facebook comscore
El “Coco” de Putin

El “Coco” de Putin

Columnas miércoles 09 de septiembre de 2020 - 00:15

El más temible opositor de Vladimir Putin es Alexei Navalny, por eso no extraña el intento de envenenarle, máxime considerando el carácter gansteril del actual régimen ruso. Y es el más temible porque, a diferencia de muchos opositores del pasado reciente, no es un “plutócrata” añorante de los irredimibles tempos de Boris Yeltsin, ni un liberal amigo de Occidente, ni un ex comunista, ni un demagogo alcohólico e irrelevante como Vladimir Zhirinovski. Navalny es un populista, como Putin, y quizá nada le produce más pavor a un populista que enfrentar a otro populista.
Navalny (44 años) comenzó su carrera política en el partido liberal Yabloko, pero fue apartado de éste por sus posturas xenófobas. De ahí se involucró en el movimiento "Marcha Rusa", de orientación derechista y antiinmigracionista, pero no tardó en abandonarlo para iniciarse como bloguero. Con sus audaces denuncias contra la corrupción, su carisma de “antipolítico” y su discurso llano y directo ganó en YouTube casi dos millones de seguidores. Las autoridades empezaron a preocuparse y en 2011 acusaron a Navalny de una supuesta malversación de fondos. El juicio tuvo un inconfundible tufo político. Fue hallado culpable, pero la sentencia suspendida después de verificarse numerosas y multitudinarias protestas en apoyo de Navalny y del rechazo al procedimiento por parte de la Corte Europea de Derechos Humanos. En 2013 se lanzó para las elecciones a la alcaldía de Moscú. Alcanzó un sorprendente segundo lugar, con alrededor del 27 por ciento de los votos. La campaña consolidó su carisma como “enemigo acérrimo de la corrupción” y lo convirtió en la única persona capaz de disputar el poder a Putin.
Perfiló para las presidenciales de 2018 una plataforma bastante difusa con énfasis, eso sí, en la lucha contra la corrupción “el principal problema de Rusia”, y con las facilonas propuestas de siempre: aumento de los salarios, construcción de carreteras y hospitales, elevar las pensiones, impulsar la educación gratuita, mejorar el servicio de salud, desgravar a trabajadores y pequeños emprendedores, etc. También insistía en el antiinmigracionismo al prometer limitar el número de trabajadores procedentes de Asia Central y Transcaucasia. En política exterior, proponía terminar las intervenciones rusas en Siria y Ucrania, pero fue más cauto en cuanto a la muy popular anexión de la península de Crimea. El tema de la democracia brillaba por su ausencia.
Navalny fue impedido de participar en las elección presidencial de 2018. Con todo el andamiaje estatal en sus manos, Putin es capaz de emplear a placer recursos formales para impedir la consolidación legal de cualquier alternativa opositora. Pero con un populista como Navalny, capaz de ganar la calle, eso no basta. De ahí lo de apelar a ciertos recursos “informales”, como el veneno, uno de los favoritos del dictador ruso.


Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.
/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
La victoria legal de un tuitero Columnas
2020-11-25 - 01:24
Diputados con o sin licencia Columnas
2020-11-25 - 01:10
Esto debes hacer si quieres ser candidatx Columnas
2020-11-25 - 01:08
También es violencia de género Columnas
2020-11-25 - 01:07
Ya vienen los peregrinos Columnas
2020-11-25 - 01:01
+ -