facebook comscore
Milei y la cuestión argentina

Milei y la cuestión argentina

Columnas miércoles 22 de noviembre de 2023 -

La noticia cayó como bomba en muchos lados. El candidato ganador en la elección presidencial de Argentina Javier Milei venció por poco más de diez puntos porcentuales a su rival Sergio Massa, actual ministro de Economía del bloque peronista-progresista que no pudo contener la que terminó siendo una avasallante campaña de encendida retórica y demagogia por parte de un candidato de perfil excéntrico, estrafalario (su pelo, además de parecer una peluca, parece también el de una caricatura japonesa de superhéroes) y ultra-liberal o anarco-capitalista con algunos elementos de racismo fascistoide (un amigo mío me dijo un día, con toda razón, que el mamarracho de Ricardo Salinas Pliego podría ser un Milei a la mexicana), pero que al final terminó por representar y resumir en su figura y discurso el repudio aplastante hacia la clase política en general por parte de una mayoría electoral que ha decidido optar por un cambio radical mediante la conocida fórmula y engaño del “político supuestamente no-político”.

Hay varios elementos que hay que tomar en cuenta para la comprensión de este resultado tan sorprendente, sobre todo por el hecho de ser también ciertamente escandaloso el carácter del presidente electo Milei, que lo mismo puede ser visto en redes sociales insultando como sociópata a sus interlocutores o bailando disfrazado de super héroe o algo parecido en mítines por doquier. ¿Cómo es posible que alguien así haya ganado la presidencia?, se pregunta uno de inmediato.

Pero aquí no basta con asumir la irritante actitud del progre cosmopolita o el izquierdista victimista moral e intelectualmente superior que no baja de imbécil integral al que haya votado por Milei, sobre todo porque Milei no es causa sino resultado de un proceso integral de crisis y descomposición en donde la responsabilidad tiene que ser repartida de manera ponderada y a todos por igual, sobre todo por aquello de que toda sociedad tiene el gobierno, y los políticos (incluidos los políticos no-políticos), que se merece.

Por un lado, está el problema del repudio generado por la división social que, según muchos, ha producido Cristina Fernández (es común escuchar lo mismo en relación a AMLO: que ha dividido y enfrentado a la sociedad), ante lo que no se puede más que decir que ese es un problema crónico de incomprensión de lo que es la política, que supone de manera constitutiva el conflicto. Otra cosa es querer verlo o no.

Por el otro está la reacción posible que acaso esté teniendo la sociedad argentina de forma mayoritaria, según se ve, hacia las políticas identitarias y el progresismo hippie-burgués, multicultural y globalista (feminismo radical, ideología transgénero, etnologismo) en el que ha incurrido torpemente la izquierda ingenua y pánfila, ante lo que la gente lo que pide es un poco de sentido común siendo entonces el de Milei (o Bolsonaro en Brasil) un revulsivo peligroso al que se ha acudido solamente como mecanismo de freno y contención de algo que se quiere detener.

Y está sobre todo el problema tremendo de la gestión económica, con una hiperinflación exorbitante que es lo que tiene asfixiado al pueblo argentino, ante lo que hay que decir que no es cierta del todo la tesis liberal (que es el caso de Milei) según la cual la causa de la inflación es, o el exceso de circulante en la economía, que es lo que querría acabar Milei con la dolarización, o el exceso de gasto público no productivo (el gasto social), que es lo que querría acabar con una jibarización del gobierno; el problema hiperinflacionario tiene que ver sobre todo con la alta concentración de poder de las grandes empresas (que se manejan por encima de las leyes de oferta y demanda y trasladan sin competencia los aumentos de costos hacia los precios), la concentración de riqueza en pocas manos y el endeudamiento histórico en dólares con el Fondo Monetario Internacional con el que quedó comprometida Argentina en el gobierno de Macri, y que tiene contra las cuerdas y sin salida al gobierno.

Habrá que ver ahora qué ocurre con Milei.


No te pierdas la noticias más relevantes en twitter

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Xóchitl, cada vez más sola Columnas
2024-04-16 - 01:00
Línea 13. Columnas
2024-04-16 - 01:00
Los saldos del primer debate presidencial Columnas
2024-04-16 - 01:00
PIERDE DINAMISMO LA ECONOMÍA MEXICANA Columnas
2024-04-16 - 01:00
¿Irán a responder en Israel? Columnas
2024-04-16 - 01:00
TIANGUIS TURÍSTICO DE ACAPULCO Columnas
2024-04-16 - 01:00
Percepciones, democracia y un informe frágil Columnas
2024-04-16 - 01:00
Campañas para jóvenes, ¿y las propuestas? Columnas
2024-04-16 - 01:00
UN MUNDO SIN TORTURA Columnas
2024-04-16 - 01:00
TIRADITOS Columnas
2024-04-15 - 01:00
Línea 13. Columnas
2024-04-15 - 01:00
Sigue controversia por Infonavit-constructor Columnas
2024-04-15 - 01:00
Se va quedando sola X Columnas
2024-04-15 - 01:00
Edadismo, discriminación y derechos humanos Columnas
2024-04-15 - 01:00
+ -