facebook comscore
Obesidad infantil. La sentencia de un pueblo enfermo

Obesidad infantil. La sentencia de un pueblo enfermo

Columnas martes 18 de agosto de 2020 - 00:58

Senador José Narro Céspedes

El Covid 19 puso en el escenario al elefante que vive en nuestra sala y que, como sociedad, habíamos decidido ignorar: “la obesidad”.

Nos encontramos con la sorpresa de una realidad que teníamos enfrente, un México enfermo, frágil y expuesto a una enfermedad que se fortalecía a partir de nuestras debilidades en el sistema inmunológico, es decir, los grupos vulnerables son conformados con personas de cualquier edad con el sistema inmunitario debilitado.

Aunque todavía no se conoce con exactitud cómo funciona el coronavirus COVID-19, la mayoría de las defunciones por coronavirus se deben al caos que el virus provoca en el sistema inmunitario, y no al daño causado por el virus en sí.

La población mayor y pacientes con otras enfermedades o inmunodeprimidos son los que sufran las consecuencias más graves por el virus. Es decir, se necesita un organismo débil para que la enfermedad cause la muerte.

Esta realidad, nos lleva a pensar en una de las más grandes enfermedades en México, que, como país, nos hace un país vulnerable. La obesidad es un factor de riesgo para una enfermedad más grave por coronavirus.

La obesidad es una enfermedad que cabalga entre los límites de la medicina, la nutrición, la psicología y el ámbito de lo sociocultural.

Tenemos que pensar en la población más joven, misma que, de seguir en este camino, está condenada a ser parte de una sociedad enferma.

Niñas y niños obesos, significa jóvenes obesos y esto en muchos casos, jóvenes qué mueren por diabetes, enfermedades renales y del corazón.

De acuerdo con la OCDE se traduce en que cerca del 73% de la población padece obesidad y de este porcentaje, el 34% sufre obesidad mórbida, en nuestro país 1 de cada 8 niños y niñas menores de 5 años presentan una talla baja para su edad.

Sin embargo, México vive diversas realidades en los niños con obesidad y la más grave, es la que viven millones de niñas y niños. El 50% de la población en México vive en una ofensiva pobreza y sus hijos están condenados al hambre o a la obesidad provocada por la necesidad de llenar sus estómagos sin nutrientes, pues el acceso a alimentos sanos es un asunto de lujo.

Atacar el hambre y la obesidad es un asunto de justicia pura. Es atacar la inseguridad alimentaria y el derecho a la vida y a una vida digna y sana.

Esto reclama una transformación profunda de los sistemas alimentarios, para proporcionar a la creciente población mexicana una alimentación saludable y producida de manera sostenible. no hay ninguna región libre de la epidemia del sobrepeso y la obesidad, y subraya la necesidad de enfoques multifacéticos y multisectoriales para detener y revertir estas inquietantes tendencias.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Tiraditos Columnas
2020-09-22 - 01:28
Limpieza profunda en la CDMX Columnas
2020-09-22 - 01:28
“UN PROBLEMA SIN NOMBRE” Columnas
2020-09-22 - 01:18
¡Urge  cambio,  CNDH sin rumbo! Columnas
2020-09-22 - 01:13
+ -