facebook comscore
4 ministras

4 ministras

Columnas jueves 25 de noviembre de 2021 -

Con la designación de la ministra Loretta Ortiz Ahlf, por primera vez en su historia institucional la Suprema Corte de Justicia tendrá 4 ministras, aspecto que sin lugar a dudas representa un avance importante en la concretización del principio de paridad sustantiva en la integración del máximo órgano de justicia del Estado mexicano, pero que aún resulta insuficiente, no solo para nuestro país, sino también en el contexto latinoamericano.

De acuerdo con un interesante estudio realizado por Carolina Villadiego, hasta el primer cuatrimestre de este 2021, el número de mujeres que ocupan una magistratura en 31 altas cortes de América Latina, representa alrededor del 33% del total de magistraturas. Esta cifra muestra claramente que estamos muy lejos aún de tener una participación paritaria de las mujeres en las más altas judicaturas de los países que integran la región, lo que refleja la existencia de un robusto techo de cristal para este tipo de nombramientos.

En México deberíamos adoptar medidas afirmativas para que las convocatorias y designaciones subsecuentes de ministraturas de la SCJN –inclusive de consejerías de la judicatura federal-, recaigan exclusivamente en mujeres, pues así lo ordena el principio de paridad en todo que entró en vigor el 6 de junio de 2019. Al respecto, el artículo 94 de la Constitución federal señala que el Pleno de la Corte se compondrá por 11 integrantes; ministros y ministras, lo que proyecta la intención del Poder de Reforma de lograr una integración paritaria en el más alto tribunal de nuestro país. En mi concepto, este principio obliga a los poderes constituidos que intervienen en esas designaciones, a implementar medidas afirmativas que hagan materialmente posible la llegada del número de mujeres necesario para tener integraciones paritarias.

Es un hecho que vamos por el camino correcto, pero es innegable que el paso que llevamos es muy lento en comparación con el reto que tenemos para garantizar el acceso de las mujeres a cargos públicos, especialmente, al máximo cargo en la SCJN. En 1997 llegué por primera vez a trabajar a la Corte, precisamente en la ponencia de la entonces única ministra mujer, Olga Sánchez Cordero, y tuvieron que pasar 24 años -casi un cuarto de siglo- para ver a 4 ministras mujeres, número que no representa si quiera el 50% del total de sillas en el alto tribunal.

No se trata de un aspecto meramente numérico, la causa de la inclusión de las mujeres en la vida pública exige voluntad, compromiso, decisión, pero sobre todo acción. En más de una ocasión preguntaron a la célebre ministra de la Suprema Corte de Justicia de los Estados Unidos de América, Ruth Bader Ginsburg -Notorious RBG- ¿cuándo habrá suficientes mujeres ministras en el alto tribunal? A lo que solía responder sin contemplaciones: “cuando haya nueve”, añadiendo que: “la Corte ha tenido durante mucho tiempo nueve hombres y nunca nadie lo ha cuestionado”.


No te pierdas la noticias más relevantes en facebook

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Sin prerrogativas Columnas
2021-11-26 - 01:00
Herencia o Venganza Columnas
2021-11-26 - 01:00
La hacienda pública de la CDMX Columnas
2021-11-26 - 01:00
La derecha busca división militar Columnas
2021-11-26 - 01:00
David Mondragón y su injusto encarcelamiento Columnas
2021-11-26 - 01:00
Línea 13 - 26 de noviembre Columnas
2021-11-26 - 01:00
Tiraditos Columnas
2021-11-26 - 01:00
El obscuro dilema del “Decretazo” Columnas
2021-11-25 - 01:00
DE TÉCNICA Y PLANCHAS Columnas
2021-11-25 - 01:00
Tres estampas de un sector dinámico Columnas
2021-11-25 - 01:00
DEMOCRACIA DIGITAL Y DERECHOS HUMANOS Columnas
2021-11-25 - 01:00
COINCIDENCIA, CONTINUIDAD O LÓGICA Columnas
2021-11-25 - 01:00
Ghostbusters: Afterlife Columnas
2021-11-25 - 01:00
Respeto entre los poderes Columnas
2021-11-25 - 01:00
+ -