facebook comscore
“El Cachibombo” crea un imperio en penal de San Miguel, Puebla 

“El Cachibombo” crea un imperio en penal de San Miguel, Puebla 

Nación miércoles 15 de abril de 2020 - 00:00

Por Mario Galeana

Arturo Romero Aparicio vivió por muchos años con un pie en la calle y otro en las cárceles de Morelos, donde nació. Entraba a ellas con la misma inmediatez con la que salía, y casi siempre dejaba tras de sí una estela de crímenes. Amenazas, extorsión, secuestros, robos… su nombre y su historia se apilaban en los expedientes judiciales. Con regularidad aparecía en los reportes de la prensa, que parecía haber perdido el asombro de informar sobre alguien a quien creían preso.

Pero fue en Puebla donde fincó su negocio más lucrativo. Y ni siquiera tuvo que salir a la calle para obtenerlo. El penal de San Miguel, en la capital del estado, se convirtió en su señorío. Tanto que allí mismo, la tarde del 16 de agosto de 2017, contrajo nupcias. La boda terminó en zafarrancho, con tres reos heridos.

La cárcel era tan suya que podía conseguir 20 mil pesos diarios por la renta de cuartos para que los reos tuvieran sexo. Podía cobrar 200 o hasta mil 800 pesos por una copa de alcohol. O mil pesos por la renta de un teléfono, según reportes de prensa.

En el penal era tan sencillo y redituable ofrecer todas esas cosas, que es difícil calcular cuánto dinero obtuvo durante los 16 años que estuvo recluido en San Miguel, antes de la madrugada del 23 de marzo de 2020, el día en que el gobierno del estado decidió trasladarlo al penal de Tepexi de Rodríguez.

Algo de todo ese tesoro amasado quedó en evidencia hace unos días, el 7 de abril, cuando, al trasladar a otras cárceles a dos de los operadores de su estructura, un par de hermanos llamados Carlos y Eduardo, las autoridades encontraron casi medio millón de pesos.

Los negocios de Romero Aparicio eran diversos. En mayo de 2017, 
e-consulta dio a conocer que era propietario de una verdulería, una paletería y una farmacia al interior de la cárcel, además de que era titular de la concesión de pipas de agua que los reclusos pagaban.

Fue allí, en ese mismo penal, donde también afianzó su apodo. “El Cachibombo”. Cuántas veces los reclusos y los guardias habrán murmurado ese nombre. “El Cachibombo”.

Una historia criminal
La primera vez que pisó una cárcel fue el 23 de abril de 1994. Lo encerraron en la prisión de Cuautla, a unos 19 kilómetros de Temoac, el pequeño municipio en el que nació. Lo pescaron por los delitos de amenazas y extorsión en grado de tentativa.

Un año después, el 13 de octubre de 1995, fue detenido nuevamente por robo en el Estado de México y fue ingresado al penal de La Perla, ubicado en Nezahualcóyotl.

Salió de prisión en 2001. No hubo readaptación para él: la prensa en Morelos lo vincula con la irrupción de un comando armado en la casa de una familia conocida en Jonacatepec. Allí, según el relato, exigió 100 mil pesos a cambio de no secuestrar a una joven de 16 años.

Por aquel entonces la policía ya conocía sus vínculos y su modus operandi. Regularmente contactaba a sus víctimas por teléfono y fijaba una cantidad a cambio de no secuestrarlas.
Su historia se vuelve difusa. No se sabe bien cómo llegó a Puebla; lo que se sabe es que fue detenido en julio de 2004, en Atlixco. Supervisaba a distancia el secuestro de una mujer y un hombre, que efectuaron dos de sus cómplices, según la averiguación previa 35/2004/DIS-1.

El reinado y el ocaso
En Puebla su fama rebasaba los muros del penal. La mañana del 18 de octubre de 2019 una manta fue colgada frente a San Miguel. En ella lo amenazaban a él y a José Christian “El Grillo”, otro apodo popular en el submundo criminal.

Nunca se supo quién colgó ese mensaje, pero no era el primero. Un mes antes, el 10 de septiembre, otro anuncio colgado sobre una malla metálica lo amenazaba a él y a uno de sus supuestos aliados, Eulalio Flores Infante, un reo más conocido por su apodo, “El Michoacano”.

A pesar de que los cobros que “El Cachibombo” realizaba al interior del penal fueron revelados por la prensa desde 2017, las autoridades penitenciarias nunca hicieron nada, según la nueva administración estatal, que, con su traslado a Tepexi de Rodríguez, ordenó también el cambio de directivos y custodios en San Miguel.

Entre su ingreso y su traslado de prisión median 16 años, la posible edad del autogobierno en San Miguel.

Síguenos también en Google Noticias de ContraRéplica para estar informado.

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
+ -