facebook comscore
Por favor, ¡no insista!

Por favor, ¡no insista!

Columnas lunes 28 de septiembre de 2020 - 00:19

¿Quiere más sopa? Le pregunta el anfitrión a su invitado. -No, muchas gracias. Ya estoy satisfecho. -Ánde, se ve que le gustó, insiste. -No, gracias. -En verdad, tome (le sirve más sopa).
Esta escena se repite cientos de veces a lo largo de nuestra vida. Ándale. Ven a bailar. -No me gusta bailar. -No seas sangrón. Párate y baila (comienza el jaloneo).
Muchas veces nos sentimos obligados a hacer cosas que no queremos, no nos gustan o simplemente no son de nuestro interés.
Tomar una decisión sobre qué hacer o no; es a veces complicado. Tenemos dudas, estamos indecisos. Pero tomar una decisión a partir de la presión social, de la insistencia de otros, es una pérdida de nuestra libertad de actuación.
Muchas personas prueban por primera vez el alcohol, el cigarro o las drogas, por insistencia de “amigos”. Pese a que en principio pudieran no desearlo o no estar interesados.
Nadie quiere ser socialmente rechazado. No nos gusta sentirnos excluídos o apartados. Somos seres sociales, con instinto gregario (zoon politikon). Entonces, cedemos ante la insistencia de otros y al ceder un poco de nuestra voluntad, ganamos cierto margen de aceptación; a veces, desafortunafamente, con un costo muy elevado.
Complacer a los demás en expectativas formuladas sobre nosotros, es la manera menos conveniente de ganar aceptación social, pero a veces la única moneda de cambio que nuestro “presupuesto social” tiene a su alcance.
Es muy fácil decir: “yo no te apunté con una pistola en la cabeza”; sin embargo, la “pistola”, metafóricamente hablando, es el rechazo. Y el sentimiento de exclusión es duro. Sobre todo, cuando se prolonga a lo largo del tiempo, durante años, como en el Síndrome de Carencia Afectiva (el cual, muchas veces puede asociarse a condiciones como los Transtornos del Espectro Autista, en las que el rechazo social puede tener un fuerte impacto).
Si el rechazo social prolongado se convierte en urgencia de aceptación, a veces ciertas personas tendrán la necesidad de complacer para ser aceptadas. Esta es una manera incorrecta de relacionarnos. No solo es culpa de la persona “débil”, dispuesta a agradar a los demás. Es también, y sobre todo, una imposición, una “colonización” del otro (como diría Saramago) y es; por lo tanto, un abuso.
Muchas veces insistimos a otros con el fin de que actúen de acuerdo con nuestros intereses. Otras ocasiones, incluso, la insistencia tiene el fin de agradar a la persona. Pero la insistencia siempre termina “secuestrando” la voluntad de alguien, cuando decir “no”, no es suficiente.
Si aprendemos a escuchar que NO es no; no sería tan difícil dejar de abusar del tiempo, la paciencia o la voluntad del interlocutor.
Flor de Loto: la próxima vez que alguien diga que no, por favor, ¡no insista!

Síguenos también en Google Noticias de ContraRéplica para estar informado.

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
¡No son cifras, son vidas! Columnas
2021-03-09 - 01:47
8 de marzo: las acompañamos Columnas
2021-03-09 - 01:47
Tiraditos Columnas
2021-03-09 - 01:36
Mujeres, elecciones y paridad Columnas
2021-03-09 - 01:16
Línea 13 Columnas
2021-03-09 - 01:03
8 de marzo: Día Internacional de la Mujer Columnas
2021-03-09 - 00:56
Artentina, eje de integración Columnas
2021-03-09 - 00:53
Los duques sí necesitan de la prensa Columnas
2021-03-09 - 00:51
La tercera es la vencida, como López Obrador Columnas
2021-03-08 - 06:49
Relevo Columnas
2021-03-08 - 02:02
Tiraditos Columnas
2021-03-08 - 01:49
Así no se gana; se pierde Columnas
2021-03-08 - 01:36
América Latina se fortalece Columnas
2021-03-08 - 01:27
Un sacerdote loco Columnas
2021-03-08 - 01:26
+ -