facebook comscore
El Arlequín de Westminster

El Arlequín de Westminster

Columnas miércoles 16 de septiembre de 2020 - 07:12

Boris Johnson es un apayasado personaje incapaz de gobernar de forma constructiva, por ello evita a toda costa el escrutinio y promueve el caos. La pésima gestión del coronavirus por parte de su gobierno ha provocado una debacle. El Reino Unido se ha convertido en el país europeo con más víctimas del Covid. La contracción económica será una de las más altas del mundo: más del 14 por ciento. También hubo precipitación al ordenar reactivar la economía y retirar medidas de confinamiento. Los contagios de la segunda ola se han disparado y el primer ministro debió revertir la desescalada. Otro desastre han sido las negociaciones para concretar un acuerdo comercial con la Unión Europea, las cuales están al borde del colapso. El llamado “Brexit duro” está a la vuelta de la esquina, con todas sus muy perjudiciales consecuencias.
Además, el gobierno británico impulsa una nueva ley aduanera la cual es violatoria del acuerdo de salida firmado por el Reino Unido con la UE el año pasado porque afecta el tema de Irlanda, cuestión asaz delicada. Una frontera “dura” amenazaría el proceso de paz de la región. El acuerdo del Brexit deja a Irlanda del Norte oficialmente en el territorio aduanero del Reino Unido, pero para evitar frontera dura con la República de Irlanda, también queda alineada a los códigos comunitarios de comercio. Ahora, Boris sale con la novedad de desconocer este acuerdo de forma unilateral. Esto amenaza con convertirse en un escándalo internacional mayúsculo porque pone en entredicho la honorabilidad de la “pérfida Albión”. En el debate parlamentario del pasado lunes la oposición destrozó los argumentos de Johnson con rotundidad. “El primer ministro firmó el acuerdo de salida y lo presumió como jun rotundo éxito. Hoy se arrepiente. Si es un fracaso, es su fracaso. Por primera vez en su vida, el primer ministro debe asumir la responsabilidad por sus actos”, le exigió en el exlíder del partido laborista Ed Miliband. También los cinco ex primeros ministros vivos han expresado su crítica a la actitud de Johnson por el irreparable daño a la credibilidad británica y lo mismo hicieron una veintena de rebeldes parlamentarios conservadores.
Muchos analistas ven en este temerario paso de Boris una vulgar fullería: aprovechar la crisis del coronavirus para tener un Brexit duro sin acuerdos comerciales y poder culpar a la pandemia del caos económico consecuente. Pero es jugar con fuego. Boris ya tiene al frente del opositor del Partido Laborista a un contrincante muy solvente, Keir Starmer. También crece el fantasma del secesionismo escoces e incluso irlandés. Dentro del Partido Conservador se escuchan los cuchillos largos. Cierto, el demagogo goza de una aplastante mayoría parlamentaria, pero nada le garantiza un gobierno longevo si insiste en mantener un talante frenético.







Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.
/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Es tiempo de Coyoacán Columnas
2020-11-24 - 01:37
25N, violencia y mujeres Columnas
2020-11-24 - 01:28
¡AMLO SALVAVIDAS DE  CIENFUEGOS! Columnas
2020-11-24 - 01:25
La tierra también es de las mujeres Columnas
2020-11-24 - 01:24
La defensoría de las audiencias Columnas
2020-11-24 - 01:22
LÍNEA13 Columnas
2020-11-24 - 01:07
+ -