facebook comscore
La noche del americanismo

La noche del americanismo

Columnas martes 26 de mayo de 2020 - 00:39

Han pasado 7 años desde que se vivió una de las finales más memorables del futbol mexicano. Quizá la número uno, de hecho. América se llevó el título del Clausura 2013 frente a Cruz Azul el 26 de Mayo de aquel año, pese a estar prácticamente noqueado 5 minutos antes de terminar el partido de vuelta.

Hasta el día de hoy podemos seguir repasando el desarrollo de aquella serie por el campeonato y darnos cuenta de que las águilas fueron superadas en el plano futbolístico prácticamente los 180 minutos de juego. Al menos en el aspecto técnico-táctico, los cementeros estaban ganando la serie con merecimientos.

Pero es ahí donde encontramos el toque de magia con el que el americanismo recuerda esa noche. A lo largo de la historia el cuadro azulcrema ha logrado hazañas similares con remontadas impensadas o triunfos contra todo pronóstico. No solo en las finales sino en todo tipo de instancias y torneos.

Eso a final de cuentas ha ayudado a forjar un fuerte cimiento entre los espectadores, derivando en eso a lo que llaman “ADN americanista” que, viéndolo fríamente, es muy difícil de explicar desde un plano meramente deportivo, pues apela más a una filosofía como club.

El desenlace de aquella final fue verdaderamente ‘telenovelesco’. Perdiendo por 2 goles a escasos minutos de finalizar el partido y con un hombre menos. Aquivaldo Mosquera logró el descuento al minuto 88 y minutos más tarde llegó el cabezazo del portero Moisés Muñoz (que si revisamos los archivos oficiales de la Liga Mx, ese segundo tanto sí fue acreditado como autogol de Alejandro Castro, determinación que me parece correcta).

Perder una ventaja así evidentemente fue un golpe durísimo, y aunque aún quedaban 30 minutos de tiempo extra, para muchos el título estaba definido y efectivamente no se equivocaron. Situación que hasta el día de hoy resulta digna de análisis. El equipo cementero se derrumbó en cuestión de segundos, y pese a haber jugado una serie casi perfecta, bastó un solo descuido no solo para perder la ventaja sino para venirse abajo en el plano anímico.

El resto de historias alrededor de esa final dará para recordarla con lujo de detalle durante muchos años más, como las anécdotas de aficionados que abandonaron el Estadio Azteca minutos antes de finalizar el juego y que hicieron lo posible por regresar cuando cayó el empate, o aquella leyenda de que el trofeo de campeón ya estaba siendo grabado con las palabras “Cruz Azul” por el artista encargado, pero tuvo que cambiarlo luego del giro drástico del juego (esta versión ya fue desmentida completamente por el propio diseñador, y quedó solamente como un mito que alguien hizo circular).

Son ya 7 años, y será difícil reencontrarnos con una final así. Habrá otras que son realmente emocionantes, ¿pero con ese toque épico? Tendremos que esperar.


Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
La primera  dama incómoda Columnas
2020-07-07 - 01:51
Tiraditos Columnas
2020-07-07 - 00:50
Consejos para reunión AMLO-Trump Columnas
2020-07-07 - 00:50
500 años de resistencia Columnas
2020-07-07 - 00:40
Los archivos como memoria histórica Columnas
2020-07-07 - 00:36
+ -