facebook comscore
Tenet

Tenet

Columnas jueves 08 de octubre de 2020 - 01:45

Por Antonio Rodríguez
Casi al comienzo del filme se nos pide que nos dejemos llevar, bueno, no directamente a nosotros, pero si a nuestro personaje principal. Es difícil dejarse llevar con un director como Christopher Nolan, quien desde su primer largometraje ( Following 1999) nos ha obligado a poner atención al cien por ciento en la pantalla… aunque, ¿acaso no es lo que deberíamos hacer siempre que vemos una película?, al fin y al cabo el cine requiere o mejor dicho exige atención de nuestra parte.
Resulta complicado dejarse llevar porque entre lo profundo de la forma en la que se nos presenta el filme (el montaje) el fondo resulta bastante simple, tanto que por momentos queda a deber. Un villano caricaturesco (Kennet Branagh) ha decidido que quiere acabar con el mundo ¿sus motivos?, son casi de no creerse. Como respuesta, un grupo elite de espías -casi omnipresentes y omnipotentes- están determinados a detener su malvado plan valiéndose de cierto conocimiento y futuro.
En Tenet hay una tecnología que permite realizar viajes en el tiempo, conocer lo que se va a realizar a posteriori, el tiempo y espacio de una persona o materia, se “mueven” de manera diferente a como deberían. El frio se hace calor o sentir el viento de manera contraria. Y esa idea resultaba interesante, pero nunca se explota.
Debo confesar que Nolan es uno de mis directores favoritos, y se reconocer de que pie cojea: tiende a complicar lo sencillo, no por nada se le criticó tanto que en la tercer entrega de su trilogía de Batman, decidiera desmantelar un avión en pleno vuelo para presentar a su villano; una escena fantástica, pero incoherente e innecesaria, rayando casi en la pretensión. También por otro lado está la imperiosa necesidad del director de dotar a sus personajes principal de una coraza de invulnerabilidad que no permite temer por integridad y evitando así el suspenso.
No es que Tenet sea un mal filme, no puedo atreverme a decir eso. Es que lo que se nos cuenta sabe a poco, pero cansa demasiado, es la primera vez que siento que Nolan nos mostró todo en los trailers, ¡ojo! dije mostro, no dije conto; siempre se reserva el contar de más . No hay demasiadas sorpresas, por lo menos no en un primer vistazo, si bien es cierto que la proeza técnica vuelve a ser un deleite de montaje y efectos especiales, también lo es que el que uno nunca llega a conectar del todo con el filme.
Por cierto, la palabra Tenet es una palabra que proviene del cuadrado de Sator, una inscripción romana encontrada hace más de mil años, la cual contiene cinco palabras palíndromas, un laberinto de letras que siempre llegan al mismo resultado, tal vez como el filme.


Síguenos también en Google Noticias de ContraRéplica para estar informado.

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Toros y vacas flacas Columnas
2021-04-16 - 01:00
OEA, sin credibilidad Columnas
2021-04-16 - 01:00
Las buenas nuevas del Presidente Columnas
2021-04-16 - 01:00
De Jaime Torres Bodet a Marx Arriaga Columnas
2021-04-16 - 01:00
Feminicidios en la CDMX Columnas
2021-04-16 - 01:00
Línea 13 - 16 abril 2021 Columnas
2021-04-16 - 01:00
Instituciones y riqueza social Columnas
2021-04-16 - 01:00
Diputaciones en campaña Columnas
2021-04-16 - 01:00
El Manual electoral del ciudadano Columnas
2021-04-16 - 01:00
Tiraditos - 16 abril 2021 Columnas
2021-04-16 - 01:00
El juicio de los siete de chicago Columnas
2021-04-15 - 10:06
Educación neutral Columnas
2021-04-15 - 10:04
El resbalón de la Casa Blanca Columnas
2021-04-15 - 07:00
Mosaico Rural Columnas
2021-04-15 - 06:59
Línea 13 - 15 abril 2021 Columnas
2021-04-15 - 06:58
Ajuste de cuentas Columnas
2021-04-15 - 06:57
+ -