facebook comscore
¿Agro qué?

¿Agro qué?

Columnas jueves 20 de agosto de 2020 - 00:39


Australia acaba de emitir un informe sobre el papel que juega la agroindustria en el mundo, tanto durante la pandemia, como en el escenario económico que se proyecta luego de la reactivación global. En México es un tema relativamente novedoso en medios; el escándalo del glisofato y los pleitos internos (negados o filtrados) dentro del gabinete del gobierno federal, han puesto bajo el reflector el tema de la relación entre la explotación de la tierra, la innovación industrial, la devastación ecológica y los grandes capitales. Pero el tema es global y se mueve con fuerza.
La agroindustria parece estar en camino a convertirse, incluso legalmente, en un sector estratégico cada vez para más países. Como las alertas sanitarias insisten en que la pandemia no será la única y que habrá rebrotes y que todos viviremos en peligro para siempre, los gobiernos están almacenando sus excedentes alimentarios, muchos de los cuales se convertían en exportaciones o en ayuda humanitaria a países pobres. La pandemia no cambiará el mundo, pero sí las agendas políticas del mundo y la tensión entre aumentar la productividad para recuperar los niveles normales y la necesidad de un “capitalismo verde” será mayor que nunca. Los negocios que tienen que ver con el campo y la tierra estarán sujetos a mayor explotación, pero también a mayor denuncia por parte de los stakeholders y los de los dos extremos tienen suficiente dinero para hacer el ruido que sea necesario.
El caso específico de México es interesante, porque el país puede aumentar su posicionamiento de socio estratégico para muchos países, además de los Estados Unidos. De nuevo, la autosuficiencia alimentaria puede convertirse en un tema de seguridad nacional para el mundo, siendo que había sido descartado por el consenso económico mundial los últimos 40 años, dizque por ineficiente. Hasta que llegó el Covid.
La crisis de hambre global que se viene no alcanzará a países desarrollados y ni siquiera a los grandes emergentes más que en sus estratos más marginales; esto es, no es probable que México tenga hambruna generalizada como está ocurriendo en Sudán desde hace años o en Chile ya en estos meses, y degraciadamente puede acelerarse en otros países caribeños y centroamericanos. Pero por un lado, este hito histórico sanitario debería enseñarnos, de una vez por todas, que la cooperación es una condición para la propia supervivencia y eso también aplica entre países. Por otro lado, para quienes sean impermeables a consideraciones éticas, puede convertirse en un problema para todos, porque conlleva efectos colaterales como migraciones ilegales masivas desde los países afectados, (es posible que las caravanas centroamericanas se nutran más que nunca hacia México), distorsiones irracionales de precios de la canasta básica y otros que requerirán acciones políticas y legislativas específicas a nivel nacional y regional. Esa sí es una de las crisis que vienen, y no se arregla confinando a nadie.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Derecho Procesal Legislativo Columnas
2020-09-21 - 00:56
Porqué los hijos ya no son creyentes Columnas
2020-09-21 - 00:53
Sánchez Cordero la mejor carta de AMLO Columnas
2020-09-21 - 00:49
El Estado soy yo Columnas
2020-09-21 - 00:48
Proceso Electoral 2020-2021, iniciamos Columnas
2020-09-21 - 00:48
+ -