facebook comscore
AMLO, el Pípila

AMLO, el Pípila

Columnas martes 03 de marzo de 2020 - 02:37

El presidente Andrés Manuel López Obrador debe aceptar que el creciente rechazo de la gente no es hacia él, sino hacia los gobiernos locales emanados de su partido. Debe dejar de cargar él solo la losa en que se ha convertido Morena.
El desgaste natural por el ejercicio de gobierno agarró por sorpresa a los morenistas. Sí, algo tan obvio y predecible, les parecía imposible al amparo de la poderosa figura de Andrés Manuel.
La mayoría apuesta a que estarán en el poder para siempre y actúan en consecuencia.
No conocen algo que se llama alternancia y que en México llegó para quedarse. En el año 2000 México votó por Vicente Fox, como la única opción que podía sacar al PRI de Los Pinos, le dio un voto de confianza para transformar al país.
Confianza que Fox tiró a la basura al mantener los sistemas político y económico intactos, además de entrometerse en el proceso electoral y querer retomar el tradicional dedazo, al pretender imponer a Santiago Creel sobre Felipe Calderón.
Después del gobierno de Calderón, emanado del fraude no solo en la jornada electoral y el conteo de votos, sino en todo el proceso e incluso antes con la intromisión indebida del presidente Fox y toda su estructura de gobierno, el PRI regresó a la Presidencia en el 2012 con Enrique Peña Nieto.
La verdadera alternancia, diría el Presidente, llegó con el triunfo avasallante de López Obrador en 2018. Pero no llegó solo, hizo ganar a miles de mujeres y hombres de su partido, regidores, síndicos, presidentes municipales, concejales, alcaldes, diputados locales, diputados federales, senadores, jefatura de Gobierno y gobernadores.
La mayoría de ellos, ya confirmaron nuestra hipótesis de que no están a la altura de la Cuarta Transformación que quiere realizar el presidente Andrés Manuel. No pueden o no quieren hacer gobiernos y legislaturas de calidad, honestas y cercanas a la gente. Simplemente disfrutan de las mieles del poder reviviendo el clásico quítate tú para que me ponga yo.
La gente lo sabe, se da cuenta, lo percibe, lo sufre. Su relación con los niveles más cercanos de gobierno sigue siendo tortuosa, distante, corrupta y decepcionante. Pocas y pocos rompieron el molde y emulan en lo local, el gran esfuerzo que realiza el presidente López Obrador.
Esas mujeres y hombres son insuficientes, aunque le ayudan a cargar la pesada losa, haciéndola más liviana, más llevadera, el peso de los que nadan de muertito es demasiado y en el 2021 les pasarán la factura irremediablemente. Ya lo dijo el Presidente, se acabó la borregada.
Aún están a tiempo de corregir el rumbo, pero necesitan algo más que discursos emotivos y comprometedores del Presidente. Ya se demostró que no han tenido resultado, no han encontrado eco en la mayoría de los funcionarios, legisladores y gobernantes de Morena.
Se requieren mensajes contundentes con acciones fuertes, determinantes, ejemplares, que exhiban, investiguen y sancionen los malos gobiernos de Morena. Solo así pondrán los demás sus barbas a remojar y aligerar la carga con buenos resultados y mucho trabajo cercano a la gente. Lástima que la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, no quiera tocar a la 4T ni con el pétalo de una auditoría.
Espero que el presidente López Obrador deje de asumir la responsabilidad de los errores de la 4T y ponga en la calle o en la cárcel a los malos funcionarios, nosotros como él, queremos menos grilla y más gobierno.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Tiraditos Columnas
2020-10-21 - 00:43
Transparencia y periodismo de investigación Columnas
2020-10-21 - 00:42
Coronavirus peor que una guerra mundial.  Columnas
2020-10-21 - 00:35
Ayelin Columnas
2020-10-21 - 00:29
+ -