facebook comscore
Sombras en Samarcanda

Sombras en Samarcanda

Columnas miércoles 21 de septiembre de 2022 -

“China está dispuesta a hacer esfuerzos con Rusia para asumir su responsabilidad de grandes potencias y tomar el papel de guía para inyectar estabilidad y energía positiva en un mundo caótico”. Este fue el grandilocuente y “generoso” ofrecimiento dado por el dictador Xi Jinping a la humanidad durante la pasada cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS), celebrada la semana pasada en mítica la ciudad de Samarcanda. Ya antes Xi y Putin habían anunciado triunfalmente la llegada de una “nueva era” en las relaciones internacionales. Fue en febrero, previo a la inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno en Pekín. Pero ahora, más de medio año más tarde, mucho ha cambiado y no en la forma como China o Rusia lo hubiesen deseado.

Rusia está lejos de ganar en Ucrania. Sus fuerzas están exhaustas, y desmoralizadas. Perdieron en una semana más territorio del capturado por sus fuerzas en los seis meses previos. Y la guerra solo ha servido para revitalizar a la OTAN. Si bien aún es demasiado pronto para predecir el resultado militar final, incluso la sola posibilidad de una derrota rusa inquieta a Pekín. Ello fortalecería a Occidente. Pero si Xi se inclina demasiado por ayudar a Rusia corre el riesgo de exponer a su país a sanciones económicas. Por eso ha evitado proporcionar ayuda militar directa a Moscú. El acceso al mercado occidental es crucial para China. Su economía ya está acosada por graves problemas, desde la desaceleración del crecimiento y el aumento vertiginoso del desempleo juvenil hasta el colapso del mercado inmobiliario. Además, el presidente chino está a unas semanas de buscar un tercer mandato en el 20º Congreso del Partido Comunista. Por eso en Samarcanda Xi expresó a Putin su preocupación por la marcha de la guerra.

La supuesta inmortal y generosa alianza ruso-china no es sino una sombra. Prueba de ello lo da, precisamente, la OCS, el cual es, en realidad, un bloque regional irrelevante. Sus integrantes (Rusia, China, Kazajstán, Kirguistán, Tayikistán, Pakistán, India y Uzbekistán) desconfían unos de otros. Después de haber visto a los tanques rusos entrar en Ucrania, los líderes de Asia Central están preocupados por una eventual invasión rusa a su territorio. Kazajstán, en particular, se ha negado a seguir la línea de Moscú. Ha enviado ayuda humanitaria a Ucrania y se ha negado a reconocer las regiones separatistas respaldadas por Rusia en el este de Ucrania. Por su parte, China ha invertido mucho en ampliar su presencia en Asia Central, considerada por Rusia como parte de su zona de influencia. Para Xi es el momento de cambio de hegemonías, con Putin demasiado dependiente de su apoyo y la tendencia de las repúblicas exsoviéticas a buscar refugio bajo el paraguas protector de Pekín.


No te pierdas la noticias más relevantes en google noticias

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
76 aniversario Héctor Lavoe Columnas
2022-09-30 - 01:00
TIRADITOS Columnas
2022-09-30 - 01:00
Definitivamente, es recesión Columnas
2022-09-30 - 01:00
El Ágora Columnas
2022-09-30 - 01:00
Línea 13. Columnas
2022-09-30 - 01:00
Américo será gobernador Columnas
2022-09-30 - 01:00
La viga en el ojo propio Columnas
2022-09-30 - 01:00
EN LA LÍNEA… Columnas
2022-09-30 - 01:00
Tiraditos Columnas
2022-09-29 - 01:00
Línea 13 . Columnas
2022-09-29 - 01:00
Blindar la reforma constitucional Columnas
2022-09-29 - 01:00
EL NACIMIENTO DE REENMASCARANDO Columnas
2022-09-29 - 01:00
LA ALDEA DIGITAL. Columnas
2022-09-29 - 01:00
+ -