facebook comscore
Mafiosos clásicos.

Mafiosos clásicos.

Columnas miércoles 22 de junio de 2022 -


El peso de los medios está volcado hacia dos temas: la sucesión presidencial, aunque falta la tercera parte del sexenio, y la violencia. En este último tema, el gobierno federal ha hecho hincapié en que, si bien se reconoce que hay problemas en ciertas regiones, “no es ya el Estado quien está ejerciendo violencia contra el pueblo”. Y de ahí se pasa a la reducción en la letalidad de los operativos policiales y militares, y cosas así. Pero esta posición me interesa porque da lugar a un gran malentendido, sobre todo en el marco de un delito que está repuntando en lugares tan distintos, estructuralmente, como el Estado de México y Chiapas: la extorsión. Para decirlo con sencillez, hay delitos que son los más peligrosos para la legitimidad de la autoridad, aunque no sean los de mayor impacto social: a una comunidad la lesiona de forma más grave un homicidio o un secuestro, pero a quien la gobierna, le afecta especialmente la justicia privada (el vigilantismo a la Batman, y los ajustes de cuentas) y la extorsión. Explico porqué.

Los autores que más sirven para entender el fenómeno del crimen organizado desde sus cimientos son los historiadores y sociólogos especialistas en la mafia italiana previa a la Segunda Guerra Mundial (Salvatore Lupo, Diego Gambetta), porque ellos logran desentrañar la esencia del mafioso (el criminal organizado, diríamos hoy).

A partir de la prohibición estadounidense, por un lado, y de la explosión del narcotráfico colombiano de cocaína en los años 80, se asoció el crimen organizado con un mercado de productos ilícitos. Tiene sentido, porque el margen de utilidad en el tráfico de sustancias adictivas donde el Estado se dedica sólo a reducir la oferta, es un negocio redondo. Sin embargo, la mafia no comenzó así.

Comenzó como un negocio de protección privada (forzosa) a los habitantes y comerciantes de una comunidad donde el Estado fallaba en proporcionarla. No es casualidad que la mafia florezca en países donde la presencia de la autoridad legal es débil y los medios de violencia legítima son ineficientes. Pero se trataba de cobrar protección a todos, sobre todo a los comerciantes de bienes y servicios lícitos, desde zapateros hasta vendedores de fruta. Entonces, lo esencial del crimen organizado no son sus bienes (puede ser droga, pero también aguacate), y no son tampoco sus formas (la ostentación, las pistolas de oro y los corridos son accidentes, no rasgos esenciales). Aunque más cercanos, tampoco son totalmente esenciales todos los delitos que cometen, pues muchos son costos asumidos por el control del mercado, más que parte de su negocio principal (el homicidio, el más tangible).

Lo esencial de un mafioso, como dice Gambetta, es que es mucho más complejo que un delincuente común, pues es alguien que establece, con relativo éxito, un orden normativo paralelo al estatal, que los ciudadanos obedecen, a veces por conveniencia, y a veces por miedo, pero suele ser más vigente y eficaz que el otro, el formal.

El mafioso, dentro de su feudo (una colonia, un municipio, una región), brinda seguridad (comprada), recauda impuestos (derecho de piso) y administra justicia (a balazos). No es un estado feudal, porque el vasallaje no es voluntario, es un contrato social primitivo, y siempre cambiante. Y a todo esto, lo que lo sustenta es la protección, a cambio de la tributación. La extorsión es posible, a gran escala, sólo en un espacio al que el Estado ha renunciado a controlar. Por eso la extorsión erosiona más la legitimidad de una autoridad que casi cualquier otro delito. Por eso no debería tratarse como uno más, porque si los criminales ya no se conforman con traficar droga y huachicol, sino que han puesto sus miras en controlar los precios del limón, el pollo y el huevo, esa inflación artificial generada por la tributación múltiple, puede tener consecuencias macroeconómicas y de seguridad nacional. Sin exagerar.


No te pierdas la noticias más relevantes en instagram

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
¿Ámbito electoral o parlamentario? Columnas
2022-07-01 - 01:00
Comparaciones Columnas
2022-07-01 - 01:00
“Ilusiona el tenis mexicano” Columnas
2022-07-01 - 01:00
Política electoral Columnas
2022-07-01 - 01:00
LOS CUESTIONAMIENTOS A DOS BOCAS Columnas
2022-07-01 - 01:00
Adiós a las influencias Columnas
2022-07-01 - 01:00
El regreso al Viejo Oeste Columnas
2022-07-01 - 01:00
Línea 13 . Columnas
2022-07-01 - 01:00
Tiraditos Columnas
2022-07-01 - 01:00
UNA VELA MÁS, FELICIDADES LMB Columnas
2022-06-30 - 01:00
La normalidad de los retenes. Columnas
2022-06-30 - 01:00
MOVILIDAD DE PISO PAREJO Columnas
2022-06-30 - 01:00
+ -