facebook comscore
Respaldo incondicional desde el Senado a la 4T.

Respaldo incondicional desde el Senado a la 4T.

Columnas lunes 06 de diciembre de 2021 -


La semana pasada el secretario de Gobierno, Adán Augusto visitó la sede del Senado de la República cuando la propuesta para ocupar la titularidad del Banco de México comparecía o, más bien dicho, exponía su intervención al sostener en sus argumentos de porqué debería ser ella.

Curiosamente llamó mucho la atención que, en un momento como ese, el titular de Bucareli llegará acompañado de Ricardo Monreal.

En el mismo momento, las comisiones que atendieron la comparecencia de Victoria Rodríguez Ceja daban por hecho que, el respaldo a la propuesta del presidente López Obrador, traía un cobijo especial.

Fue muy explícito el respaldo. Asimismo, desde distintos ángulos reafirmamos perfectamente que, tanto el poder ejecutivo y legislativo, tienen una enorme coordinación en las tareas de fortalecimiento de la agenda pública.
Tanto en los proyectos o las iniciativas, como en la realidad para lograr una política integral, el Senado de la República ha cumplido a cabalidad.

La evidencia más notable de la coordinación política ha sido, hace unos días, la aprobación por mayoría de la propuesta de Victoria Rodríguez Ceja, como nueva gobernadora del Banco de México.

Como ha ocurrido en los primeros tres años legislativos el Senado de la República es, en la vía de los hechos, una columna vertebral que sostiene el proyecto no solo por su congruencia, sino porque ha tenido en sus manos grandes etapas que han aterrizado en Reformas al marco constitucional y, todas ellas, han salido en consenso.

En este caso no fue la excepción: el Senado respaldó irrestrictamente la propuesta del presidente López Obrador. Incluso, algunos grupos que han sido etiquetados de oposición acudieron al llamado de Ricardo Monreal quien, desde hace días, cabildeó el asunto con los bloques internos.

La tarea era, como en todos los casos, compleja pero políticamente posible. Fue necesario hablar con la totalidad de los grupos internos y, al final de cuentas, resultó favorable la estrategia de comunicación y coordinación, lo mismo, la capacidad y oficio que ejerce Ricardo Monreal que desde que llegó la propuesta al senado, se ocupó personalmente del asunto.

Tomó en sus manos esa responsabilidad y, como ha sido una costumbre, entregó buenas cuentas al presidente López Obrador. Eso no solo reafirmó el trabajo en equipo, sino el compromiso de un numeroso grupo de senadores de Morena liderados por Ricardo Monreal.

A raíz de eso, se rompe toda especulación de que no hay coordinación entre los poderes. A pesar de que hay autonomía, hay concordancia y empatía de un mismo proyecto de la llamada Cuarta Transformación donde Ricardo Monreal, es una pieza clave del engranaje.
Así, se explican tantas visitas del secretario de gobierno, Adán Augusto que desde que tomó las riendas de Bucareli, se coordina para enfrentar los retos y proyectos con Ricardo Monreal que es, en los hechos, un auténtico líder y referente del Senado de la República. Prueba de ello es, como ha sido siempre, un aliado incondicional de López Obrador.


No te pierdas la noticias más relevantes en dailymotion

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Que las escuelas se mantengan abiertas Columnas
2022-01-19 - 01:00
Rápido e impactante ha sido el colapso de Boris Johnson. Como dice la revista Prospect, el resto del  su mandato podría medirse en semanas. Este líder populista está demostrando carecer del “efecto teflón” característico de muchos de sus congéneres de otras partes del mundo. En efecto, muchos populistas mantienen altos niveles de popularidad por mucho tiempo, a pesar de sus pifias y malos gobiernos: Erdogan, Putin, Orban, y Duterte son algunos de los muchos ejemplos. Pero, finalmente, no en el Reino Unido. Aun queda algo del buen sentido común británico. Los escándalos de las varias fiestas celebradas en Downing Street mientras el resto del país vivía un estricto confinamiento a causa del COVID y durante el luto por la muerte del príncipe consorte han devastado la credibilidad y autoridad del premier, quien también es señalado por el pago por parte de un donador electoral de más de cien mil libras por la remodelación de su departamento.  Los defectos de carácter de Boris son bien conocidos. Es indisciplinado, caótico y cree tener el derecho de salirse siempre con la suya. Es una fábrica de escándalos. Son innumerable las historias de sus tropelías como figura pública. Siendo periodista lo despidieron de The Times por inventar historias. Durante su mandato ha revelado un absoluto desprecio por las reglas, los precedentes, el orden y la estabilidad. Sencillamente no es apto para ejercer el cargo de primer ministro. El Reino Unido tiene en el a un gobernante pueril e impredecible cuyo principal “éxito” político, el Brexit, esta resultado un desastre, con el Reino Unido perdiendo el control de su economía y de sus fronteras.  Johnson se ha convertido en un pasivo electoral. Fue elegido para liderar su partido porque sabía cómo ganar elecciones, pero ahora su atractivo ha desaparecido. Pronto podría enfrentar una consulta dentro del Partido Conservador dedicada a destituirlo. Por mientras, un 56 por ciento de la población pide su renuncia, según encuestas. Las condiciones de su aplastante triunfo electoral de 2019 (su retórica antieuropeísta y la debilidad de su contrincante, Jeremy Corbyn) son irrepetibles, en virtud al fracaso del Brexit y a surgimiento de un líder opositor solvente en la persona de Keir Starmer.  El verdadero examen serán las elecciones locales a celebrarse en mayo. Si van mal para los conservadores será el último clavo en la tumba de Boris. Por lo pronto, el primer ministro trata de salvar el pellejo con una purga de su equipo y, para variar, con medidas demagógicas, como poner al ejército a controlar la inmigración y congelar la financiación pública de la BBC. Pero todo indica el fin de la tolerancia para el talante descarado de Johnson. No se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo Columnas

