laopcionnota
¡Qué Ansia!

¡Qué Ansia!

Columnas miércoles 14 de agosto de 2019 - 03:00


• “Nuestras ansias de ver ciegan en parte el hecho de saber que somos mirados”, Gérard Wajcman.

Brad Pitt, actor y productor de cine. Uno de los hombres más atractivos del planeta y considerado uno de los actores más reconocidos a nivel mundial. Según la página de Ranker, Brad ocupa el lugar número 31 en la lista de los actores más famosos, por debajo de Al Pacino, Anthony Hopkins o Robert De Niro.

Como ya sabemos, el guapo y atractivo actor, porque para ser honestas, entre más años y unas cuántas canas, se ve mejor, estuvo en la Ciudad de México para promocionar la película Había una vez en…Hollywood, de Quentin Tarantino, en la Plaza Toreo.

Película, que como publicó Alondra Espinoza en nuestro diario el día de ayer, es la carta de amor de Tarantino al cine, a la ciudad de Los Ángeles y a la televisión y que como toda película de él, esperamos con ansias que ya se estrene.

Aunque vimos fotos de Pitt saludando a sus fans y posando en la alfombra roja, esta imagen que hoy les presento, me parece la mejor.

Graciela López, fotógrafa del staff de la agencia Cuartoscuro, captó el momento en que los fans sacaron su celular para hacerse una selfie con el reconocido actor, porque obviamente no es tan común que te topes con Brad Pitt en la Plaza Toreo y ni mucho menos que él se acerque a ti para acceder a sacarse la foto.

Tema que ya hemos hablado en este espacio, sobre la importancia que le hemos dado a la fotografía en nuestra vida, que si no capturamos lo que vivimos, no tenemos una evidencia que constate lo que estamos contando a nuestros amigos o seguidores en redes sociales.

Por eso el psicoanalista francés Wajcman, describe muy bien esta etapa de pruebas visuales en la que vivimos: “¡Si algo es real, es preciso que se vea”.

Esa ansiedad que sentimos por ser vistos, sin darnos cuenta que estamos siendo vistos por alguien más. Como el joven que observa la pantalla de su iPhone de carátula azul con unos ojos de máxima sorpresa, o de incredulidad porque está viendo al actor estadounidense a su lado, y su expresión es de no poderlo creer.

Todos somos testigos de su delirio y locura.