facebook comscore
Invisibles y desprotegidos, escapan de la violencia

Invisibles y desprotegidos, escapan de la violencia

Columnas miércoles 05 de enero de 2022 -

El escenario en desplazamientos forzados a causa de la violencia y sus múltiples consecuencias económicas, políticas, sociales, pero sobre todo, de violaciones a derechos humanos, sigue siendo un gran reto para las autoridades mexicanas de cara a 2022.

Para la familia Ponce Ríos, originaria del estado de Chihuahua, el calvario comenzó en el año 2010, cuando uno de sus integrantes jóvenes fue secuestrado por la delincuencia organizada. Dos años después, la misma familia fue víctima de múltiples homicidios, incluidas personas menores de edad, torturas, amenazas directas, extorsiones por cobro de derecho de piso, asaltos a mano armada y saqueos a locales comerciales. Esta serie de eventos de violencia forzó a 60 de sus miembros a escapar de su lugar de origen, haciendo a un lado sus bienes y fuentes de ingreso con la finalidad de protegerse. Actualmente, el 70 por ciento de la familia se encuentra desplazada en el territorio mexicano.

El caso de la familia Ponce Ríos y otros miles más han sido documentados por la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH), que desde el año 2014 da seguimiento al fenómeno social de desplazamientos forzados en México y sus consecuencias.

Sobre estos eventos, el 2021 ha marcado un hito, pues en tan solo 10 meses el número de personas desplazadas a causa de la violencia aumentó 390 por ciento, de acuerdo con la CMDPDH. Madres, padres, hijas e hijos, familias y a veces comunidades enteras han dejado atrás lo poco o mucho que pudieron construir en su proyecto de vida a cambio de escapar del gatillo de la violencia, hacia otras regiones del país, en donde segura y lamentablemente la situación continuará siendo de más violencia, aunque quizá con rostros diferentes.

Para entender el incremento importante respecto a la migración forzada por violencia, de enero a octubre de 2020, el número de personas desplazadas fue de 7,486. Mientras que en el mismo periodo de 2021 la cifra ascendió a 36,682 casos, pese a que desde 2017 el estado mexicano comenzara a reconocer la existencia del fenómeno.

De acuerdo con la CMDPDH estas cifras se obtienen de las aproximaciones y estudios realizados por instituciones gubernamentales y organizaciones de la sociedad civil, ya que actualmente no existe un registro, ni un diagnóstico oficial de las personas desplazadas internamente en México.

Ante la ausencia de diagnóstico, la situación podría ser más grave aún, pues muchos de estos casos ocurren en la invisibilidad, lo que quieren las personas desplazadas es esconderse, incluso de las autoridades, quienes en ocasiones también están coludidas con perpetradores de violencia. Es urgente que el tema forme parte de la agenda pública, política y presupuestaria en 2022, pues la migración forzada representa una violación a los derechos humanos.


No te pierdas la noticias más relevantes en spotify

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Que las escuelas se mantengan abiertas Columnas
2022-01-19 - 01:00
Rápido e impactante ha sido el colapso de Boris Johnson. Como dice la revista Prospect, el resto del  su mandato podría medirse en semanas. Este líder populista está demostrando carecer del “efecto teflón” característico de muchos de sus congéneres de otras partes del mundo. En efecto, muchos populistas mantienen altos niveles de popularidad por mucho tiempo, a pesar de sus pifias y malos gobiernos: Erdogan, Putin, Orban, y Duterte son algunos de los muchos ejemplos. Pero, finalmente, no en el Reino Unido. Aun queda algo del buen sentido común británico. Los escándalos de las varias fiestas celebradas en Downing Street mientras el resto del país vivía un estricto confinamiento a causa del COVID y durante el luto por la muerte del príncipe consorte han devastado la credibilidad y autoridad del premier, quien también es señalado por el pago por parte de un donador electoral de más de cien mil libras por la remodelación de su departamento.  Los defectos de carácter de Boris son bien conocidos. Es indisciplinado, caótico y cree tener el derecho de salirse siempre con la suya. Es una fábrica de escándalos. Son innumerable las historias de sus tropelías como figura pública. Siendo periodista lo despidieron de The Times por inventar historias. Durante su mandato ha revelado un absoluto desprecio por las reglas, los precedentes, el orden y la estabilidad. Sencillamente no es apto para ejercer el cargo de primer ministro. El Reino Unido tiene en el a un gobernante pueril e impredecible cuyo principal “éxito” político, el Brexit, esta resultado un desastre, con el Reino Unido perdiendo el control de su economía y de sus fronteras.  Johnson se ha convertido en un pasivo electoral. Fue elegido para liderar su partido porque sabía cómo ganar elecciones, pero ahora su atractivo ha desaparecido. Pronto podría enfrentar una consulta dentro del Partido Conservador dedicada a destituirlo. Por mientras, un 56 por ciento de la población pide su renuncia, según encuestas. Las condiciones de su aplastante triunfo electoral de 2019 (su retórica antieuropeísta y la debilidad de su contrincante, Jeremy Corbyn) son irrepetibles, en virtud al fracaso del Brexit y a surgimiento de un líder opositor solvente en la persona de Keir Starmer.  El verdadero examen serán las elecciones locales a celebrarse en mayo. Si van mal para los conservadores será el último clavo en la tumba de Boris. Por lo pronto, el primer ministro trata de salvar el pellejo con una purga de su equipo y, para variar, con medidas demagógicas, como poner al ejército a controlar la inmigración y congelar la financiación pública de la BBC. Pero todo indica el fin de la tolerancia para el talante descarado de Johnson. No se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo Columnas

