facebook comscore
Violencia, feminismo y movimientos sociales

Violencia, feminismo y movimientos sociales

Columnas lunes 09 de marzo de 2020 - 02:16

Como es sabido, el problema de la violencia en la sociedad mexicana es un problema estructural, pero en estos últimos días, vale la pena preguntarse también si es más grave la violencia contra las mujeres. ¿Se encuentran ellas sometidas a mayor riesgo de sufrir cualquier forma de violencia?
La cuestión es que el problema estructural de exclusión contra la mujer se cruza con el problema estructural de la inseguridad y la violencia. La violencia contra la mujer en todas sus formas es un doble problema social: el grave problema general de la injusta relación entre géneros, sumado al grave problema de la violencia social, por eso es doblemente grave.
La situación de las mujeres en el contexto social está marcada por pautas históricas de conducta construidas desde hace siglos, en las que no se les permitió formar parte de los grupos tomadores de decisiones o “factores reales de poder”.
No importa si eres parte de una mayoría o de una minoría. Estar excluido de los espacios de toma de decisiones de interés general es una condición que tarde o temprano dará lugar a la consolidación de movimientos sociales que permiten hacer circular los grupos o élites en el “poder”. Estos movimientos pueden tener éxito o no tenerlo, según logren influir en el cambio del estado de cosas (statu quo) respecto de la situación por la que luchan.
Es por eso que, a lo largo de la historia, se presentan diversos movimientos sociales (“lucha de clases”, según Marx), que pretenden cambiar los procesos de toma de decisión o a los actores que se encuentran en espacios de toma de decisión para que al menos temporalmente, una nueva correlación de fuerzas sociales impulse grandes transformaciones. Así es como ha evolucionado el mundo.
En la época pre-revolucionaria mexicana, las huelgas de Cananea y Río Blanco, el movimiento campesino, y otras condiciones de distintos grupos sociales, confluyeron en un movimiento transformador del estado de cosas.
Hoy, ante las movilizaciones feministas, podemos apreciar el actual contexto como quizá se debieron haber sentido los mexicanos de aquella época. Ojalá el movimiento feminista con todo el impacto que está logrando confluya con otros movimientos sociales que se generan desde la marginación y la exclusión para cambiar el estado general de cosas: la situación social de las mujeres, la violencia generalizada en la sociedad, la exclusión social de diversos grupos, la pobreza estructural (según Gandhi: “La pobreza es la peor forma de violencia”), la inseguridad, la corrupción, la impunidad, el alejamiento del estado de derecho. No es suficiente intentar arreglar solo uno de estos problemas. La transformación social debe atender a todos ellos.
Flor de Loto: Una revolución no es necesariamente un movimiento armado, sino una transformación profunda en las pautas de conducta de la sociedad.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Tiraditos Columnas
2020-08-13 - 01:00
Mínimo vital. Columnas
2020-08-13 - 00:46
¿Cuál fue el error de fondo? Columnas
2020-08-13 - 00:44
Las rebanadas de la crisis Columnas
2020-08-13 - 00:43
CFE alejada del pueblo Columnas
2020-08-13 - 00:43
2021, preparativos electorales Columnas
2020-08-13 - 00:42
+ -