facebook comscore
El condominio de Beltrán Leyva

El condominio de Beltrán Leyva

Columnas jueves 20 de junio de 2019 - 02:19

Las casas de los narcotraficantes y sobre todo las de los grandes jefes, tienen algo de misterio. En Ciudad Juárez, en una residencia de Amado Carrillo, había un oso disecado. Era una construcción amplia, al estilo de una bodega. Los perros pastores alemanes de la PGR, entrenados para la detección de restos humanos, no encontraron nada, en los patios y recámaras, pero nunca dejaron de estar nerviosos, en guardia.

El capo había muerto años antes, y los cateos de la autoridad respondían, sobre todo, a datos proporcionados por informantes y a la necesidad de completar expedientes sobre desapariciones y homicidios.

Los investigadores señalaron que el lugar era utilizado como casa de seguridad y como espacio para arreglar o desarreglar negocios.

En las paredes del departamento del edificio Elbrús, en el lujoso complejo Altitude, en Cuernavaca, Morelos, todavía quedan las marcas de los impactos de bala de armas de grueso calibre y manchas de sangre.

Ahí murió Arturo Beltrán Leyva, el 17 de diciembre de 2009, en un enfrentamiento con un grupo de élite de la Marina Armada. Los balazos duraron cuatro horas. De aquella jornada de dureza y espanto, quedó una fotografía del cadáver al que le colocaron decenas de billetes de 500 pesos.

El impacto de la imagen, de su yo contundente, se prolongó, porque ocurrió una desgracia aledaña: La madre, dos hermanos y una tía de uno de los marinos que falleció en el operativo, y del que se reveló su nombre para rendirle homenaje, fueron asesinadas.

La lección se aprendió y desde entonces se resguarda el nombre de quienes mueren en el cumplimiento de su deber y ya no se “adornan” los muertos.

Beltrán Leyva era uno de los criminales más peligrosos. Su grupo controlaba cada día más territorio y había iniciado la separación de sus socios sinaloenses, Joaquín El Chapo Guzmán e Ismael El Mayo Zambada, una ruptura que significó uno de los periodos más prolongados y violentos de la historio del narcotráfico.

El Barbas, como le apodaban, combinaba con precisión la inteligencia y crueldad. Compraba voluntades e incursionaba, desde entonces, en la cooptación de funcionarios y policías. Inclusive llegó a tener en su nómina a un empleado de la Presidencia de la República, que le daba cuenta de la agenda de Vicente Fox.

En unos días entrará en subasta la propiedad de Beltrán Leyva. La idea, del Gobierno federal, es hacerse de recursos para programas sociales.

La duda es si alguien se interesará en un departamento con semejante historia y con todo el significado que puede tener, bueno y malo.

El Barbas, vivo o muerto, no es cualquiera y eso lo saben los que aún escuchan los tronidos y los gritos de aquella noche de diciembre.


•Twitter: @jandradej

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Malas señales para los periodistas Columnas
2019-11-15 - 01:12
Tiraditos Columnas
2019-11-15 - 01:11
IPH, el reto Columnas
2019-11-15 - 00:49
Ideologías húmedas Columnas
2019-11-15 - 01:39
Historia y dictadura Columnas
2019-11-15 - 01:38
Más leídas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER

+ -