Rápido e impactante ha sido el colapso de Boris Johnson. Como dice la revista Prospect, el resto del su mandato podría medirse en semanas. Este líder populista está demostrando carecer del “efecto teflón” característico de muchos de sus congéneres de otras partes del mundo. En efecto, muchos populistas mantienen altos niveles de popularidad por mucho tiempo, a pesar de sus pifias y malos gobiernos: Erdogan, Putin, Orban, y Duterte son algunos de los muchos ejemplos. Pero, finalmente, no en el Reino Unido. Aun queda algo del buen sentido común británico. Los escándalos de las varias fiestas celebradas en Downing Street mientras el resto del país vivía un estricto confinamiento a causa del COVID y durante el luto por la muerte del príncipe consorte han devastado la credibilidad y autoridad del premier, quien también es señalado por el pago por parte de un donador electoral de más de cien mil libras por la remodelación de su departamento. Los defectos de carácter de Boris son bien conocidos. Es indisciplinado, caótico y cree tener el derecho de salirse siempre con la suya. Es una fábrica de escándalos. Son innumerable las historias de sus tropelías como figura pública. Siendo periodista lo despidieron de The Times por inventar historias. Durante su mandato ha revelado un absoluto desprecio por las reglas, los precedentes, el orden y la estabilidad. Sencillamente no es apto para ejercer el cargo de primer ministro. El Reino Unido tiene en el a un gobernante pueril e impredecible cuyo principal “éxito” político, el Brexit, esta resultado un desastre, con el Reino Unido perdiendo el control de su economía y de sus fronteras. Johnson se ha convertido en un pasivo electoral. Fue elegido para liderar su partido porque sabía cómo ganar elecciones, pero ahora su atractivo ha desaparecido. Pronto podría enfrentar una consulta dentro del Partido Conservador dedicada a destituirlo. Por mientras, un 56 por ciento de la población pide su renuncia, según encuestas. Las condiciones de su aplastante triunfo electoral de 2019 (su retórica antieuropeísta y la debilidad de su contrincante, Jeremy Corbyn) son irrepetibles, en virtud al fracaso del Brexit y a surgimiento de un líder opositor solvente en la persona de Keir Starmer. El verdadero examen serán las elecciones locales a celebrarse en mayo. Si van mal para los conservadores será el último clavo en la tumba de Boris. Por lo pronto, el primer ministro trata de salvar el pellejo con una purga de su equipo y, para variar, con medidas demagógicas, como poner al ejército a controlar la inmigración y congelar la financiación pública de la BBC. Pero todo indica el fin de la tolerancia para el talante descarado de Johnson. No se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo

2022-01-19 - 01:00
Sobre aviones, 5G y la compra Activision Columnas
2022-01-19 - 01:00
¿Cripto qué? Israel González Delgado Columnas
2022-01-19 - 01:00
Perfil del relevo de Lorenzo Columnas
2022-01-19 - 01:00
Italia, leyes y jueces contra la mafia Columnas
2022-01-19 - 01:00
Línea 13 . Columnas
2022-01-19 - 01:00
Tiraditos Columnas
2022-01-19 - 01:00
Repensar los partidos políticos Columnas
2022-01-18 - 14:54
El discurso de odio de la oposición Columnas
2022-01-18 - 01:00
La batalla por la Revocación, una crónica Columnas
2022-01-18 - 01:00
+ -