Rápido e impactante ha sido el colapso de Boris Johnson. Como dice la revista Prospect, el resto del su mandato podría medirse en semanas. Este líder populista está demostrando carecer del “efecto teflón” característico de muchos de sus congéneres de otras partes del mundo. En efecto, muchos populistas mantienen altos niveles de popularidad por mucho tiempo, a pesar de sus pifias y malos gobiernos: Erdogan, Putin, Orban, y Duterte son algunos de los muchos ejemplos. Pero, finalmente, no en el Reino Unido. Aun queda algo del buen sentido común británico. Los escándalos de las varias fiestas celebradas en Downing Street mientras el resto del país vivía un estricto confinamiento a causa del COVID y durante el luto por la muerte del príncipe consorte han devastado la credibilidad y autoridad del premier, quien también es señalado por el pago por parte de un donador electoral de más de cien mil libras por la remodelación de su departamento. Los defectos de carácter de Boris son bien conocidos. Es indisciplinado, caótico y cree tener el derecho de salirse siempre con la suya. Es una fábrica de escándalos. Son innumerable las historias de sus tropelías como figura pública. Siendo periodista lo despidieron de The Times por inventar historias. Durante su mandato ha revelado un absoluto desprecio por las reglas, los precedentes, el orden y la estabilidad. Sencillamente no es apto para ejercer el cargo de primer ministro. El Reino Unido tiene en el a un gobernante pueril e impredecible cuyo principal “éxito” político, el Brexit, esta resultado un desastre, con el Reino Unido perdiendo el control de su economía y de sus fronteras. Johnson se ha convertido en un pasivo electoral. Fue elegido para liderar su partido porque sabía cómo ganar elecciones, pero ahora su atractivo ha desaparecido. Pronto podría enfrentar una consulta dentro del Partido Conservador dedicada a destituirlo. Por mientras, un 56 por ciento de la población pide su renuncia, según encuestas. Las condiciones de su aplastante triunfo electoral de 2019 (su retórica antieuropeísta y la debilidad de su contrincante, Jeremy Corbyn) son irrepetibles, en virtud al fracaso del Brexit y a surgimiento de un líder opositor solvente en la persona de Keir Starmer. El verdadero examen serán las elecciones locales a celebrarse en mayo. Si van mal para los conservadores será el último clavo en la tumba de Boris. Por lo pronto, el primer ministro trata de salvar el pellejo con una purga de su equipo y, para variar, con medidas demagógicas, como poner al ejército a controlar la inmigración y congelar la financiación pública de la BBC. Pero todo indica el fin de la tolerancia para el talante descarado de Johnson. No se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo

2022-01-19 - 01:00
Sobre aviones, 5G y la compra Activision Columnas
2022-01-19 - 01:00
¿Cripto qué? Israel González Delgado Columnas
2022-01-19 - 01:00
Perfil del relevo de Lorenzo Columnas
2022-01-19 - 01:00
Italia, leyes y jueces contra la mafia Columnas
2022-01-19 - 01:00
Línea 13 . Columnas
2022-01-19 - 01:00
Tiraditos Columnas
2022-01-19 - 01:00
Repensar los partidos políticos Columnas
2022-01-18 - 14:54
El discurso de odio de la oposición Columnas
2022-01-18 - 01:00
La batalla por la Revocación, una crónica Columnas
2022-01-18 - 01:00
+ -