueva normalidad...de la violencia Columnas
2022-08-17 - 01:00
Línea 13 . Columnas
2022-08-17 - 01:00
Tiraditos Columnas
2022-08-17 - 01:00
¡CUIDADO CON LAS “MONTAVIAJES”! Columnas
2022-08-16 - 01:00
MÉXICO EN LLAMAS Columnas
2022-08-16 - 01:00
+ -