facebook comscore
Repensar el presupuesto al  programa de escuelas de tiempo completo

Repensar el presupuesto al programa de escuelas de tiempo completo

Columnas miércoles 23 de septiembre de 2020 - 00:46

Si hay un programa en la política educativa que ha generado consenso en su efectividad y en la necesidad de que continúe, es el de las Escuelas de Tiempo Completo, que de acuerdo a la información dada por el subsecretario de Educación Básica de la SEP, Marcos Bucio Mújica, tiene una cobertura de 27 mil 63 escuelas, 13 mil de ellas ubicadas en zonas de alta y muy alta marginación, y que benefician a 3.5 millones de alumnos.
Las Escuelas de Tiempo Completo son un espacio en donde se promueve y permite el desarrollo físico, humano, psicológico y mental de los alumnos, de manera tal, que sus circunstancias socioeconómicas no fueran un factor que determinara los resultados y su crecimiento educativo, ya que si algo han documentado y evidenciado pruebas como ENLACE y PISA, es que los estudiantes en contextos desfavorecidos obtienen bajos promedios.
Los alumnos están en la escuela 8 horas, tiempo en el que además de lograr cubrir de mejor manera la currícula escolar, integran otras materias complementarias que responden a las necesidades académicas de la comunidad educativa como el inglés, artes, computación, educación física, etc.; ya que el modelo pedagógico del PETC promueve la autonomía de la gestión escolar; y el elemento que más resalta para muchos en este programa y que hoy, ante las circunstancias de salud que estamos viviendo, es un factor fundamental, es que cuentan con los horarios, infraestructura y personal para proveerles de una alimentación nutritiva y equilibrada a los estudiantes.
Por ello, no tiene explicación alguna el hecho de que en el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación de 2021, al Programa de Escuelas de Tiempo Completo tenga un recorte de 100%, lo que en palabras de una directora de Primaria, “es un error ya que en los últimos años se ha comprobado que estas escuelas han elevado el aprovechamiento académico y mejorado la calidad educativa, además con el presupuesto que se nos da, hemos realizado mejoras a la infraestructura y los alumnos han recibido el beneficio de alimentación nutritiva, sin dejar de mencionar que los docentes que tienen doble plaza realizan su labor en un solo lugar y otros docentes son empleados en el sistema de compensación”.
Ante esto, habrá quien diga que a cambio al programa de La Escuela es Nuestra se le está aumentando el 63% de presupuesto; sin embargo, el o los objetivos no son los mismos, este programa nació con el objetivo de entregar recursos a padres de familia para que ellos se encargaran de hacer mejoras a la infraestructura de los inmuebles, y aunque este año los facultaron para asesorías y tutorías, no tiene la misma visión que las escuelas de tiempo completo.
Si el lema de este gobierno es “Primero los Pobres”, lo ideal sería dar una revisión objetiva a los resultados de las escuelas de tiempo completo y sin importar cuándo o quién la inició, priorizar a quien está beneficiando y lo que se está logrando.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Contenido patrocinado
Notas Relacionadas
Para medirle el agua a los camotes Columnas
2020-10-29 - 01:24
Obedézcase, pero no se cumpla, parte 8 Columnas
2020-10-29 - 01:01
EEUU: INTEGRIDAD ELECTORAL FRAGILIZADA Columnas
2020-10-29 - 00:57
PRÁCTICAS MONOPÓLICAS VS IMSS Columnas
2020-10-29 - 00:56
¿La regresión textualista? Columnas
2020-10-29 - 00:51
+ -