facebook comscore
Penales, caldo de cultivo para el coronavirus 

Penales, caldo de cultivo para el coronavirus 

Columnas martes 19 de mayo de 2020 - 00:42

En días pasados, las cárceles capitalinas registraron sus primeros casos positivos de Covid-19, los filtros sanitarios del Sistema Penitenciario de la Ciudad de México detectaron a cuatro personas de recién ingreso portadoras del virus, uno de ellos se registra en el Reclusorio Preventivo Varonil Oriente y tres más en el Reclusorio Norte, reportó la Secretaría de Salud.

La Subsecretaría del Sistema Penitenciario informó que los internos infectados por coronavirus fueron aislados y sus familias fueron informadas del resultado de la prueba, pues se encontraban asintomáticas hasta ese momento.

“Gracias al filtro sanitario que se ha establecido en los centros penitenciarios de la capital, fue posible detectar a las personas privadas de la libertad, que ya traían un contagio, y así evitar llevarlo al resto de la población”, dice el reporte emitido por la propia Subsecretaría.

Para evitar un contagio de coronavirus entre la población penitenciaria de los centros de reclusión en la Ciudad de México es necesario que las visitas de familiares sean suspendidas. Se debe evitar la visita familiar y la visita íntima en los centros penitenciarios de la CDMX, a fin de evitar un contagio masivo de coronavirus.

Lo anterior debido a que en los penales capitalinos cohabitan cerca de 25 mil personas en un alto riesgo de ser contagiadas por Covid-19, y aunque las visitas se han reducido a una persona por interno, siempre habrá la posibilidad, por mínima que sea, de que exista un contagio. Aun y cuando los internos no salen, el virus puede ser transmitido y surge la duda de qué tanto se podría guardar “la sana distancia” en estos espacios.

Si a esto le sumamos que las familias de los internos en su mayoría se dedican al comercio informal, son taxistas, empleados, su actividad requiere de mucho contacto con las personas en la vía pública, aumenta la posibilidad de contraer el virus y llevarlo a los reclusorios, y con un interno que se contagie, el virus se propagaría en todo el penal.
Si bien los internos no salen de prisión, nadie garantiza que los visitantes no hayan tenido contacto con alguna persona contagiada, por lo que el peligro estaría latente en cada uno de los cuatro días de la semana de visita. También puede ocurrir el contagio en sentido inverso, que un interno enfermo contagie a sus familiares sanos que lo visitan y éstos lleven el contagio a otras partes de la ciudad, como sucedió con el brote de sarampión, que salió del Reclusorio Norte.

El no suspender las visitas puede ocasionar un gran problema de salud pública, por lo que urge que se tomen acciones para prevenir muertes derivadas del Covid-19, como ya ocurrió en otros penales.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
¿Estamos unidos mexicanos? Columnas
2020-06-05 - 01:25
Violencia política, partidos y tribunal Columnas
2020-06-05 - 00:59
Ni los médicos creen en cifras oficiales Columnas
2020-06-05 - 00:56
Salgamos del virreinato Columnas
2020-06-05 - 00:53
Línea 13 Columnas
2020-06-05 - 00:46
+ -