facebook comscore
Un fugitivo y un tuerto ganaron oro olímpico (2da. parte)

Un fugitivo y un tuerto ganaron oro olímpico (2da. parte)

Columnas jueves 28 de mayo de 2020 - 01:02

Esta es la continuación de la historia del teniente coronel Humberto Mariles Cortes… que junto a su caballo tuerto, mejor conocido como Arete, hicieron historia para México, lamentablemente para la peculiar pareja su final llegó poco tiempo después de bañarse de oro.

Este es el final de la mancuerna de ecuestre… La historia de “Arete” es triste y trágica. Estando en el establo oficial un caballerango limpiaba, de mala gana le soltó un cubetazo en la cara, no pudo evitar el golpe directo en el ojo y quedó tuerto.

“Este caballo de porquería no sirve para nada”, y para colmo en una práctica, su poca pericia condujo al caballo hacia una rama, se rompió la oreja y un trozo quedó colgando, ahora no veía con el ojo derecho y no escuchaba bien con el oído izquierdo, pero ese trozo de oreja colgando, le dio su característico nombre: el “Arete”.

“A ver tú, Mariles, a ver si puedes con ese caballo tuerto de porquería”, le dijeron al militar, que acudió a estudiar al delgado caballo. Fue una sincronía instantánea, el militar Humberto Mariles se encargó personalmente del cuidado de “Arete”, de entrenarle y comprenderle a diario, de darle confianza para dejar en sus manos su ceguera y su falta de oído.

En 1948, tras dos Guerras Mundiales, Londres recibiría los Juegos Olímpicos y el centauro tuerto y desobediente estaba listo para enfrentar el triunfo. El 14 de agosto fue turno de Mariles que con Parral y el equipo azteca, subieron al podio en la prueba de los Tres Días, con el bronce.

Al día siguiente sería turno del ligero Arete, al lado de Mariles. Con ambos, México ganó los primeros dos oros olímpicos de su historia en salto individual y salto por equipos.

El Estadio de Wembley escuchó por vez primera el Himno Nacional Mexicano, Arete murió sacrificado 4 años después, luego de que se le rompió una pata. Su estatua junto con Mariles está en el Comité Olímpico Mexicano.

El ascendido General Humberto Mariles, luego de una serie de incidentes judiciales, murió en Francia de “un paro cardiaco”, así la historia culmina; una de las mancuernas más espectaculares del deporte nacional dejó pasajes que nuestro país debe recordar por siempre.



Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
El presidente siembra a largo plazo Columnas
2020-08-11 - 01:00
Libertad de decidir en riesgo en Oaxaca Columnas
2020-08-11 - 00:46
López Obrador: ¿Amenaza para México? Columnas
2020-08-11 - 00:43
Línea 13 Columnas
2020-08-11 - 00:35
+ -