facebook comscore
El violín : “Se acabó la música”

El violín : “Se acabó la música”

Columnas jueves 23 de abril de 2020 - 01:59

Don Plutarco (Don Ángel Tavira) vive de tocar en violín en el pueblo, acompañado de su hijo y su nieto, recorren las calles y plazas entonando diferentes melodías, algunas vivaces, algunas más tristes y algunas más de reclamo. Y así como ellos, mucha gente de la lejanía, sale de sus casas encumbradas en los bosques y sierras para trabajar. Genaro (Gerardo Taracea), su único hijo, a la par que toca la guitarra funge como correo y miembro activo de la guerrilla que se vive en el cerro. La milicia está invadiendo sus hogares.


Al regresar a casa son testigos del desalojo de todos quienes viven allí, a punta de pistola y golpes son arrancados de sus hogares para terminar siendo un preso más o un cuerpo sin vida. Ninguna opción es válida. Genaro se da cuenta que han aprendido a su esposa y a su hija, de ahora en adelante buscara a toda costa recuperar a su familia sin interponer los intereses de la comunidad. Don Plutarco consciente de todo esto no permanecerá tranquilo ante lo que sucede.
Solo Dios sabe la cantidad de guerrillas que habrá, y como no ha de haberlas, si no hay comida, no hay agua, la tierra no siempre es fértil y cuando lo es, termina siendo arrebatada por los poderosos. Pero todo ello sucede allá, en donde el mundanal ruido de la ciudad no llega, en donde las promesas de campaña nunca se cumplen.

El violín, película escrita y dirigida por Francisco Vargas es, sin temor a equivocarme, una de las mejores películas de la cinematografía contemporánea. Vargas en su relato tiene la elocuencia de nunca ubicar su historia con lugar y tiempo definido. Lo mismo puede suceder en las sierras de Oaxaca, en los cerros de Chiapas, en las selvas Guatemaltecas o en alguna región olvidada del Congo. La fotografía en blanco y negro de Martín Boege Paré dota de belleza algo que en esencia no podría ser bello, como lo es un enfrentamiento armado, que bajo el lente de Paré raya en lo poético.

La violación de los derechos humanos, la lucha por la ambición de tierras, la represión política, la injusticia y la miseria son en conjunto los ejes temáticos del filme, pero a la par de esto, se vive la honorabilidad de un padre por su familia, y de fondo; la música, aquella que acompaña las tristezas y las alegrías, es inconcebible la vida sin una melodía que los adorne, en este caso una triste melodía de violín tocado a “una mano”, que endulza el oído mientras llora el corazón. Porque lo que duele, ¡duele! Pero con música no se sienten tan solas las penas.
Podemos ver El violin en Youtube y también en Filminlatino.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
A quién culpar Columnas
2020-06-04 - 01:19
Violencia política y elecciones Columnas
2020-06-04 - 01:04
¿México asesino? Columnas
2020-06-04 - 01:01
Desinformación Columnas
2020-06-04 - 00:57
PRI-Oaxaca, relevo a distancia Columnas
2020-06-04 - 00:57
+ -