facebook comscore
Notorious RBG.

Notorious RBG.

Columnas jueves 01 de octubre de 2020 - 06:41



Por Francisco Castellanos

Ruth Bader Ginsburg -Kiki- cambió el derecho en los Estados Unidos de América. Para los constitucionalistas, incluso fue más allá de eso; en realidad, transformó los roles sociales de mujeres y hombres, convirtiéndose en un ícono del feminismo a nivel mundial.

Hacia la década de los 50´ ingresó a estudiar el bachillerato en la Universidad de Cornell, donde conoció a Marty Ginsburg, su amigo, cómplice, amor y compañero de quien RBG diría en alguna ocasión: Marty fue el compañero de escuela más inusual que conocí, tenía una autoestima muy alta y una gran confianza en sí mismo y fue el único hombre al que no le importó que yo tuviera cabeza.

En 1956, RBG se matriculó en la Universidad de Harvard, en cuya generación había nueve alumnas y quinientos alumnos. Finalmente, se graduó por Columbia, siendo una de las 25 estudiantes más brillantes de la Facultad de Derecho en la historia de la Universidad. Los inicios de su carrera estuvieron marcados por el rechazo y la discriminación por su sola condición de mujer, lo que sellaría definitivamente su vida profesional.

En una época en que aún era incipiente, RBG recaló fuerte en el litigio estratégico en los Estados Unidos, sabedora de que esa plataforma le permitiría cuestionar los grandes paradigmas sociales existentes hasta ese momento, que se mantenían por un status quo interpretativo de la Constitución y el ordenamiento norteamericano, especialmente, en materia de discriminación hacia la mujer para mantener los privilegios patriarcales.

Desde ese punto, junto con la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles, RBG se convirtió en la abogada del caso Fronteiro v. Richardson. Fronteiro era una ciudadana incorporada a la milicia que solicitó un subsidio para adquirir una vivienda, prestación que le fue negada por su calidad de mujer. En las primeras instancias se confirmó la negativa, pero ante la Corte Suprema RBG sostuvo una discriminación con base en el género, lo que alegó contrario al derecho de igualdad, equiparable a lo que sucedía con las discriminaciones raciales. La Corte determinó una vulneración al principio de protección igual ante la ley.

Otro caso relevante fue Weinberg v. Wiensenfeld. Wiensenfeld fue un hombre viudo que solicitó servicios de seguridad social para él y su hijo que le fueron negados, porque la ley establecía como beneficiarias a las mujeres viudas. El asunto fue llevado hasta la Suprema Corte, quien dio la razón a RBG al determinar que la discriminación basada en género era inconstitucional.

Los logros de RBG en el litigio estratégico, que modificaron por completo el entendimiento constitucional del principio de igualdad y dieron vigencia al principio de paridad de género, le proporcionaron una estatura jurídica inmensa, lo que le valió para que en 1993 el Presidente Clinton la propusiera como Ministra de la Suprema Corte de Justicia.

Ya desde la Corte, en el emblemático caso U.S. v. Virginia, en que se demandó al Instituto Militar de Virginia porque solamente aceptaba hombres, RBG señalaría con autoridad que las clasificaciones basadas en el sexo son inválidas, pues niegan a las mujeres las mismas oportunidades para aspirar y participar en actividades sociales que tienen los hombres.


De RBG podrían escribirse ríos de tinta. Baste cerrar con 2 de sus pensamientos que serán guía para todas las generaciones por venir: i. La sociedad no nos está pidiendo permiso para cambiar sus relaciones sociales, eso ya está pasando sin el permiso de tribunal alguno, las cortes deben garantizar ese cambio. ii. ¿Cuándo diremos que hay suficientes ministras en la Suprema Corte? Cuando haya nueve.

Descanse eternamente desde la colina de Virginia, en Arlington, vigilando por siempre la Ciudad de Washington.

Quiero felicitar especialmente a Contra Réplica por estos 2 años de trabajar decididamente en favor del fortalecimiento de nuestra democracia, informando con objetividad e imparcialidad, y dando voz a expresiones plurales que contribuyen a la construcción de una sociedad cada vez más informada y deliberativa en el espacio público. Que vengan muchos más ¡enhorabuena!

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Tiraditos Columnas
2020-10-23 - 00:27
¿De regreso al semáforo rojo? Columnas
2020-10-23 - 00:27
Una reflexión sobre fideicomisos Columnas
2020-10-23 - 00:17
Fideicomisos e información pública Columnas
2020-10-23 - 00:11
Las Fuerzas Armadas en el Conflicto Columnas
2020-10-23 - 00:09
Misóginos en el Gabinete Columnas
2020-10-23 - 00:08
+ -